Thomas Gainsborough ( Parte I )

84[1]Una pareja joven de mirada distante aparece en medio de un paisaje. Los recién casados son los dueños de los prados y los campos. A través de diversos detalles, el pintor describe la posición social de la pareja y el estado de la agricultura en aquellos momentos.

La joven pareja son Mr. Y Mrs. Andrews, posando ante un gran roble. La identidad de la pareja ha sido transmitida de generación en generación en la familia Andrews.

 La representación del paisaje ocupa más de la mitad del cuadro. Ningún pintor anterior a Thomas había dado al paisaje tanta importancia como lo hizo el propio pintor ingles.

El día 10 de noviembre del año 1748, Robert Andrews contrajo matrimonio con Frances Mary Carter. El tenía 22 años y la novia 16. Thomas Gainsborough, un año más joven que el novio, también acababa de casarse. El artista se había casado con Margaret Burr, que estaba embarazada, en una capilla londinense de mala reputación, donde se celebraban matrimonios secretos. Sin duda pintó el retrato doble unos meses después de la boda de la pareja, a fines de verano de 1749: en el campo se pueden ver los montones de gavillas de trigo recién cortado.

Las espigas maduras, como símbolo de la fecundidad, encajan a la perfección en un “cuadro de boda”. En el paisaje realista de Gainsborough se pueden descubrir otras referencias a la consumación del matrimonio y la esperanza de tener descendencia. Por ejemplo, el arbolito a la derecha que crece entre los dos árboles más grandes. La escopeta que el hombre lleva colgada del brazo y el pájaro sobre el regazo de su mujer, son discretas alusiones eróticas. El pájaro solo aparece levemente esbozado como una mancha de color claro, lo que puede deberse a la dejadez del pintor que a veces le parecía aburrido terminar una obra: “el genio y la constancia son enemigos mortales”.

Entre los árboles asoma la torre de la iglesia de Saint Peter Sudbury. Los Andrews habían contraído matrimonio en esta pequeña ciudad. El abuelo de la novia se había enriquecido con el comercio de paños; invirtió su dinero en tierras y se convirtió así en uno de los mayores terratenientes de la región. La ruina vino con las convulsiones políticas a fines del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII.

A los trece años el pintor ingles mostraba una gran destreza para los paisajes. De hecho le enviaron a Londres para que perfeccionase la técnica. Allí trabajó con el decorador francés Gravelot en el estilo francés de moda, el Rococó, que había reemplazado en Inglaterra a la rigidez pomposa del Barroco. Sus ondulantes perfiles ondulados caracterizaban, por ejemplo, el banco donde está sentada Mrs. Andrews. En la capital, el joven artista aprendió sobre todo a apreciar el realismo del paisajito holandés. Él mismo intentó cultivar esta corriente, pero se consideraba un género inferior. Los paisajes solo servían de adorno encima de la puerta o la chimenea y estaban muy mal pagados.

Para asegurar su existencia, el pintor ingles dependía del retrato, que le gustaba mucho menos que pintar paisajes. En esta época en Inglaterra sobre todo se solicitaban retratos. Es probable que con el retrato de los Andrews, quisiera dar prueba de su talento como pintor de paisajes. En los años siguientes retrató a sus clientes sobre fondos neutros o con convencionales jardines rococós… ( mañana 2ª y última parte )

 

( VIDEO DE THOMAS GAINSBOROUGH )

Article written by

Please comment with your real name using good manners.

Deja una respuesta