La peligrosa primera vez de Springsteen en Rolling Stone‏

John_HammondLa revista Rolling Stone ha puesto en su portada a Bruce Springsteen en innumerables ocasiones, y siempre ha sido uno de los más habituales destinatarios de sus premios, pero la verdad es que la primera vez en que fue nombrado en la mítica versión americana de la revista no fue por su música sino más bien por asuntos de salud …y graves.

RS436~Bruce-Springsteen-Rolling-Stone-no-436-December-1984-PostersSí, sí…lo que leéis, y no por la suya que sólo tenía 22 años y estaba sanísimo, sino más bien por la de John Hammond, su descubridor y quien le contrató en discos Columbia. La noticia publicada el 15 de marzo de 1973 decía así:

John Hammond, director de nuevas promesas en Discos Columbia, se está recuperando del ataque al corazón sufrido tras un concierto de Bruce Springsteen en el Max’s Kansas City de Nueva York. Hammond, cercano a los sesenta años, ha sufrido otros dos ataques previamente. rolling_stone_coverEl mismo atribuye este último al exceso de trabajo así como a un virus que cogió en Paris. No obstante su médico no está de acuerdo y dice que el ataque al corazón responde al entusiasmo de Hammond durante el concierto de Springsteen. Hammond ha contratado recientemente a Springsteen en discos Columbia”

John Hammond acertó al escoger a Bruce y sus conciertos siguen casi cuarenta años después provocando enormes emociones entre sus seguidores, aunque esperemos que no se conviertan nunca en ataques al corazón.

12 pensamientos en “La peligrosa primera vez de Springsteen en Rolling Stone‏

  1. Pingback: africa

  2. Pingback: BlogsEITB

  3. offshore corporations

    Born September 23 1949 in Long Branch New Jersey Bruce Springsteen was raised in a working-class household in Freehold Borough. The future Bosss father Doug Springsteen had trouble holding down a steady job and worked at different times as a bus driver millworker and prison guard.

    Responder
  4. Aitor Thundercrack

    Para Africa e Iñigo:
    Millones de gracias por este blog, es una gozada tener tanta información reunida sobre Bruce en un click; gracias de veras.
    Para todos/as:
    Seguramente nos ha pasado a todos/as que alguna canción que se nos quedaba un poco en la sombra y no nos decía gran cosa, de pronto un buen día se ilumina (porque te pilla en un momento propicio, porque la redescubres en una interpretación deslumbrante, etc) y se nos aparece como una joya oculta.
    Me ha pasado con “Racing in the Street”, con la que no conectaba demasiado, hasta que vi en Youtube la interpretación de Bruce en Passaic (1978) y el gran montaje (en el buen sentido) de Julio Valdeón en “American Madness” sobre ella (“Tocaban todas las noches como si sus vidas dependieran de ello…”) y ahora me parece un pedazo de canción tremenda, llena de esa melancolía que nuestro gran Bruce sabe transmitir tan bien cuando quiere, hasta dejarte desarmado…
    Os dejo los dos enlaces de Youtube:
    https://www.youtube.com/watch?v=NltljcANCFs
    https://www.youtube.com/watch?v=aqL5Q5aov6k
    Eso sí, disculpas de antemano si acabáis con los ojos llenos de “melancolía”…
    Los que pudieron ver a Bruce en directo en los 70, creo que tuvieron que ser las personas más afortunadas del mundo…….
    Para Africa:
    Además de por tus informativos y por este blog, muchísimas gracias por toda tu enorme simpatía (¡y paciencia!) que nos regalas en vivo a diario…
    ¿Podremos volver a ver a Bruce por Euskadi?… ¿No crees que quizá Hilario Arbelaitz podría intentar algo?… La tarta de queso del “Zuberoa” creo que todavía se le aparece en sueños a Bruce… No sé, a lo mejor con una pantxineta de escándalo… Podría ser una vía a explorar…

    Un abrazo agradecido,

    P.D.: Yo añadiría a la lista de Bruce de 20 monstruos/as a Levon Helm… Es que The Band también tiene un huequito (pequeño, ¿eh?) en mi corazón… Qué le vamos a hacer…

    Aitor Thundercrack

    Responder
    1. Africa Baeta

      Aitor! Gracias por tu mensaje y por el detalle que has tenido conmigo. Tengo que confesar que Racing in the Street es una de mis canciones favoritas y lo curioso es que la he escuchado en etapas muy distintas de mi vida y siempre la “redescubro”. Me paso media vida en la carretera y a lo largo de la semana cae varias veces en el trayecto, creo hay que escucharla a solas, con el volumen a tope, te ayuda a reflexionar y sus efectos son brutales!. Para mi el solo del final es increíble, es casi igual de místico que el solo de saxo de Jungleland. Una vez le oí decir a Bruce que era una de las canciones más especiales para él.
      Y después de la parrafada que te he soltado, te respondo a tu pregunta: ¿podremos volver a ver a Bruce por Euskadi?…….!!!ESPERO QUE SI!!!!, PERO EL PRIMER PASO LO TIENE QUE DAR BRUCE!!! A ver si de una vez por todas, ANUNCIA UNA GIRA!!!
      Un besazo y gracias a tí por escribirnos!

      Responder
  5. Aitor Thundercrack

    @Africa Baeta
    Hola Africa,
    Muchas gracias, de verdad, por la “parrafada”, como dices tú… En ocho líneas reflejas muy bien cómo vives la música de Bruce y todo lo que te aporta… Ya veo que “Racing” es una canción que tienes muy “rodada”; yo, que me he acercado a ella más tarde, estoy descubriéndola poco a poco (bueno, con todo lo que la pongo últimamente, creo que te voy a recortar la distancia en nada).
    Eso sí, para gustos los colores, pero, para mi, la versión larga de Passaic, de más de ocho minutos y esa cadencia tan especial que tiene y la distribución de instrumentos y la riqueza de matices, deja todas las demás muy por debajo: esa fantástica entrada al piano del profesor Bittan, de más de un minuto, de esas que te anuncia “Atención, prepárate: algo especial está a punto de pasar”; luego toda la parte central, con la voz desgarrada (igual que la historia) de Bruce acompañada por el piano y la armónica (¡qué buena es siempre la armónica de Bruce!) y, para rematar, la parte final es increíble… Con todos los instrumentos al ataque y ese toque esperanzador, que se nota muy bien en la interpretación en Passaic, porque Bruce cambia de actitud, de gesto (¡abre, al fin, los ojos!) y anima al público. Hasta el blanco y negro de la grabación y ese aire tristón del escenario creo que le van perfectamente a la canción.
    Pedazo de canción y de actuación, a revisitar una y otra vez…
    Lo que sí es cierto es que, volviendo a lo que comentas de la carretera, no sé qué tiene escuchar una canción a solas en el coche, que le da una dimensión nueva: no sé si será la velocidad, que hace que la canción “fluya” mejor…, o el estar “encapsulado” dentro del coche, que le da más intensidad a la experiencia… No sé…. En este caso, además, y siendo un tema de “coches”, la cosa se acentúa.
    En fin, no sabía que era una de las canciones más especiales para Bruce y para ti, pero, como se puede ver, me puedes añadir al grupo. ¡Es buenísima!…

    Si lo tuyo era una parrafada, lo mío son…
    Un abrazo,
    Aitor

    Responder
  6. Pingback: 35 años desde que Sprinsgteen se coló en Graceland | Bruce Springsteen y Africa

  7. Pingback: ¡¡¡Porque sale mi foto en la portada del Rolling Stone!!! (de nuevo)‏ | Bruce Springsteen y Africa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *