Nefertiti ( Capítulo I )

images[6]En el siglo XVIII, el Egipto Medio era una región completamente inhóspita, considerada como un lugar de bandidos. Allí se había establecido una tribu de beduinos llamada los Beni Amrâm. Ellos fundaron un pueblo, Et – till el Amarna, que significa el montículo de los Amrâm ( Amarna es el plural de Amrâm ), nombre que los europeos deformaron convirtiéndolo en el conocido Tell – el – Amarna. Estos habitantes tenían fama de salvajes.

Transcurría el año 1714, cuando apareció por esta zona un sacerdote jesuita llamado Claude Sicard en busca de antigüedades egipcias. Allí, cerca de Tuna el Gebel, se encontró con una extraña estela grabada en una roca. En ella unos seres casi deformes, portando coronas reales, adoraban al disco solar. Sicard dibujó su descubrimiento y lo publicó en un libro sobre su viaje. Con él se alzó la voz de alarma al mundo civilizado sobre la existencia de unos seres ignorados que, al parecer, reinaron en Amarna. Aquellos rayos terminados en manitas constituían una iconografía nueva del Sol, y sobre todo, aquellas dos figuras, una de ellas con corona de rey, no se asemejaban a la idea de faraón que los conocedores de Egipto tenían en su mente. Se preguntaban si aquella estela representaba a un faraón y su Gran Esposa Real o eran dos mujeres, una con atributos de faraón. Lo único que estaba entonces claro es que adoraban al Sol, por lo que se les llamó los adoradores del disco solar.

En 1799 sucede un gran acontecimiento para la egiptología: excavando una fortaleza en Rosetta, unos soldados franceses descubren una piedra cuyo texto está escrito en jeroglífico, demótico y griego. Gracias a ella y tras varios años de estudio, Champollion llegó a descifrar la escritura egipcia. Los misteriosos personajes empiezan a salir a la luz con sus nombres propios, el faraón se llamaba Neferkeperura – Uaenra Akenatón y su Gran Esposa Real Neferneferuatón Nefertiti.

Tuvo que llegar Petrie en 1894 para precisar la situación: siendo Akenatón el faraón de Egipto que aparece con mas frecuencia acompañado de su Gran Esposa Real, que la besa públicamente y que muestra con orgullo su vida familiar.

Al traducir los textos de las estelas podemos comprobar los elogios que el rey dedicaba a la Gran Esposa Real( Continuará )

( VÍDEO DE NEFERTITI )

Article written by

Please comment with your real name using good manners.

Deja una respuesta