Cómo mejorar la memoria

Cómo funciona el sistema.

La motivaci√≥n juega un papel fundamental ya que recordamos lo que nos interesa. El aprendizaje sensorial produce un efecto m√ļltiple sobre la psiquis: se recuerda mejor lo que m√°s se usa, lo que nos resulta agradable. Es l√≥gico: cuando algo nos atrae le dedicamos toda nuestra atenci√≥n, y, por lo tanto, aumenta nuestra concentraci√≥n.

Por otra parte, al captar un objeto no sólo entrará en juego la realidad material sino también nuestras emociones, conceptos y conocimientos previos.

¬ŅC√≥mo lograr una memorizaci√≥n √≥ptima?

El paso inicial es la observación, que funciona como la puerta de entrada del mundo externo hacia nosotros mismos.

La observación es el resultado de una necesidad física, psíquica y espiritual ya que si no existiera interés o motivación, dejaríamos pasar el estímulo sin registrarlo en la memoria.

Seg√ļn nuestro inter√©s, el registro de una experiencia puede ser consciente o inconsciente. La t√©cnica de observaci√≥n que proponemos puede regular este proceso para que nuestra atenci√≥n sea predominantemente consciente.

Nuestra técnica introducirá en el sistema de la memoria un método de observación, de análisis de la situación y un plan de acción.

Con este aporte, se logra que el recuerdo no dependa del azar.

Tampoco dejaremos de lado al inconsciente. Por el contrario, se lo ubicará como aliado del sistema. Se ha comprobado que la claridad de los objetivos, el compromiso con la verdad y la concentración en los resultados son los factores de complementación entre la estructura consciente e inconsciente.

Por √ļltimo, cuanto mayor sea nuestro conocimiento, mejor ser√° el resultado. La persona que sabe, ve lo que nadie ve.

Seg√ļn Pasteur, ‚Äúel azar favorece s√≥lo a las mentes preparadas‚ÄĚ, y nosotros agregamos: ‚Äú… que est√°n dispuestas a aprovechar las oportunidades que a cada instante les ofrece la vida para crear‚ÄĚ.

Aprendamos a observar, a cultivar una actitud de asombro frente al milagro de la naturaleza para poder utilizar eficazmente la memoria.

Las fuentes de observación son infinitas, y consta de todo lo que se nos presenta a lo largo de la jornada: una cita, un objeto, una carta, una idea. Flaubert decía que cualquier cosa observada detenidamente se vuelve maravillosa.

Una vez enfrentados al objeto, lo importante es aprender a preguntar: su historia, su proceso de fabricación, la materia prima que lo constituye, etc.

Para que los objetos percibidos perduren en nuestra memoria, la observación debe ser bihemisférica.

El cerebro recibe las emociones a través del hemisferio derecho y los conceptos abstractos a través del izquierdo.

Si ingresamos s√≥lo los datos emocionales o, por el contrario, √ļnicamente las abstracciones, disminuir√° la calidad de la recepci√≥n y quedar√° mal registrada en la memoria.

El estado mental óptimo para lograr una buena observación puede lograrse mediante técnicas de relajación y concentración.

Dicho estado, que denominaremos ‚Äúreceptivo‚ÄĚ, debe combinar: una atenci√≥n flotante (estar preparados para sacar provecho del azar) con una acci√≥n espec√≠fica en el acto de la percepci√≥n (tener la intenci√≥n de percibir).

Si bien la observaci√≥n es un acto √ļnico, a los efectos did√°cticos la dividiremos en dos tipos:

1. Observación reproductiva.

Intenta representar el objeto, a la persona o el hecho tal como es y no como una abstracción conceptual.

Para lograrlo debemos dejar de actuar ‚Äúen autom√°tico‚ÄĚ. Muchas veces, cuando aprendemos a realizar una tarea, tendemos a repetir la rutina sin considerar otra forma de llevarla a cabo.

De acuerdo con esto, pasemos nuestra mente de ‚Äúautom√°tico‚ÄĚ a ‚Äúmanual‚ÄĚ y comencemos a experimentar una nueva manera de ver la realidad. Penetremos en ella con esp√≠ritu de curiosidad, generando as√≠ una cuota m√≠nima de observaciones diarias significativas.

La mente como c√°mara fotogr√°fica.

Una técnica para ejercitar esta observación es la fotografía mental de lo percibido. La misma debe ser de carácter multisensorial: el objeto tiene que ingresar a través del aparato sensorial. No olvidemos el sexto sentido, la intuición, que representa la respuesta emocional ante el estímulo presentado.

Ejemplo. Veamos como Cort√°zar ‚Äúfotograf√≠a‚ÄĚ un beso:

‚ÄúElla hizo algo que nunca hab√≠a hecho antes, le pas√≥ los brazos por el cuello y lo bes√≥ en la mejilla. Su boca ol√≠a despacito a menta. Mario cerr√≥ los ojos llevado por la necesidad de sentir el perfume y el sabor dulz√≥n debajo de los p√°rpados. Y el beso volvi√≥ m√°s duro y quej√°ndose…‚ÄĚ.

Del cuento ‚ÄúCirce‚ÄĚ en BESTIARIO

¬ŅExiste una t√©cnica para sacar fotograf√≠as multisensoriales?

Para comenzar tomemos un objeto, algo que veamos todos los días, como un libro o un adorno de nuestra casa.

Mirémoslo desde todos los ángulos posibles, toquémoslo, percibamos su perfume si lo tiene. Una vez que encontremos la mejor ubicación y nos sintamos motivados a fotografiar, accionemos el disparador en nuestra mente.

Es importante que fotografiemos en estado de plena receptividad, en el cual se produzca la sensación subjetiva de que es la oportunidad perfecta para accionar la cámara.

Para evaluar si la fotografía fue tomada correctamente, cerremos los ojos y veamos la copia. Luego, comparémosla con el original.

A veces es necesario tomar varias fotos hasta lograr la que se aproxime al ideal.

Una vez que podamos fotografiar un objeto con facilidad, tomemos dos y luego tres y así sucesivamente hasta poder fotografiar muchos sin dificultad. De esta manera, perfeccionaremos la observación y el recuerdo.

La mente como proyector.

Toda observación nos deja una huella de cuya calidad dependerá la reproducción del objeto observado.

El valor de esa huella se comprueba mediante una técnica muy sencilla: usar nuestra mente como proyector cinematográfico y comparar nuestras imágenes con la realidad.

Con esta técnica estamos haciendo uso de la imaginación que es la capacidad que tiene la mente de imitar lo real y reproducirlo interiormente.

‚ÄúLa imaginaci√≥n no es m√°s que el aprovechamiento de lo que se tiene en la memoria‚ÄĚ. Pierre Bonnard.

Para alcanzar la posesión de la capacidad imaginativa en un mundo dominado por abstracciones es fundamental aprender a concentrarse en las formas, colores, sabores, olores y sensaciones físicas a través de la observación.

La imagen -a diferencia del concepto- nos atrapa por su car√°cter de cosa viva.

El concepto es estático, no posee belleza pues su fin no es estético; tampoco intenta producir emociones. Simplemente, presenta los rasgos esenciales que necesita un determinado objeto para ser tal. Tiene una función utilitaria.

Por el contrario, la imagen es cambiante, posee diversas figuras y colores que producen innumerables sensaciones. Esto es lo que debemos captar a través de la observación y luego proyectarla con ayuda de la imaginación. Y, al actuar sinestésicamente (es decir, integrando los sentidos), lograremos un objetivo más ambicioso: ejercitar en forma paralela y sincronizada los dos hemisferios cerebrales.

En un mundo materialista se utilizan los conceptos para alcanzar los fines, y la imaginación ocupa un rol subordinado.

Hoy, la seguridad que el sistema ofrecía a través del empleo de por vida ya no existe y se necesita de la imaginación para inventar el futuro.

2. Observación creativa.

Es aquella que produce una diferencia con respecto al enfoque habitual. La realidad es la misma, lo que cambia es la visión.

La mirada creativa captura algo m√°s, lo que el com√ļn de la gente no puede ver.

Toma como base la observación reproductiva pues ésta le provee de la materia prima que hace factible la creación.

Expliquémoslo con un ejemplo:

Poirot, el gran detective de Agatha Christie, logra deducir quién es el asesino, utilizando la observación creativa:

‚ÄúMientras pronunciaba estas palabras, mi vista se detuvo en una caja de bombones situada en una mesa contigua, y el coraz√≥n me dio un salto. Pod√≠a no ser un indicio relacionado con la muerte de Deboulard, pero por lo menos all√≠ exist√≠a algo que no era normal. Levant√© la tapa, no faltaba ni un bomb√≥n… pero eso hac√≠a a√ļn m√°s notable la peculiaridad que hab√≠an captado mis ojos. Pues sepa usted Hastings, que la caja era color rosa, pero la tapa era azul. Ahora bien, a veces puede ver una caja rosa adornada con un lazo azul, o al rev√©s, pero la caja de un color y la tapa de otro… no, decididamente, no…‚ÄĚ.

Luego, narra cómo en la basura encuentra una caja azul con tapa rosa (aclaremos que la víctima muere envenenada).

‚Äú… ¬°La caja de bombones! ¬ŅNo lo ve? ¬ŅHabr√° cometido semejante error una persona que viera perfectamente? Sab√≠a que Madame Devoulard ten√≠a cataratas…lo supe por las gotas de atropina. S√≥lo hab√≠a una persona en la casa cuya visi√≥n defectuosa le impidiera ver qu√© tapa ten√≠a que colocar…‚ÄĚ.

Fragmento de ‚ÄúLOS PRIMEROS CASOS DE POIROT‚ÄĚ.

¬ŅC√≥mo podemos ejercitar nosotros la observaci√≥n creativa? Utilizaremos, al igual que en la descriptiva, la realidad que nos rodea pero buscando el detalle que lo transforme en otra cosa. Intentemos deducir el car√°cter de las personas que pasan a nuestro lado seg√ļn su forma de vestir o actuar. Por ejemplo, si una mujer va por la calle bien vestida, calzada con zapatos bajos y lleva un bolso gastado y de gran tama√Īo como cartera, podr√≠amos decir que pone la practicidad por encima de la est√©tica.

El transporte colectivo es una fuente inagotable para nuestras observaciones: un pasajero hace el ademán de levantarse para descender. Si estamos atentos observaremos quién está desesperado por sentarse, quién se dispone a ceder el lugar y quién, maliciosamente, obstruirá el paso al desesperado.

Pon a prueba tu mente con Pensamiento Lateral

Lee el artículo y contesta las consignas de abajo:

El término pensamiento lateral fue concebido por Edward de Bono para describir un tipo de pensamiento distinto al pensamiento convencional o lógico. En el pensamiento convencional (o vertical), avanzamos a lo largo de líneas familiares usando experiencias y suposiciones que parten de situaciones similares. Nos apoyamos en la lógica y las suposiciones que empleamos antes. Utilizamos un enfoque lógico y racional.

Sin embargo, a veces este proceso deja de sernos √ļtil. Se nos presentan l√≠mites que solo podemos superar dejando de lado nuestras suposiciones b√°sicas y enfocando el problema desde un √°ngulo completamente nuevo, por ejemplo, mediante el pensamiento lateral.

Los problemas de pensamiento lateral son a menudo extra√Īas situaciones que requieren de una explicaci√≥n. Se resuelven a trav√©s de un dialogo entre el que sabe la soluci√≥n y √©l, o los que pretenden imaginarse la respuesta. Estos enigmas generalmente no contienen suficiente informaci√≥n por lo que dificultan la soluci√≥n. La clave del proceso es efectuar preguntas. Las preguntas pueden recibir solo tres posibles respuestas: si, no o irrelevante.

Las diferencia entre el pensamiento vertical y el pensamiento vertical son:

PENSAMIENTO VERTICAL

PENSAMIENTO LATERAL

El pensamiento vertical se mueve sólo si hay una dirección en que moverse.

El pensamiento lateral se mueve para crear una dirección.

El pensamiento vertical sabe lo que est√° buscando.

El pensador lateral busca pero no sabe lo que busca hasta que lo encuentre.

El pensamiento vertical es analítico.

El pensamiento lateral es provocativo.

El pensamiento vertical se basa en la secuencia de las ideas.

El pensamiento lateral puede y debe efectuar saltos.

En el pensamiento vertical se usa la negación para bloquear bifurcaciones.

En el pensamiento lateral no se rechaza ning√ļn camino y se exploran todos por absurdos que parezcan.

En el pensamiento vertical se excluye lo que parece no relacionado con el tema.

En el pensamiento lateral se investiga hasta lo que parece totalmente ajeno al tema.

En el pensamiento vertical las categorías, clasificaciones y etiquetas son fijas.

En el pensamiento lateral nunca lo son.

En el pensamiento vertical se siguen los caminos m√°s evidentes.

En el pensamiento se buscan los menos evidentes.

El pensamiento vertical es un proceso finito.

El pensamiento lateral es un proceso probabilístico.

Hoy es irrefutablemente reconocido, que el pensamiento lateral es una fuerza importante y necesaria para el cambio. Es una habilidad que puede permitirnos resolver problemas en casa, en el estudio o en el trabajo. Puede ser el √ļnico modo de superar los problemas aparentemente insolubles de nuestra sociedad.

El pensamiento lateral no es una habilidad privilegiada ni mucho menos compleja, sino que es un poder latente que todos poseemos. Puede desarrollarse mediante el entrenamiento, exigiendo solo un cambio de actitud mental y un enfoque abierto a la solución de problemas.

Cuando una l√≠nea de preguntas se agota, se necesita avanzar desde otro lugar, desde una direcci√≥n completamente distinta. Y aqu√≠ es cuando el pensamiento lateral hace su presentaci√≥n. Para algunas personas, es frustrante que un problema ‚Äúadmita‚ÄĚ o ‚Äútolere‚ÄĚ la construcci√≥n de diferentes respuestas que ‚Äúsuperen‚ÄĚ el acertijo. Sin embargo, los expertos dicen que un buen problema de pensamiento lateral es aquel cuya respuesta es la que tiene m√°s sentido, la m√°s apta y la m√°s satisfactoria.

Es m√°s: cuando uno finalmente accede a la respuesta, lo que se pregunta es: ‚Äú¬°¬Ņc√≥mo no se me ocurri√≥?!‚ÄĚ. *
Para desarrollar el pensamiento lateral tienes que participar de nuestros desafíos superando los condicionamientos que te impone el pensamiento lógico.

Ahí va otra ronda de desafíos… EXITOS!!!

Consigna 1.

Algunos meses tienen 31 d√≠as, ¬Ņcu√°ntos tienen 30?

Consigna 2.

¬ŅSin esconderla en ning√ļn lugar: en d√≥nde se puede poner una mano para que la otra no la pueda tocar?

Consigna 3.

¬ŅCu√°l es el hombre que piensa con mayor profundidad?

Consigna 4.

¬ŅQui√©n tiene todas las riquezas de un rico y todas las privaciones de un pobre?

Escribe tu respuesta y cada 10 días encontrarás las soluciones y nuevas consignas

El que no arriesga, no gana…

Pon a prueba tu mente

  

La rutina obliga al cerebro a repetir siempre lo mismo, si bien esto parece natural y hasta se piensa que genera experiencia en realidad la repetici√≥n de un acto no es experiencia porque esta solamente se adquiere enfrentando situaciones complejas, distintas o nuevas. La vida moderna otorga pocas posibilidades de acceder a situaciones atractivas para que el cerebro pueda abrevar en diferentes fuentes, esta maleza comienza desde la educaci√≥n que encierra al ni√Īo en rutinas de aprendizaje y no le permite desarrollar su poder interior. Por eso al participar activamente de estos juegos de inteligencia,¬†despierta¬†el instinto natural de la curiosidad y¬†se abre en la mente el espacio creador que propicia la principal funci√≥n del cerebro que es la de generar nuevas ideas.

 

Tomate 5 minutos y participa!:

 

Consigna 1.

Si tengo flores de las cuales todas son crisantemos menos 2 y todas son tulipanes menos 2 y todas son margaritas menos 2 ¬ŅCuantos flores tengo en total?

 

Consigna 2.

Un turista ingl√©s que no sabe castellano debe ordenar su pedido en el restaurante. El¬†camarero est√° atento para tomar su pedido, el problema es que el hombre s√≥lo sabe decir: ‚Äúquiero comer‚ÄĚ. ¬ŅC√≥mo pudo indicar su deseo?

 

Consigna 3.

¬ŅQu√© tiene patas y cola pero no es un animal?

 

Consigna 4.

Roger es ingl√©s, vino a Bilbao con su esposa a presentar un espect√°culo que se llama ‚ÄúRoger el ingl√©s y su mujer‚ÄĚ. Todos los espectadores deben resolver un acertijo y si lo aciertan entran gratis a la funci√≥n. ¬ŅCu√°l es la nacionalidad de la esposa de Roger?

 

Escribe tu respuesta y cada 10 días encontrarás las soluciones y nuevas consignas

   

El que no arriesga, no gana…

 

Mayor información: ingresa a www.ilvem.es o contacta con nosotros en euskadi@ilvem.com

Aprovechar la Crisis

Hoy leemos, escuchamos y pronunciamos la palabra crisis en todo momento y lugar. La situaci√≥n se muestra realmente grave, con tendencia hacia un empeoramiento progresivo, cr√≠tico, de la situaci√≥n a lo largo del este a√Īo 2009, por lo que ante dicho panorama hablar de otra cosa que no sea la crisis puede resultar de todo punto inadecuado. No importa con qui√©n, ni donde, ni porqu√©, lo cierto es que al d√≠a de hoy de lo √ļnico de lo que se habla es de la crisis que nos enajena.

Hay que reconocer que el mundo laboral est√° cambiando y no nos damos cuenta. Las reglas de juego de ayer, ya no sirven para conseguir trabajo ni para mantenerlo. En las escuelas y universidades contin√ļan con una metodolog√≠a de ense√Īanza obsoleta. La ense√Īanza reglada no satisface las necesidades que desde hace ya tiempo las empresas demandan en el √°mbito laboral.

Estamos en la era de la innovaci√≥n. Sin embargo la innovaci√≥n en el √°mbito de las habilidades y destrezas que exigen las empresas en un mundo laboral, es cada vez m√°s competitivo. Como por ejemplo ‚Äúsaber planificar, saber relacionarse y estar actitudinalmente preparado para enfrentar desaf√≠os‚ÄĚ son competencias absolutamente inexistentes al d√≠a de hoy, por lo que la carencia de dichas habilidades es, ciertamente, una de las causas de exclusi√≥n de la vida laboral.

Los japoneses escriben la palabra ‚Äúcrisis‚ÄĚ con dos s√≠mbolos muy bien definidos: ‚ÄúCaos‚ÄĚ (confusi√≥n, desorden, descontrol, ausencia de reglas) y ‚ÄúOportunidad‚ÄĚ (conveniencia de tiempo y lugar).

Hoy el conocimiento se dobla cada doce meses y, a partir del a√Īo 2010, la previsi√≥n es que se doble cada ochenta d√≠as. Ello determinar√° una aceleraci√≥n en el proceso de cambio, lo cual significa m√°s transici√≥n y crisis m√°s frecuentes. Por lo tanto, tenemos que cambiar nuestros paradigmas y aprender a obtener entusiasmo no de la estabilidad, sino del cambio, no del status quo, sino de la innovaci√≥n.

Debemos saber que históricamente las crisis fueron la antesala de los cambios mas importantes del mundo, puesto que toda crisis genera un cambio, todo cambio genera una crisis y en toda crisis hay cuotas de caos pero también de grandes oportunidades.

Lo más lamentable es que como el ser humano se resiste a los cambios, la mayoría de las personas perciben las crisis solo desde su aspecto negativo, quejándose pasivamente todo el tiempo a la espera de que otras instancias procuren y propicien soluciones para acometer la superación del periodo crítico, haciendo poco o nada al respecto desde el plano personal con el evidente grave error de dejar en manos de unos pocos entendidos el privilegio de beneficiarse con ella.

As√≠ como nadie mejora de una enfermedad por hablar de ella, nosotros tampoco saldremos de esta situaci√≥n si de lo √ļnico de lo que nos preocupamos es en hablar de la gravedad de la situaci√≥n misma.

¬ŅCu√°l es la oportunidad que se presenta en medio de toda esta crisis?

Las herramientas para salir de este crítico momento son, sin duda, el foco en nuestros objetivos. Somos plenamente conscientes de que, seguramente esto, no será más que un cambio en el camino de nuestro crecimiento.

Encontrar nuestra oportunidad será entonces nuestro desafío, porque ciertamente todo aquel que no pueda resistir lo malo, no vivirá para ver lo bueno.

¬ŅQu√© pasar√≠a si nos preocup√°ramos tanto por el crecimiento de nuestros valores como lo hacemos por la cotizaci√≥n del euribor? Hoy m√°s que nunca necesitamos enfocarnos en desarrollar nuestro interior, ya que este es un tesoro que ning√ļn banco o gobierno nos puede expropiar.

Este conjunto de creencias es parte de nuestra estructura psicológica y forma la imagen que tenemos de nosotros mismos. Nuestro rendimiento, tanto personal como profesional, nunca será superior a nuestra autoimagen. La autoimagen funciona como un termostato y determina las acciones y los resultados.

La pregunta que siempre ha de tener presente quien quiera transformar una crisis en una oportunidad es: ¬Ņen qu√© debo centrarme? La respuesta a dicha pregunta constituye en si mismo un aspecto b√°sico en dicha transformaci√≥n, dado que, evidentemente, si continuamos haciendo las cosas siempre de la misma manera, los resultados ser√°n, inexorablemente, siempre los mismos.

Para mejorar hay que cambiar de actitud pero tambi√©n de aptitud. Una mejora de la actitud √ļnicamente no conduce a la transformaci√≥n. Tampoco una mejora de la aptitud en si misma garantiza el √©xito en dicha transformaci√≥n.

Lo cierto es que si nada hacemos, no mejoramos. Y lo que no mejora, empeora. Para mejorar hay que cambiar h√°bitos, estrategias, los inputs personales.

Hay que eliminar los muchos condicionantes mentales de que disponemos en virtud de nuestra propia cultura y mentalidad.

La transformación exige un previo proceso de reforma interior personal, una reestructuración a fondo de nuestro proceso de autoformación. Exige, en definitiva, una reelaboración interior personal. Exige la permanente actualización de nuestra capacidad de percepción y aprendizaje de nuevas herramientas o la reinvención de las mismas.

El mundo ya no pertenece a quien sabe, sino a quien aprende. Quien sabe quiz√° sepa algo que ya resulta obsoleto. Quien aprende est√° innovando. La innovaci√≥n no se ha de referir √ļnicamente a aspectos t√©cnicos, inform√°ticos y/o electr√≥nicos. La innovaci√≥n supone la reedici√≥n de herramientas, procesos y/o m√©todos de adquisici√≥n de habilidades que sirvan para aprender m√°s y de forma m√°s r√°pida, lo cual constituye la √ļnica ventaja que nos queda en periodos de crisis.

En un mundo con cambios tan acelerados, la información disponible supera ampliamente la capacidad tradicional para su recepción, procesamiento y asimilación. Todo ello genera una fase crítica de estrés, producida por tareas que implican una atención intensa o prolongada y que generan agotamiento físico y mental. Como no se aprende a utilizar la mente, se adolece de métodos de aprendizaje y de pensamiento estratégico. La carencia de dichos métodos conlleva al no aprovechamiento de la capacidad creativa del cerebro y por lo tanto a la utilización de la fuerza bruta.

Adaptarse es la clave. Los métodos de aprendizaje avanzado y desarrollo intelectual consisten en técnicas que aumentan el rendimiento intelectual de cualquier estudiante, empleado, profesional o ejecutivo y se sostienen en los seis pilares temáticos que se detallan a continuación:

 

Lectura r√°pida comprensiva

En los diferentes campos del saber, la novedad de hoy se transforma en el conocimiento obsoleto del ma√Īana. En la nueva era de la informaci√≥n, mientras el d√≠a sigue teniendo 24 horas, la creaci√≥n de textos crece geom√©tricamente y las habilidades lectoras del se humano se mantienen constantes o bien disminuyen. Estos tiempos de cambio acelerado, requieren una actualizaci√≥n permanente para sostener el nivel competitivo. Mediante este m√©todo r√°pido y efectivo se logra, como m√≠nimo, cuadruplicar la velocidad de lectura comprensiva con el valor agregado de una mayor concentraci√≥n.

 

Desarrollo de la memoria y la concentración

No existen buenas o malas memorias, todo depende de su organización. El método que proponemos, produce una retención profunda que se optimiza al combinar la asociación de ideas propia del hemisferio izquierdo del cerebro con la producción de imágenes mentales predominante del derecho. Ante la multitud de estímulos que se perciben, es necesario dominar un método que permita seleccionar lo esencial y descartar lo accesorio aplicando técnicas de concentración. La interacción entre estas herramientas, permite desarrollar la máxima calidad en el proceso intelectual con el mínimo esfuerzo.

 

Oratoria y redacción

Tanto en el estudio como en el trabajo son m√ļltiples las situaciones en las que se comunica con fines persuasivos: ex√°menes, reuniones, negociaciones, entrevistas, debates, conferencias, etc. Saber comunicar es el medio fundamental para obtener resultados. A ninguna persona se la juzga por lo que es o por lo que sabe sino por lo que manifiesta. Ning√ļn receptor puede ingresar en forma directa a la mente del emisor para examinar sus virtudes, intenciones o conocimientos. Por lo tanto, es necesario progresar en dos direcciones. Una interior, el auto conocimiento de las capacidades expresivas y saberes, para potenciar las fortalezas y convertir los defectos en virtudes. Otra exterior, para canalizar los recursos hacia objetivos concretos ya que toda comunicaci√≥n es tanto una posibilidad de √©xito-oportunidad, como fracaso-amenaza.

 

Inteligencia aplicada

Los problemas son el verdadero motor de la inteligencia mientras que el pensamiento es el instrumento para su resoluci√≥n. Una vida sin problemas carece de est√≠mulos. Mediante una metodolog√≠a dise√Īada para desarrollar las habilidades de observaci√≥n, transformar los problemas en oportunidades, coordinar la creatividad para generar ideas con las estrategias para llevarlas a la pr√°ctica se ingresa en el mundo din√°mico de los proyectos como una forma efectiva de protagonizar la revoluci√≥n tecnol√≥gica en el mundo del trabajo. Esta nueva propuesta supera el sesgo encicloped√≠stico de la educaci√≥n formal bajo el concepto de que aprender es tambi√©n obtener resultados.

 

Programacion neuro ling√ľ√≠stica

La PNL es el estudio de lo que percibimos a través de nuestros sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto), cómo organizamos el mundo tal como lo percibimos y cómo revisamos y filtramos el mundo exterior mediante nuestros sentidos. Además, la PNL investiga los procesos que hacen que transmitamos nuestra representación del mundo a través del lenguaje. Es por tanto una aplicación práctica que nos permite, mediante técnicas y herramientas precisas, reconocer y desarrollar habilidades para el crecimiento personal y la mejora de las relaciones interpersonales. Pero sobre todo, nos permite conocer de manera objetiva la percepción de los demás y la de nosotros mismos.

Mayor información: ingresa a www.ilvem.es o contacta con nosotros en euskadi@ilvem.com

¬°Cuidado! ¬°Tus movimientos te delatan!

 

El lenguaje corporal, que no es m√°s que todo lo que t√ļ trasmites por medio de movimientos o gestos, delata completamente tus sentimientos o percepci√≥n acerca de la persona con la que est√°s interactuando.¬†

Cuando conversas con una o varias personas, reflejas y env√≠as miles de se√Īales y mensajes a trav√©s de tu comportamiento.

Así que presta atención y sácale provecho a los siguientes datos, porque tanto en tu vida laboral como en la personal, te serán de gran provecho.

       
          ACTO                                                                       LO QUE REFLEJA 

Acariciarse la quijada                                                        Toma de decisiones

Entrelazar los dedos                                                          Autoridad

Dar un tirón al oído                                                             Inseguridad

Mirar hacia abajo                                                                No creer en lo que se escucha

Frotarse las manos                                                             Impaciencia

Apretarse la nariz                                                               Evaluación negativa

Golpear ligeramente los dedos                                           Impaciencia

Sentarse con las manos agarrando                                   Seguridad en sí mismo y
la cabeza por detrás                                                           superioridad

Inclinar la cabeza                                                                Interés

Palma de la mano abierta                                                    Sinceridad y franqueza 

Caminar erguido                                                                  Confianza y seguridad 

Pararse con las manos en las caderas                              Buena disposición

Jugar con el cabello                                                            Falta de confianza en sí mismo 

Comerse las u√Īas¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬† ¬†¬† ¬†Inseguridad o nervios

La cabeza descansando sobre las manos                        Aburrimiento

Unir los tobillos                                                                    Aprensión

Manos agarradas hacia la espalda                                     Furia, ira, frustración y aprensión

Cruzar las piernas, balanceando el pie                              Aburrimiento

Brazos cruzados al pecho                                                 Actitud a la defensiva

Caminar con los hombros encorvados                              Abatimiento

Manos en las mejillas                                                         Evaluación

Frotarse un ojo                                                                   Dudas

Tocarse ligeramente la nariz                                              Mentir, dudar o rechazar algo

        
ALGUNOS TRUCOS

Usa tus ojos para hablar
Los ojos son las ventanas del alma. La persona que mira limpiamente a los ojos de Otros es una persona segura, amistosa, madura y sincera. Sus ojos y su mirada pueden decir tanto porque expresan prácticamente todas las emociones: alegría, tristeza, inquietud, tensión, preocupación, estimación o respeto. Por sus ojos muchas veces se puede saber lo que está pensando. Por eso, constituyen una ayuda Poderosa en la conversación.

   
El uso adecuado de las manos
Tus manos se pueden aprovechar muy bien para complementar tus palabras y dar mayor fuerza a tu conversaci√≥n. No las utilices in√ļtilmente y mucho menos para hacer cualquier cosa que distraiga a la otra persona. Tampoco las uses violentamente, palmoteando o pas√°ndoselas casi en el rostro a la otra persona.

  
Cuidado con lo que tocas
Hay muchas personas que siempre est√°n dando palmadas en la espalda o tocando a los otros en los brazos, como para llamar su atenci√≥n. Es bueno demostrar cari√Īo, pero tambi√©n hay que guardar el debido respeto a los dem√°s. Mu√©stralo no tocando a la otra persona innecesariamente. Hay quien se siente muy molesto si le tocan, ten cuidado. Pero tampoco hables o escuches con las manos metidas dentro de los bolsillos porque eso denota indiferencia y mala educaci√≥n.

       
Gestos que denotan impaciencia o aburrimiento
La actitud física demuestra lo que el alma está sintiendo. Si alguien finge interés en una conversación, la otra persona se dará cuenta muy fácilmente por sus gestos y ademanes. Moverse nerviosamente o levantarse, cruzar y descruzar las piernas, moverse en el asiento o mirar constantemente el reloj demuestra aburrimiento y es una gran falta de respeto. Si tienes que mirar la hora, hazlo en el reloj de otro.

       
Aprender a sentarse
Aprende a sentarte tranquilo y comportarte cuando se escucha. Reparte equitativamente el peso de tu cuerpo para no cansarte mientas est√°s sentado conversando. Si te sientas en el borde de la silla, es indicativo que deseas irte tan pronto como sea posible. Si cambias constantemente de posici√≥n, est√°s expresando a gritos que est√°s aburrido. Si mueves incesantemente los pies durante la conversaci√≥n, tu interlocutor pensar√° que est√°s molesto, inseguro, irritado, nervioso, cansado o aburrido. Sit√ļate en una posici√≥n c√≥moda y descansada que te permita respirar mejor y manejar mejor tu voz.

      
Control de la mirada
Cuando est√©s hablando con alguien, no est√©s mirando a todos lados: a la ventana, al techo, al suelo o limpiando sus u√Īas. Tampoco mires morbosa y curiosamente los zapatos, pantalones, camisa o peinado del que habla. Mant√©n el contacto ocular, pero sin fijar en exceso la mirada: eso lo hacen los locos. De todas formas, si¬† quieres fijar la mirada durante mucho tiempo en alguien sin cansarte psicol√≥gicamente, mira su entrecejo. Para el otro/a no hay diferencia.

        
Control de las expresiones del rostro
¡Sonríe! Intercalar sonrisas cálidas y francas en la conversación transmite confianza, alegría y buena disposición. Sin embargo, no exageres. Sonreír demasiado frecuentemente puede convertir el gesto en una especie de mueca y dar la impresión de que es algo hueco, vacío y fingido. Apretar exageradamente los labios puede delatar que tienes dudas o desconfianza acerca de lo que el otro está diciendo o sugerir que no estás expresando realmente lo que piensas o sientes.

        
Conclusiones

Todo lo que aqu√≠ has le√≠do, es una muy peque√Īa parte sobre el tema del lenguaje corporal o tambien llamano “no verbal”. Espero que te haya sembrado inquietudes. Desde luego, puedes empezar a practicar a partir de ahora.

       

Mayor información: ingresa a www.ilvem.es o contacta con nosotros en euskadi@ilvem.com