El Athletic vuelve a sonreír y a creer en Europa, al ganar al Sevilla

El Athletic Club ha recuperado la sonrisa que le estaba desapareciendo en la nefasta racha de cuatro derrotas consecutivas y de nuevo se siente privilegiado en la tabla clasificatoria, donde vuelve a estar quinto y a verse con estimable ventaja sobre sus perseguidores más inmediatos en la pelea europea.

No es que la victoria del domingo, un tanto afortunada, ante el Sevilla le haya supuesto un gran avance en la clasificación, pero con ella mantiene cierta ventaja por un billete para Europa sobre sus rivales, que en las últimas jornadas amenazaban con desplazarle de la desahogada posición que alcanzó hace solo un mes.

Entonces, después de una racha diametralmente opuesta, de cuatro triunfos seguidos, el Athletic se aupó a la quinta plaza y con 8 puntos de ventaja sobre los puestos que se quedan fuera de las competiciones continentales.

Lo que ha hecho con el 2-0 ante el conjunto hispalense ha sido parar el golpe que se le venía encima en las últimas semanas, ya que, de haber perdido, se vería fuera de las siete primeras plazas, las que este año, debido a que Barcelona y Real Madrid juegan la final de Copa, tienen premio europeo a final de curso.

Pero con el triunfo de ayer el Athletic se mantiene con 3 puntos de ventaja sobre Sevilla y Atlético de Madrid, séptimo y octavo, a los que supera también en los enfrentamientos directos. Además, ha desplazado al sexto puesto al Espanyol, al que ahora saca 1 punto.

Otra noticia positiva para el Athletic que acompañó su victoria de la última jornada ha sido el asentamiento definitivo de Borja Ekiza en la primera plantilla, ya con contrato hasta 2013 al cumplir frente al conjunto hispalense diez partidos con el primer equipo.

Lo negativo fueron los percances físicos de Andoni Iraola y Gaizka Toquero. El del defensa, de menos enjundia, dado que, aunque hubieron que aplicarle 5 puntos de sutura en la cabeza, acabó el partido y fue decisivo transformando el penalti que supuso el 2-0.

Más preocupante es la lesión en los isquitibiales del delantero, que estaba siendo pieza clave en casa para desestabilizar a los rivales con esas arrancadas plenas de fe y determinación a la espalda de la defensa que ayer, sin embargo, le pasaron factura.

No tiene fácil el relevo Joaquín Caparrós, ya que apenas ha dado continuidad al resto de los aspirantes a jugar junto a Fernando Llorente. El domingo echó mano de Óscar de Marcos, que hace una semana jugó de lateral derecho, y le salió la jugada, ya que el de Laguardia estuvo implicado en los dos goles de su equipo.

También podría adelantar a esa posición de segundo delantero a Markel Susaeta, que no la desconoce; a Iker Munian, al que Caparrós no parece verle jugando por dentro como haciéndolo por fuera; o reactivar a Igor Martínez, más en el filial que en el primer equipo desde que la recuperación de Toquero le sacase del once inicial.

Menos opciones parecen tener dos jugadores específicos de ataque, Íñigo Díaz de Cerio y Urko Vera, con quienes apenas está contando desde su llegada en el mercado de invierno, el guipuzcoano tras su fallida cesión al Córdoba y el vizcaíno procedente del Lemona, de Segunda B.

Quien acompañe a Llorente en ataque tendrá, en todo caso, el objetivo de ayudar al equipo rojiblanco a recuperar el nivel de juego mostrado con anterioridad a los partidos contra Zaragoza y Sevilla, frente a los que ha jugado dos de sus peores encuentros de la temporada.

A pesar de ello, la victoria frente al Sevilla resultó muy valiosa al Athletic por lo que supuso de bálsamo a una mala racha y por su inmediata incidencia en la tabla. Después de ese triunfo, al menos en lo clasificatorio, el Athletic vuelve a ver la botella más medio llena que medio vacía en su objetivo de volver a Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *