Springsteen, Woody Allen y la familia Stanovsky

Durante la gira de presentación del doble álbum The River, Bruce y la banda llegaron a San Luis, Minnesota. No está claro si esto ocurrió un 16 de octubre de 1980 (la fecha más probable) o un 27 de enero de 1981, pero en cualquier caso, se trata de una de las anécdotas más famosas de su vida. brucnd

Bruce decidió salir a dar una vuelta. Entró solo en el teatro Brentwood, compró palomitas y se sentó a ver una película de Woody Allen llamada Sueños de un Seductor. Entonces un chico llamado Steve le reconoció y le ofreció sentarse junto a él y su hermana Lisa, y Bruce, al ver que parecían de fiar, se sentó junto a ellos. Cuando la película terminó estuvieron charlando sobre la relación de Allen con sus seguidores tal y como planteaba la película. Cuando Bruce se dirigía a buscar un taxi, Steve le ofreció llevarle al hotel con su coche y le preguntó si le apetecería ir a su casa para conocer a sus padres.

Bruce vio que todavía eran las 11 de la noche y aceptó. Al llegar a casa de Steve encontró a la familia Satanovsky viendo la tele y leyendo el periódico. Steve anunció  “Oye! He traído a Bruce Springsteen!“,a lo que la madre Sophie respondió “y yo soy Raquel Welch“. Entonces Steve corrió a su habitación y trajo un disco, lo puso junto a la cara de Bruce, mientras éste le enseñaba a la mujer su nombre en todo tipo de tarjetas de crédito y carnets.  Cuando la madre, Sophi, realmente advirtió que estaba frente a Bruce empezó a gritar como una loca. Cuando se relajó, preparó la cena con sandía de postre y al terminar el chaval le llevó de vuelta al hotel.springsteen80

Sobre aquella noche con la familia Stanovsky, Bruce dijo en una entrevista:

La otra noche salí para conducir un rato, en Saint Luois (…) Entré en un cine y se me acercó un chico y muy amablemente y me preguntó: “Oye, quieres sentarte conmigo y con mi hermana?”. Así que vimos la película juntos y fue genial porque vimos la película Startdust Memories de Woody Allen, donde el protagonista se mete con sus fans y el pobre muchacho me pregunta “no sé que decirte, ¿es así en realidad?¿es así cómo te sientes?. Le dije: “no casi nunca me siento así”. Al final de la película se cargó de valor y me preguntó si quería acompañarle a su casa para conocer a sus padres. (…)Llegamos a su casa y estaban su madre y su padre. (…) Me sentí tan bien esa noche. Porque ahí tienes a esos extramos a quienes no conocía, que me invitaron a su casa, me trataron de maravilla y el chico fue realmente amable, todos ellos. Eso es algo que me ocurre a mí, pero no a la mayoría de la gente. Y cuando ocurre es fantástico”.

Hoy por hoy, cada vez que Bruce actúa en San Luis, sigue teniendo un hueco reservado en su agenda para saludar a Sophie, a sus más de 80 años. Seguro que muchos fans desearían que se repitiera esta historia que Springsteen contó a Dave Marsh mientras cenaban pollo frito en una habitación de Arizona.

3 thoughts on “Springsteen, Woody Allen y la familia Stanovsky

  1. Pingback: africa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *