Retratos estelares

Incluso los mayores telescopios del mundo tienen una capacidad limitada en cuanto a la capacidad de obtener imágenes definidas del Universo. El fenómeno de la difracción de la luz, impiden que podamos obtener imágenes del Universo con una resolución arbitrariamente grande que nos permita distinguir los detalles de objetos lejanos. Las imágenes típicas de campos de estrellas muestran estas como puntos brillantes extendidos con una luz que se difumina cubriendo varios píxeles sin que podamos obtener una imagen clara de la superficie de estas estrellas. La dificultad estriba en la enorme distancia que nos separa de las estrellas, incluso de las más cercanas. Por ejemplo si pusieramos observáramos una estrella como nuestro Sol a la distancia de las estrellas más cercanas su tamaño aparente sería comparable al que tendría una moneda de 10 céntimos de euro observada a 500 km de distancia. Sin embargo algunas estrellas son tan masivas que en efecto podemos observarlas y “retratar” su superficie.

 

Betelgeuse

Betelgeuse, la gran estrella rojiza de la constelación de Orión, también conocida como Alpha Orionis, es una de las pocas estrellas cuya estructura puede observarse a través de un telescopio. Esta estrella es una supergigante roja masiva cerca del fin de su vida. Tras agotar su combustible nuclear las estrellas masivas se expanden y se enfrían formando gigantes rojas que sobreviven unos 100.00 años expandiéndose y contrayéndose varias veces expulsando material en cada contracción. En el caso de Betelgeuse tenemos una estrella hinchada cuyo tamaño es comparable al de la órbita del planeta Júpiter alrededor del Sol (unos 700 millones de kilómetros). Además, está rodeada de una nebulosa mucho más grande aún, que se extiende hasta unas 400 veces la distancia de la Tierra al Sol. El material expulsado por Betelgeuse nutre el medio interestelar de átomos pesados producidos en el interior de la estrella mientras la estrella expulsa sus capas externas como un reptil mudando de piel. El brillo de Betelgeuse evoluciona de manera irregular y de hecho es una estrella candidata a explotar como una supernova en cualquier momento: mañana o dentro de cien mil años. Entonce, durante un periodo breve de tiempo, será tan brillante que desde la Tierra será visible con un brillo comparable al del planeta Venus. Naturalmente, su explosión no puede afectar a nuestro planeta ya que la enorme distancia que nos separa de ella (unos 600 años luz) nos protegerá del vistoso espectáculo.

Imágenes de la supergigante roja Betelgeuse.

Imágenes de la supergigante roja Betelgeuse. La imagen izquierda es la primera fotografía de esta estrella obtenida por el Telescopio Espacial Hubble en 1995. La imagen central, capturada en 2009 desde Tierra muestra una estructura diferente con penacho de material escapando de la estrella. La imagen de la derecha, de la que se ha eliminado la estrella central y que aparece reducida en escala en esta imagen, muestra una nebulosa extendida de material expulsado de Betelgeuse.

Otras comparaciones interesantes entre Betelgeuse y nuestro Sol son su masa, unas 20-30 veces la masa del Sol y su brillo, unas 150.000 veces más luminosa que nuestra estrella. Aun con esa masa, su enorme tamaño hace que Betelgeuse tenga una densidad bajísima. Si una nave espacial de una inteligencia alienígena quisiera atravesar Betelgeuse tan solo tendrían que atravesar un gas caliente a 3000ºC pero con la densidad de la atmósfera terrestre a 100 km de altura. Extendiéndose más allá de la superficie de la estrella se encuentran incontables capas de gas aun mucho más ténues y expulsadas por la presión de la radiación de la estrella alejándose de ella. En el núcleo de la estrella agotado el hidrógeno se encuentra un infierno abrasador de átomos de Carbono y Oxígeno fundiéndose entre sí proporcionando los últimos coletazos de energía a Alpha Orionis antes de que esta explote.
 

Recreación artística de Betelgeuse y el material expulsado de su fotosfera. La estrella es del tamaño de la órbita de Júpiter mientras que las capas externas de gas expulsadas alcanzarían la órbita de Neptuno. La imagen original procede del Observatorio Austral Europeo.

Recreación artística de Betelgeuse y el material expulsado de su fotosfera. La estrella es del tamaño de la órbita de Júpiter mientras que las capas externas de gas expulsadas alcanzarían la órbita de Neptuno.


 

Fotografías estelares

Entre todas las estrellas de la galaxia tan solo el Sol, Betelgeuse, Altair y R Doradus tienen un tamaño aparente lo suficientemente grande como para que puedan ser fotografiadas.

Altair en rotación

Altair en rotación

Altair en la constelación del Águila, a tan solo 17 años luz de nosotros es la más pequeña de las estrellas fotografiadas con un tamaño de unas dos veces nuestro Sol que tiene la peculiaridad de encontrarse en rapidísima rotación, tanto que su forma es alargada por el ecuador y achatada por los polos. R Doradus, una estrella tan solo visible desde el hemisferio Sur en la constelación del Dorado es la estrella que por detrás del Sol tiene un mayor tamaño aparente.
 
Enlaces:
Betelgeuse (artículo de la wikipedia).
Las llamaradas de Betelgeuse (comunicado de prensa del Observatorio Austral Europeo).
La estrella Betelgeuse, El País, 23/06/2011.
 

Un pensamiento en “Retratos estelares

  1. Gerard

    Es apasionante el mundo de la astrofotografía. Lástima que este campo ya escapa de la mano de los astrónomos amateurs pues sólo se puede lograr buenos resultados con grandes telescopios. Esperemos que pronto construyan otro mejor telescopio para fotografiar mejor las estrellas. El día que sea posible, no sólo detectaremos los exoplanetas por fotometría, sino que también fotografiaremos con gran exactitud su silueta.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *