Archivo por meses: junio 2011

Bruce Springsteen recuerda a Clarence Clemons‏

Esta es una versión revisada del discurso que di por Clarence en su funeral. Quiero dar las gracias a todos los fans y amigos que nos han reconfortado en las últimas y difíciles semanas.
Para Big Man.
He estado sentando escuchando a todos hablar sobre Clarence y mirando esa foto de nosotros dos. Era la foto de Scooter y el Big Man, gente que fuimos a veces. Como podéis ver en esa foto en particular, Clarence está admirando sus músculos y yo hago como que estoy despreocupado mientras me apoyo en él. Yo me apoyaba mucho en Clarence, he hecho una carrera gracias a ello de algún modo.1
Los que compartiamos la vida con Clarence, compartiamos con él su amor y su confusión. Aunque “C” se relajó con la edad, era siempre una historia salvaje e impredecible. Hoy veo a sus hijos Nicky, Chuck, Christopher y Jarod sentados aquí y veo en ellos el reflejo de muchas de las cualidades de “C”.
Veo su luz, su oscuridad, su dulzura, su aspereza, su clase, su miedo, su brillo, su elegancia, y su bondad. Pero chicos, como sabéis, vuestro padre no era como un día de playa. “C” vivía una vida en la que hacía lo que le apetecía, y dejaba que cayeran las fichas, humanas o del tipo que fueran, en cualquier lado. Como muchos de nosotros, vuestro padre era capaz de hacer magia, pero también de organizar un jaleo considerable. Era la naturaleza de vuestro padre y mi hermoso amigo. El amor incondicional de Clarence, que era de verdad, venía con bastantes condiciones. Vuestro padre era como un gran proyecto, y siempre un trabajo en proceso. “C” nunca pretendía llegar a nada de manera ordenada, la vida nunca transcurría de manera lineal. Nunca iba A…B…C…D. Siempre era A…J…C….Z..Q..I…! 2Así vivía Clarence y así pasó por el mundo. Se que eso puede llevar a bastante confusión y dolor, pero vuestro padre llevó un montón de amor con él, y se que os quería mucho mucho.
Se necesitaba a un pueblo entero para cuidar de Clarence Clemons. Tina, me alegra que estés aquí. Gracias por cuidar de mi amigo, por quererle. Victoria, has sido una cariñosa, buena y cuidadosa esposa de Clarence e hiciste que su vida fuera diferente en un momento en el que no estaba siendo del todo fácil. A toda la enorme red de apoyo a  “C”, son muchos nombres para mencionar, sabéis quienes sois, y os lo agradecemos. Vuestra recompensa os espera a la puerta del cielo.
Mi colega era un tipo duro pero traía cosas a tu vida únicas y cuando encendía su luz amorosa, iluminaba el mundo. Tuve la suerte de estar bajo esa luz durante casi cuarenta años, cerca del corazón de Clarence, en el Templo del Soul.
Por eso un poco de historia: de los primeros días en que Clarence y yo viajabamos juntos, al llegar al alojamiento, en unos minutos “C” transformaba su habitación en su propio mundo. Aparecían los pañuelos a modo de cortina sobre las lámparas, las velas aromatizadas, el incienso, el aceite de pachuli, las hierbas, la música, el día iba desapareciendo y el entretenimiento entraba y salía, y Clarence el Shaman reinaba y realizaba su magia, noche tras noche. La habilidad del propio Clarence para disfrutar de Clarence era increíble. A los 69 había recorrido un buen camino, porque había vivido unas diez vidas, 690 años de vida de un hombre corriente. Cada noche, en cada sitio, la magia salía volando de la maleta de “C”. En cuanto el éxito lo permitió, su camerino acabaría igual que su habitación del hotel hasta que hacerle una visita era como ir de viaje a una nación soberana que había encontrado de repente enormes reservas de petroleo. 3“C” siempre supo como vivir. Bastante antes de que Prince dejara los pañales, un aire de rancio misticismo dominaba en el mundo de Big Man. Vagaba desde mi camerino, que tenía algunos sofas decentes y taquillas, y me preguntaba qué estaba haciendo mal! En algún lugar durante el camino fue bautizado como el Templo del Soul; y “C” presidía con una sonrisa sobre sus secretos y sus placeres. Ser admitido a las maravillas del templo era una cosa adorable.
Cuando mi hijo Sam era un crio quedó encantado con Big Man…eso no es sorprendente. Para un niño Clarence era como un personaje de cuento, un cuento muy exótico. Era un gigante con trenzas, con manos enormes y una profunda voz endulzada con amabilidad y aprecio. Y …para Sammy, que era solo un pequeño niño blanco, era profunda y misteriosamente negro. A los ojos de Sammy, “C” debió parecer como si fuera el continente africano entero mezclado con un estilo muy cool americano, y convertido en un personaje amable y cariñoso. Por lo que…Sammy decidió pasar de mis camisas de trabajo, y le fascinaban los trajes y sus togas reales. Rechazaba un asiento en la furgoneta de su padre y optaba por la estrecha limusina de “C”, sentado a su lado en el reposado viaje hacia el concierto. Decidió que la cena enfrente del armario no era plan, y salía al hall y desaparecía rumbo al Templo del Soul.
Por supuesto, el que también quedó prendado fue el padre de Sam. Desde la primera vez que vi a mi amigo entre las sombras de aquel bar a medias de Asbury Park, un camino se iba abriendo ante él: aquí viene mi hermano, aquí viene mi saxofonista, aquí viene mi inspiración, aquí viene mi compañero, mi amigo de toda la vida. Estar al lado de Clarence era como estar con el tipo más decidido del planeta. Te sentías orgulloso, eras fuerte, estabas excitado y te reías pensando en lo que podía ocurrir con lo que podías llegar a hacer. Sentías como si no importara lo que la noche o el día podía traer, nada te iba a tocar. Clarence podía ser fragil pero también emanaba poder y seguridad, y de algún modo nos convertimos el uno en el protector del otro. Quizás porque protegía a “C” de un mundo en el que todavía no era facil ser negro y grande. El racismo estaba presente, y durante los años juntos lo vimos. La fama de Clarence y su talla no le hacían inmune. Creo que quizás “C” me protegía de un mundo en el que no era fácil ser inseguro, raro, y un flacucho tipo blanco.  Pero estando juntos tirabamos adelante, en cualquier noche dada, en nuestro territorio, éramos los tipos más seguros del planeta. 4Estábamos unidos, éramos fuertes, justos, inamovibles, graciosos, cursis como el demonio, y serios como la misma muerte. Y veniamos a tu ciudad a menearos y despertaros. Juntos, contábamos una historia más rica y más antigua sobre las posibilidades de la amistad que trascendía las que había escrito en mis canciones y mi música. Clarence lo llevaba en su corazón. Era una historia donde Scooter y Big Man no solo partían en dos la ciudad, sino que le dabamos una patada y la reconstruiamos otra vez, moldeándola como si fuese un lugar donde nuestra amistad no fuese algo extraño. Y eso…eso es lo que voy a echar de menos. La posibilidad de renovar ese voto y redoblar esa historia noche tras noche, porque es algo, eso es algo que hacíamos juntos….los dos. Clarence era grande, y me hacía sentir, y creer, y amar, y soñar a lo grande. ¿Cómo de grande era Big Man? Demasiado jodidamente grande para morir. Y esa es la realidad. Puedes ponerlo en su lápida, puedes tatuártelo en tu corazón. Acéptalo…es el Nuevo Mundo.
Clarence no deja la E Street Band cuando muere. La deja cuando morimos.

Por eso, echaré de menos a mi amigo, su saxo, la fuerza de la naturaleza que era su saxo, su gloria, sus tonterías, sus logros, su cara, sus manos, su humor, su piel, su ruido, su confusión, su poder, su paz. Pero su amor y su historia, la historia que me dio, la que susurró a mi oido, y me consintió contar…y que os la dio…va a continuar. No soy un místico, sino lo contrario, el misterio y el poder de Clarence y mi amistad me lleva a creer que debimos estar juntos en otros viejos tiempos, por otro rios, en otras ciudades, en otros campos, haciendo nuestra modesta versión del trabajo de dios…trabajo aún no terminado. Por eso no diré adiós a mi hermano. Simplemente le diré “nos vemos en la próxima vida, más adelante, donde de nuevo cogeremos ese trabajo, y lo terminaremos”.

Big Man, gracias por tu cariño, tu fuerza, tu dedicación, tu trabajo, tu historia. Gracias por el milagro…y por dejar a un pequeño chaval blanco colarse por la puerta lateral del Templo del Soul.
Por eso, señoras y señores, siempre el último, pero no el menos importante, escuchemos al maestro del desastre, el gran Kahuna, el hombre con un título en curas sexuales, el duque de Pacudah, el rey del mundo, atento Obama!
El próximo presidente de los Estados Unidos aunque esté muerto,…te gustaría ser como él pero no puedes! Señoras y señores, el hombre más grande que han visto…Denme una… C-L-A-R-E-N-C-E…que quieren decir esas letras? Clarence! qué quieren decir esas letras? Clarence! Qué quieren decir esas letras? Clarence! …amén.
Quiero dejaros hoy con una frase del propio Big Man, que compartió en un viaje de vuelta a casa desde Buffalo, el último concierto de la última gira. Mientras celebramos en la cabina frontal felicitándonos los unos a los otros, y contando batallas de tantos conciertos épicos, noches de rock y buenos ratos que compartimos, “C” se sentó tranquilo, digiriéndolo todo, luego levantó una copa, sonrió y dijo a todos los reunidos “Esto podría ser el comienzo de algo grande”.
Te quiero “C”.
Bruce Springsteen

Junio 2011

Max y Nils también recuerdan a Clarence‏

Max Weinberg habla en una entrevista sobre Clarence:

“Existe una tristeza enorme. La emoción que ha surgido desde todas las partes del mundo al conocerse las noticias de la muerte de Clarence es simplemente extraordinaria. Se aprecia y está claro que todos los que estabamos tan cerca de Clarence nos hemos percatado. Es una pérdida monumental, a nivel personal y a nivel profesional, en todos los sentidos. Es tremendo, es algo que dificilmente te entra en la cabeza.”1

A la pregunta sobre qué signficó Clarence para Max su respuesta es contundente: “Todo”

Nils Lofgren por su parte ha colgado lo siguiente en su web:
“Hola a todos los que me leeis, espero que estéis con buena salud buen espíritu. Quiero agradeceros los muchos buenos deseos por mi cumpleaños, y las condolencias por la pérdida de mi gran amigo y compañero Clarence. Como podeis imaginaros la muerte de Clarence es una aplastante y devastadora pérdida. Ha sido un hermoso y querido amigo para Amy y para mí,  y para una enorme comunidad de gente a través de su espíritu y su música.

Siempre conservaré como un tesoro y honraré los recuerdos de todos los momentos y aventuras que vivimos juntos, dentro y fuera del escenario. Gracias a todos por vuestro sincero amor y apoyo que seguis compartiendo con todos nosotros.

Voy a cantar y tocar para vosotros de nuevo y espero veros a muchos en esta carretera de la música. Dios os bendiga y le pedimos que bendiga y acoja a nuestro hermano en la música, Clarence “Big Man” Clemons. Siempre te querremos “C”!! “

Las palabras de Steve Van Zandt sobre Clarence‏

Este hermoso testimonio está sacado de sus palabras en el programa de radio que dedicó a Clarence Clemons:

“El rock´n roll ha perdido un artista inigualable, La E Street Band ha perdido a su segundo miembro, y personalmente yo he perdido a un gran amigo y hermano. Los historiadores del rock´n roll debatiran con gran detalle las profundas implicaciones raciales y el efecto que suponía una banda blanca de rock a principios de los 70 con un hombre negro con tanta presencia, así como la para muchos incorregible, peligrosamente pasada de moda, vergonzante y anacrónica inclusión de un saxofón. Era un momento de pensar en el futuro. El glam había comenzado. Y de repente Bruce Springsteen decidió agarrarse firmemente al pasado mientras miraba al futuro. Era un suicidio en términos comerciales para cualquiera con menos talento que él.

2Los miembros de la banda tienen un lazo especial. Una gran banda es más que un simple grupo de gente trabajando juntos. Es como un grupo militar altamente especializado o un equipo deportivo ganador. Una combinación única de elementos que se convierten en más fuerte juntos que separados. Nos convertimos en parte de cada uno y vivimos momentos maravillosos y milagrosos en la vida que solo nosotros compartimos de verdad. Continuaremos haciendo música y actuando. Seamos realistas, es todo lo que sabemos hacer. Pero será muy distinto sin él, igual que ha sido distinto sin Danny Federici, el primer compañero que perdimos.

La calidad de nuestras vidas cae cada vez que perdemos a un gran artista. Es un mundo diferente sin Sam Cooke, Otis Redding, Jimi Hendrix, Janis Jopin, JIm Morrison, Curtis Mayfield, BriRVE_235064_Bruce_SPRINGSTEEan Jones y el resto. Pero al igual que elllos, Clarence nos deja su trabajo, que continuará inspirandonos y motivandonos a nosotros y para siempre a las generaciones venideras. El rock’n roll es nuestra religión, y continuaremos perdiendo discípulos mientras vivimos, pero recogemos la bandera caida y seguimos moviéndonos adelante, produciendo las buenas noticias que nuestros héroes han ayudado a crear. Desaparecen sus cuerpos, pero sus espíritus y su buen trabajo es para siempre.

Y en la E Street Band, el corazón de nosotros, Clarence y Danny, siempre estarán ahií en pleno escenario. Por eso: Gracias Clarence, no tuve la oportunidad de despedirme, pero te veré de nuevo. Gracias por soplar esa energía  y esa esperanza que cambiaba la vida en este mundo tan miserable con tus grandes y maravillosos pulmones. Y gracias por compartir un pedazo de ese gran corazón cada noche con el mundo entero. Lo necesita. Tú y ese magnífico saxofón, celebrando, confesando, buscando redención y dando salvación al mismo tiempo. Hablando sin palabras, pero tan elocuente, con ese sonido tan puro que tú hacías.

El sonido mismo de la vida”

Little Steven dedica su programa a Clarence

!”Hola a todos, LiROCK HALLttle Steven aquí. Como todos sabéis hemos perdido hace unos días a Clarence Clemons . El mundo del Rock and Roll ha perdido un insustituible artista e intérprete. La E Street Band ha perdido a su segundo miembro. Y yo he perdido otro amigo de toda la vida. 1Así que esta semana vamos a cambiar el formato del programa para rendirle a un homenaje a Clarence  a través de su trabajo en solitario con la Red Bank Rockers  y por supuesto su inolvidable trabajar con la E Street Band.!”

¿Cuál es vuestro solo preferido de Clarence?

Vamos a seguir la petición de Clarence, no vamos a estar tristes por lo que ha terminado sino contentos porque hemos tenido la suerte de conocerle y gozar con su presencia y con su música. Así que disfrutemos!!!

Ahí van algunos de los mejores regalos de Clarence:

 

1.- Indiscutiblemente, Jungleland… único, irrepetible, incomparable… la perfección!

2.- Drive all night

3.-I’m going down

4.- Born to run

5.- Sherry Darling


El funeral de Clarence Clemons

Don’t cry because it’s over, smile because it happened. (“No llores porque ha terminado, sonrie porque pasó“).

funeral11Es la última petición de Clarence Clemons, en su funeral y así aparecía recogido en el recordatorio que se entregó a los invitados.

El último adiós a Big Man en Palm Beach no pudo ser más emotivo.  Springsteen dedicó unas palabras a su “hermano de sangre”. Recordó cómo se conocieron un día lluvioso en un bar de Asbury Park y el recuerdo le hizo venirse abajo, Bruce no pudo evitar romper a llorar al hablar de su gran amigo, “grande no sólo como hombre, sino también en espíritu y corazón”.

“Clarence era un hombre de amor incondicional,dijo, pero su amor llegaba con muchas condiciones. Era un tipo complejo … un proyecto en curso. Pero cuando estabas en su presencia, era como estar en una nación soberana.”

Springsteen también interpretó en acústico 10th avenue freeze out.

El último deseo de Clarence, así se lo transmitió a su mujer, era que sus cenizas fueran esparcidas en Hawai en presencia de cada una de las mujeres a funerallas que había amado en su vida. Victoria, su actual esposa, dijo ante los 150 amigos presentes y ante sus cuatro ex mujeres, que “haría exactamente eso”.funeral2

funeral3Durante la ceremonía se escuchó música Gospel y el sobrino de Clarence interpretó  un solo de saxo.

El momento álgido llego al final , no podía faltar el rock, Springsteen, Browne y la E street interpretaron su particular versión de “You are a Friend of Mine, Clemons“.


Hablando con Clarence Clemons

Nos gustaría compartirentrevist con vosotros la entrevista que Jose Luis Fernández Cancel realizó a Clarence Clemons en diciembre de 2010. Especialmente llama la atención su forma de hablar sobre su amistad con Bruce. Queremos dar las gracias a J.L Fernández por compartir su brillante entrevista con nosotros. Disfrutad de ella:

“Famoso por su sentido del humor, y por su accesibilidad, Clarence accede a charlar un rato con nosotros. En los últimos años ha publicado sus memorias, así que no hay problema en hablar del pasado. El “Big man” se pone al teléfono.”

¿Qué tal estás, Clarence?

“Me encuentro muy bien, la verdad. ¿Llamas de España, dices?. Bien, pues me gustaría saludar a todos los fans de Bruce y la E Street Band que lean esto. Gracias por estar ahí cada vez que vamos de gira, esperamos hacerlo de nuevo pronto. Un abrazo de parte del “Big man”.

El año pasado publicaste tus memorias “Big man: real life & tall tales”, escrito junto a tu amigo Don Reo. No se trata de la típica autobiografía

“No, para nada. Es un libro muy personal”.

La mayoría de biografías de estrellas rockeras intentan arrojar luz sobre ciertos mitos o rumores. Tú, en cambio, prefieres envolver ciertos momentos de tu carrera en un halo de misterio

“Así es, porque creo que es todavía más divertido retorcer todavía más algunas de las leyendas que se han contado sobre mí y sobre la banda. Y, ¿sabes?. Creo que, en el fondo, muchas de esas historias ficticias son tan reales ya como las auténticas. En el fondo, es un compendio de ficción y realidad que describe bastante bien quien soy. Por lo que se, el libro ha gustado mucho”.

Todas esas historias de dudosa credibilidad forman parte del capítulo “Legends”

“Creo que es la mejor parte del libro”.

1Una narra tu encuentro con Robert DeNiro, durante el rodaje de “New York, New York”. DeNiro te pidió que le guardases un secreto muy especial

“Esa es totalmente real. No nos conocimos en el rodaje, si no en un concierto, poco tiempo antes. Scorsese ya me había pedido salir en la película, y conocí a Robert en el backstage en uno de nuestros shows. Y me confesó que el “Are you talking to me?” de “Taxi driver” lo ha1bía tomado de Bruce. Porque en nuestras giras de los 70, cuando el público no paraba de vitorear a Bruce, a veces parábamos de tocar, y Bruce se quedaba mirando a la audiencia, muy serio, y les decía “Are you talking to me?”. Cuando vi “Taxi driver”, me di cuenta, pero tenía la duda de si se habría inspirado en eso, y me confesó que así era. Y me dijo que, por favor, le guardara el secreto durante 25 años. En mi libro lo conté por primera vez, y le envié una copia. Espero que no le haya parecido mal”.

¿Cómo fue trabajar con él?

“Muy bien. Es un gran tipo, y durante el rodaje salimos juntos por ahí algunas noches”.

entrev1Además, él interpretaba a un saxofonista en el film. ¿Te pidió algún consejo?

“No, porque no tocaba realmente sus partes en “New York, New York”, pero sí que hablamos bastante sobre como tocar bien el saxo, para que pareciera un músico de verdad. Cómo moverte en el escenario, o como sostener el instrumento en los momentos en que no estás tocando. Tomó buena nota, y lo puedes ver en su interpretación. Y yo le pedí consejo a él sobre cómo resultar creíble en pantalla, porque era mi primera intervención en el cine. Incluso llegamos intentar hacer una jam una vez. Bueno, el único que tocaba era yo, porque él se mataba, y lo único que conseguía era hacer un ruido terrible (Risas)”.

La gira americana de Bruce y la E Street Band terminó hace algunos meses. ¿Qué estás haciendo ahora mismo?. Descansando, supongo57200001

“No, quería relajarme, pero no puedo. Acabo de estar en el hospital, volví hace unos días”.

Lamento escuchar eso. Pero, al fin y al cabo, todos los que seguimos a la E Street Band sabemos de tus problemas de salud, y lo duro que es para ti sacar adelante cada tour

“Las giras son tan agotadoras, que entre un tour y otro tengo que hacer rehabilitación todo el tiempo. Tuve dolores terribles en la última, pero me siento tan bien sobre el escenario, que no me importa. La gente que viene a los shows nos recibe tan bien, y hay tanto cariño en el aire, que es como mi curación. Es increíble, cada vez que volvemos de Europa, tenemos la sensación de que Bruce es aún más grande allí que nunca. ¿Nos viste en la última gira?”.

Sí, en Santiago. Hubo muchos problemas con la organización del show, pero fue una gran noche

“La recuerdo, sí. En general, toda la gira española fue divertidísima para nosotros. Porque recibimos mucha energía de los españoles, más que en otros países. A veces estoy tocando, y pienso, “tengo que tocar aún más fuerte, porque estoy recibiendo más energía de la gente de la que mi cuerpo puede sorportar”.

Aún así, debe ser duro, sentir que todos quieren que estés ahí, pero que tus problemas de salud lo hagan todo tan complicado. ¿No tienes miedo de q1ue tu cuerpo diga “basta”?

“Es duro, desde luego. Pero como te decía, una vez estoy ahí arriba, me olvido de todo. La persona que más me gusta ser, es la que está ahí arriba, con Bruce y los demás. Salgo del hotel, y hay un montón de gente de todo tipo mirandome y pidiéndome un autógrafo, y entonces me siento mejor que nunca”.

Así que aún no piensas en jubilarte

“Claro que no. En breve, Bruce me llamará y me propondrá hacer otra gira. Y el viejo Clarence estará listo (Risas)”.

En vuestro último tour americano, cada noche interpretasteis un álbum de Springsteen y la E Street Band al completo, en orden cronológico. ¿Cuál fue el más especial para ti?

“Quizá el primero, porque muchas de esas canciones no las tocábamos desde hacía años. Para mi es algo muy bueno, porque es un reto. Te pasas la vida en la carretera, tocando canciones de cada disco, y hay muchas que se quedan atrás. Así que interpretar cada disco entero fue sensacional, como ver la vida pasar ante tus ojos. Hubo un montón de recuerdos en mi cabeza mientras sonaban ciertas canciones. Me acordaba de la grabación de cada álbum, de las giras que hicimos entonces… y allí estaban, aquellos discos, cobrando vida de repente, en nosotros y en las gargantas de miles de personas. La reacción de la gente fue increíble”.

¿Cuál sería tu álbum favorito de todos los que grabásteis?

“Siempre me he sentido más cercano a los de los 70, y si tuviera que escoger sólo uno, sería “Born to run”. Pero como te decía, fue muy emocionante tocar el primero, porque ese disco marcó un antes y un después en mi vida”.

“Greetings from Asbury Park” no es el favorito de casi nadie, pero siempre me ha resultado interesante de escuchar. Ahí se nota que Springsteen estaba buscando su propio sonido

“Oh, sí, y como songwriter, empleaba otras técnicas. Usaba muchas palabras, metáforas muy complejas. La mayor parte del tiempo, yo ni siquiera sabía de qué diablos estaba hablando. Y dudo que él lo supiera (Risas). Pero ni siquiera hablo del disco a nivel musical. Para mí, es un trabajo especial porque supuso dar el salto, pasar de ser un chaval a comportarse como un hombre. Cuando me uní a Bruce y grabamos ese disco, dejé atrás la vida que llevaba hasta entonces, y supe que no había vuelta atrás. Eso es lo que significa para mi”.

¿Cómo conociste a Brentrev2uce?

“Yo tocaba en un grupo llamado The Joyful Noise, y Bruce ya empezaba a ser conocido a nivel local. La chica que cantaba en mi banda me decía “tienes que conocer a éste tipo, Bruce. Deberíais tocar juntos, bla bla bla”, me lo decía cada día. Así que una noche en la que ambas bandas coincidimos en la ciudad, me acerqué hasta el club en el que iba a actuar, mientras probaban sonido. Siempre cuento ésta historia, pero te juro que es realmente cierta. Mientras me encaminaba hacia la puerta, se levantó un temporal fuertísimo, empezaron a caer rayos y truenos, y cuando entré, ellos solo podían ver mi silueta iluminada por la luz de la tormenta. Así que, le dije “Hey, tio, ¿tú eres el tal Bruce?”, y él asintió, y me miraba con cara de susto. El resto se quedaron de piedra, en plan, “ooh, un tipo negro”. Recuérdalo, eran los 70, y no era algo nada habitual. Y le dije “Bruce, me gustaría sentarme contigo y hablar un rato”. Y me contestó “De acuerdo, pero no me hagas daño” (Risas). Desp ués, todo se aclaró, y me invitó a tocar con su banda. Y entonces nos dimos cuenta de que teníamos algo especial, nos reconocimos el uno en los ojos del otro y supimos que nuestro destino estaba marcado. Y nunca he dejado de tener esa sensación cuando es1toy con él en el escenario”.

Desde luego, siempre se cuenta de que estábais totalmente convencidos de que ibais a convertiros en estrellas

“Así es. Yo lo sabía. Era lo que había buscado durante toda mi vida, y sabía que el éxito estaba ahí, esperándonos. Porque nunca había tenido esa clase de química con nadie antes. Si no hubiera sucedido, no habría valido la pena creer en nada nunca más”.

Hay una historia muy cachonda, que habla de una novia tuya celosa de tu amistad con Bruce

“Sí, eso pasó. Bruce se convirtió en mi mejor amigo, y nos pasábamos el día juntos. Mi novia estaba harta de escucharme hablar de él, porque yo siempre le contaba que mi amigo era un genio, que iba a ser una estrella, así que quiso conocerlo. Y cuando lo hizo, se enfadó mucho, y nos acusaba de ser gays (Risas). Supongo que no podía entender que pueda haber auténtico amor entre dos personas, sin que el sexo tenga nada que ver”.

Todos te conocen como el “Big man”. ¿Cómo te ganaste el apodo?

“Porque siempre fui el mayor de todos en el grupo, y además tenía bastante mala hostia cuando era joven (Risas). Bruce era claramente el líder, pero sin embargo muchas veces yo era el encargado de hacer el trab1ajo su ci o y proteger al resto. Te pongo un ejemplo: cuando la E Street Band empezó, solíamos actuar como teloneros, como todos los g rupos. Y muchas veces era en clubs de mala muerte, que los llevaban tipos bastante hostiles. Y lo normal es que tanto los dueños de los locales, como las bandas principales, quisieran jodernos. Y ahí es donde el “Big man” tenía que intervenir (Risas). Muchas veces nos decían que teníamos media hora para tocar, y que si nos pasábamos un solo minuto, nos desenchufarían. Y entonces llegaba yo, me encaraba con el tipo en cuestión y le decía “desenchúfanos, y ésta noche dormirás en el hospital” (carcajadas). Y no me entiendas mal, yo no quería pegarle a nadie, pero había estado en muchas bandas antes, y sabía la clase de cosas que suceden detrás del escenario, y que si quieres que tu banda vebtrev4aya a algún sitio, hay que comportarse así. Desde luego, los managers y miembros de otros grupos sabían que conmigo no se jugaba”.

Siempre me ha fascinado la escena de Asbury Park donde debutásteis, junto a bandas como los Asbury Jukes de Southside Joh nn y. ¿Qué significó aquello para vosotros?

“Para mí, sobre todo, libertad. Y voy a analizar esto desde un punto de vista racial. Porque habiendo crecido en el sur , no er a fácil integrarse, aún siendo músico. Había ciertas clases de música que se consideraban “para negros”, y yo quería escapar de eso, porque me consideraba un “rock & Roller”. No quería ser otro saxofonista negro más, ni acabar en el mundo del Jazz o el Soul. Siempre decía “Yo soy un saxofonista de rock & roll”, porque para mí eso era la libertad, y era en el rock & roll donde podía haber integración sin tener en cuenta la raza de nadie. Y Asbury Park significó eso, por primera vez en mi vida. Yo era negro, el resto de la E Street Band blancos, y lo mismo en el público, que había de todo. Me sentí como en casa, listo para ser quien yo quería ser. Y que me parta un rayo si todo aquel movimiento no fue algo fantástico”.

Uno de los grandes momentos en cualquier show de la E Street Band es cuando Bruce te presenta en escena. ¿Cómo te sientes en esos momentos?

“Muy orgulloso de ser quien soy. Creo que aporto a la banda mucho más que mi música. Creo que mi presencia es algo que nos une a todos. Como decir “aquí estamos, y seguimos siendo una banda. La mejor que hayáis visto”.

¿Cómo es trabajar con Bruce?

“No hay duda que es mucho más que un gran líder. Es un genio. Y trabajar con un genio es maravilloso, porque siempre te hace dar lo mejor de ti mismo”.

De todos modos, no todo fue siempre unión y amistad. Bruce decidió disolver la banda en los 80 y girar en solitario. ¿No sentiste que tu amigo os había traicionado?

“Me enfadé durante cinco minutos, pero ahora mismo entiendo lo que hizo. Cuando Bruce me llamó para comuicarme su decisión, yo estaba haciendo un tour con la banda de Ringo Starr. Recuerdo que estábamos en Japón, y que Bruce llamó a Ringo, para localizarme. Así que Ringo me trajo el teléfono, y Bruce me dijo que era hora de parar. Y yo pensé que se refería a lo de girar con Ringo, que quería que volviera a casa para preparar otra gira. Pero me dijo “No, se acabó. La E Street Band se acabó para mi”. En aquel momento, me cabreé mucho. Pero entiendo que quería probar otras cosas como artista, y a mí me permitió hacer otras cosas también. De no habernos separado entonces, quizá la relación entre nosotros se hubiese deteriorado, y no estaríamos girando juntos ahora. Yo giré con mi propia banda, Bruce tuvo mucho éxito en solitario, y nos sirvió a todos para descubrir quienes somos en realidad, y que queríamos volver a encontrarnos. Diez años más tarde, Bruce me llamó y me dijo “Me gustaría reunir a la E Street Band, porque os echo de menos”, y yo le dije “Siempre supe que algún día me llamarías para decirme esto”. Y es verdad, lo sabía, porque cuando una serie de personas tienen algo tan especial en común, eso no hay forma de pararlo. Es el sueño de todos nosotros, y somos felices de ayudar a que se cumpla. Yo, por mi parte, no puedo más que alegrarme por el público, de que pueda ver a alguien como Bruce en tan buena forma”.

1¿Qué recuerdas de la grabación de “Born to run”?

“Recuerdo que Bruce estaba muy seguro de sí mismo, y que los demás estábamos asombrados de lo mucho que había evolucionado como artista. Pero el éxito arrasador que tuvo, nos cogió por sorpresa. Esperábamos que el tema “Born to run” fuese un gran hit, pero no podíamos esperarnos que el disco fuese considerado un clásico desde que salió, ni que tocara de forma tan profunda a tantas personas a lo largo de todo el mundo. Pero sí que me acuerdo de que, mientras le dábamos los últimos retoques, sentarme con Bruce y decirle “Con éstas canciones, has mostrado por primera vez quién eres de verdad, y todo el mundo va a saberlo”.

Ese disco tiene algo universal, que lleva conmoviendo a los que se acercan a él durante más de treinta años. ¿Cuál es el secreto para conseguir eso?

“Es por las letras, sobre todo, así que tendrías que preguntárselo a él. Yo creo que es porque habla sobre la esperanza, que es un tema universal. La esperanza era tan importante para mi en aquellos momentos como pueda serlo para un tipo de otro país que descubra el disco por primera vez éste año. No está escrito desde el punto de vista de una estrella, de un triunfador. Sino desde el del hombre que sabe que hay algo grande en su interior, que se muere de miedo por fracasar, y que tiene que tomar una decisión. Nadie se atrevía a hablar sobre eso, y él lo hizo. Y todos se identificaron con ello”.

¿Cómo nació el solo de saxo que interpretas al final de “Jungleland”?. Es un cierre de disco apoteósico

“Fue un punto y aparte en mi carrera, y en mi vida. Empezó siendo una improvisación, y me llevó unas quince horas de grabación mejorarlo y conseguir hacer exactamente lo que quería. En el estudio todos me odiaban, pero Bruce estaba de mi lado e insistió en estar allí el tiempo necesario hasta que salió exactamente como yo quise. Y entonces me di cuenta de lo buenos que podíamos ser. Acabar así un disco es la diferencia entre grabar una buena obra, o una obra maestra”.

¿Es tu parte favorita de todas las que has grabado?

“Sin duda, sí”.

Danny Federicci nos dejó hace cuatro años. ¿Cómo le recuerdas?

1“Era como mi hermano. Compartimos apartamento en los viejos tiempos, era un tio divertido, y tengo grandes recuerdos. ¡No había paz en aquella casa! (Risas). Danny era un músico rebelde, impetuoso y arriesgado. Siempre tuve la impresión de que era como un adolescente que nunca había llegado a crecer del todo, seguía disfrutando como un niño con cada concierto que dábamos. Muchas veces, él estaba detrás de mi en el escenario, nos mirábamos, y le veía pasárselo en grande. Y eso es lo que más hecho de menos de él”.

Creciste en Virginia. ¿Cómo recuerdas tu infancia?1

“No tengo grandes recuerdos. Era otra época, en el sur había mucha segregación, y las diferencias entre blancos y negros eran enormes. Tal y como yo lo veo, tenía dos opciones: quedarme allí, y seguir la senda que habían marcado para mí, o largarme y ser un hombre libre, escapar de ese sendero marcado. Y llegó el Rock and Roll, que estaba todavía en pañales, y yo creí en aquella música, supe que sería mi pasaporte a una vida mejor, y respondí a la llamada. Para mi, hacerme adulto significó eso: aprender a seguir mis sueños. Los he cumplido todos, y no creo que haya muchas personas que puedan decir lo mismo”.

¿Por qué hay tan pocos saxofonistas en las bandas de Rock actuales?

“No lo sé, pero creo que las guitarras son más ruidosas, y que lo eléctrico ha ganado la partida a lo demás. Hoy se trata más bien de hacer mucho ruido, más que de tocar bien. Pero en los primeros días del Rock & Roll era diferente, porque en los discos de Little Richard, Jerry Lee Lewis o Chuck Berry había solos de saxo. Y tenías a gente como King Curtis, que siempre fue mi ídolo, y mi mayor influencia”.

Trabajaste con AretRVE_235064_Bruce_SPRINGSTEEha Franklin. ¿Cómo fue?

“Oh, fue muy extraño, porque como te acabo de decir, yo siempre quise ser como King Curtis. Quería parecerme a él, tocar como él… y cuando me llamaron para decirme que Aretha me quería en el disco, no me podía hacer a la idea de que iba a grabar con ella, tal y como había hecho King Curtis. Es una de las mejores cosas que me han pasado en la vida.

También participaste en las sesiones de un disco grandioso: “Mystery girl” de Roy Orbison

“Él ya había muerto cuando fui al estudio a tocar mi parte. Pero bajaron las luces, escuché la voz que Roy había dejado para el track, y en cierto modo, pude sentir su presencia. Lamento no haberlo podido grabar con él, pero confío en que, allá donde esté, haya quedado satisfecho con el resultado”.

Para terminar, ¿qué opinas del papel de tu compañero Little Steven en “Los Soprano”? ¿seguías la ser1ie?

“Stevie no sabe actuar (Risas). Solo hace de si mismo. Cuando alguien le felicita por lo bien que lo hace, yo siempre le digo “Venga ya, eres así en la vida real. Eso no tiene ningún mérito”.

Gracias por tu tiempo. Confíamos en verte pronto en el escenario otra vez

“Dalo por hecho, amigo”.

J.L. Fernandez, 2010. Entrevista publicada en la revista Popular 1. (por cierto os recomendamos a todos su blog).

Nils cumple 60 años‏

No es el mejor día para celebraciones, pero el bueno de Nils Lofgren, uno de los mejores guitarristas del planeta, ha cumplido 60 años. Esperamos verle pronto, y le mandamos un abrazo fuerte en estos momentos tan complicados en que ha perdido a uno de sus grandes amigos.

Winterland, San Francisco, 15 de diciembre de 1978‏

La mejor manera de recordar a Clarence probablemente sea escuchando la música en la que participó de forma tan activa y dándole tanto sentido. Aquella noche de 1978 en San Francisco está considerada como u123333na de las mejores, y hoy la volvemos a recordar gracias a la grabación que existe de la misma. Puede que hayas escuchado este concierto miles de veces, o solo unas pocas, o puede que nunca.

12321Este es un buen momento para estar allí de nuevo, en aquella noche de invierno en que nuestra banda preferida dejó boquiabierta al público de aquella sala que vivió tantísimas noches del mejor rock.

Es difícil hoy en día hacer esto, pero si tienes la oportunidad de escuchar este concierto completo seguido (3 horas), especialmente de noche, sentirás que estás ante algo muy especial.

Señoras y señores, Bruce Springsteen & The E Street Band !

Gracias a todos!

Queremos deciros algo:


Nos llama la atención de la mayoria de comentarios en el blog y en toda la red la cercanía con la que se veía a Clarence Clemons. Es fascinante que un artista llegue a trascender su faceta musical para convertirse tanto su arte como él mismo en un símbolo para la gente. Un símbolo de fuerza y de esperanza en el individuo y en el grupo, en definitiva un símbolo para todos nosotros. Fuera de los tópicos y la habitual falta de honestidad del rock y la música en general, Bruce, Clarence y toda la E Street Band han sido hasta hoy los pilares de algo más que música para millones de fans, que sentíamos que a pesar de todo siempre nos quedaba la banda de Nueva Jersey. Esa banda ahora está huérfana de gran parte de su alma. Ya nada será igual, pero nos queda lo más importante: la música que nos sigue emocionando quizás hoy incluso más, la pasión que ilumina todas esas canciones hoy incluso más y en definitiva los sueños con los que seguimos soñando hoy incluso más.

Diran que Clarence ya está en el panteón de los más grandes, y es verdad, pero sabemos que éste Hombre Grande …es de los nuestros.
Gracias por seguirnos y por todos vuestros comentarios en estos dias tristes.

El homenaje de U2 a Clarence Clemons

Numerosos son los homenajes que Clarence está recibiendoclarence2!. U2 fue uno de los primeros grupos en hacerlo anoche.

“I want you to think about the beautiful symphonic sound that came out of one man’s saxophone.
I want you to think about Bruce Springsteen and the E Street Band of Brothers.
I want you to think of Clarence Clemons.
This man just carried music and music carried him until this day.”
clarec1clarence

el final de un largo viaje‏


Y allí estaba…todavía iba al instituto pero no me iba muy bien, iba mal en mis estudios y me mandaron al guía académico y al entrar me dijo “Mr. Springsteen, cuál es su problema?” y le dije “Señor, es como si…mire…no tengo ningún interés por nada no se lo que quiero hacer, no me importa lo que ocurre a mi alrededor, no tengo fe, no tengo esperanza en nada, no tengo ninguna relacióclareen interpersonal con ningún miembro del sexo opuesto, no tengo … Y me dijo “no, éste es un problema demasiado grande, mejor que vayas a casa y hables con tu familia sobre esto.

Entonces fui a casa y entré en la cocina y allí estaba mi padre, y le dije “papá, me han mandado del colegio porque he andado metido en lios ultimamente, y la verdad es que tengo que hablar contigo sobre algo, no se lo que me va a pasar, no tengo interés por nada, me paso el día soñando en clase, no tengo fe en nada, ni en mi, no tengo esperanza por nada…y mi padre me dijo “me pasas otra cerveza del congelador?“…por eso decidí lo que iba a hacer, iba a terminar con todo, iba a decir “adiós mundo cruel” Si!. Y entonces salí y me puse a hacer autostop hasta Asbury Park, iba a saltar al oceano y ahogarme…

Estaba sentado en el paseo de la playa, tanteando la temperatura del agua, cuando de repente en la distancia, este gran tipo elegante vino caminando, y se sentó cerca de mi, y yo empecé a rezar, pero empezamos a hablar, le conté mis problemas, y él empezó a contarme sus problemas, y entonces empezamos a llorar juntos durante un rato, pero decidimos que hacíamos un buen equipo y que nos convertiriamos en colegas, y Clarence me contó que sabía de una gitana que podía ayudarnos.ckarerer

Y entonces fuimos a ver a la gitana, era de noche, el paseo de la playa estaba desierto, entramos y pagamos 2,50 dólares cada uno. Tuve que prestar a Clarence sus 2,50, y miró la bola de cristal y dijo “chicos, estáis metidos en problemas”, le pagamos otros 2,50, no me los ha devuelto todavía…y ella miró la bola de cristal y después dijo “chicos, vais a hacer un viaje muy muy largo, vais a encontrar nuevas formas de vida, vais a explorar nuevos mundos, vais a ir donde ningún hombre ha estado antes, y vais a estar el doble de tiempo, y os lo vais a pasar muy bien también!”, y nos dio un mapa que nos llevaría al secreto del mundo, y nos dijo que si seguiamos el mapa a media noche, encontraríamos la respuesta a todos nuestros problemas.0

Entonces esa noche cogimos el Oldsmobile de Clarence y empezamos a conducir hacia el sur por la carretera 9, hacia el sur a través de la lluvia, cruzamos Lakewood, cruzamos Freehold, cruzamos Toms River, y… un huracán, y luego un tornado voló por la autopista, y luego se levantó una ventisca, luego una ola de calor, y luego el techo del coche salió volando, y luego pinchamos dos ruedas, y luego el parachoques voló, y luego el motor reventó, y luego el carburador salió disparado, y volaron las ventanas, y luego y luego y luego…se rompió la radio!!! y ya sabeis lo que es eso!

PN009056

Pero allí estabamos, en la cuneta de esta sucia y polvorienta carretera, y según el mapa lo que estabamos buscando estaba justo al otro lado del bosque, y entonces entramos.

Era como fantasmagórico, venían sonidos de todas partes, sonaban como hombreslobos, sonaban como vacas asesinas, sonaban como perros locos ladrando, sonaban como el Demonio de Jersey!! Y, Big Man, yo nunca había oido hablar d1akoSK.Em.156e bestias asesinas en Nueva Jersey ni nada similar, tú? Había oido hablar de hamburguesas asesinas, pero nunca de bestias asesinas, …creo que estamos seguros, no?

clareee Si, estamos, bien…creo que oigo algo detrás de nosotros, creo que oigo algo detrás de nosotros, creo que oigo algo detrás de nosotros, Clarence, oh, Clarence…ahhhhhhhh y de repente detrás de nosotros aparecieron dos osos come-bigmans pero en lugar de saltar sobre nosotros y convertirnos en su cena, se portaron como amigos y nos dijeron que no eran malos, pero que se sentían solos, y que habían estado en el bosque desde hacía tiempo, desde que se escaparon del circo porque acabaron hartos de vivir en sus jaulas, y dijeron que si nos hacíamos amigos suyos nos ayudarían a conseguir lo que estabamos buscando, y entonces volvimos al bosque y de repente desapareció la neblina y… ahí en la claridad estaba la respuesta a nuestra busqueda.

Nos despedimos de los osos por última vez, y mientras estabamos allí bajo la luz de la luna, sabíamos que todo iba a salir bien….porque…porque…cuando nos tocamos!”

!Gracias!

When the change was made uptown
And the Big Man joined the band

From the coastline to the city
All the little pretties raise their hands

I’m gonna sit back right easy and laugh


When Scooter and the Big Man bust this city in half
With a Tenth Avenue freeze-out

Now there’s so much that time, time and memory fade away
We got our own roads to ride and chances we gotta take

We stood side by side each one fightin’ for the other
We said until we died we’d always be blood brothers

Always movin’ ahead and never lookin’ back
Now I don’t know how I feel, I don’t know how I feel tonight
If I’ve fallen ‘neath the wheel, if I’ve lost or I’ve gained sight
I don’t even know why, I don’t why I made this call
Or if any of this matters anymore after all

But the stars are burnin’ bright like some mystery uncovered
I’ll keep movin’ through the dark with you in my heart
My blood brother

HA MUERTO CLARENCE

adiosclareBruce acaba de confirmarlo en su página web: “Con enorme tristeza informamos a nuestros amigos y fans que nuestro amigo y compañero de la banda, Clarence Clemons ha fallecido a las 19.00 horas del sábado 18 de junio. Se ha muerto a causa de las complicaciones del derrame del pasado domingo dia 12 de junio. Clarence ha vivido una vida maravillosa. El llevaba dentro un cariño por la gente que hacía  que todo el mundo le qusiera. Creó una extensa y maravillosa familia. Amaba el saxofón, amaba a nuestros fans y dio todo lo que tenía cada noche que se subía al escenario. Su pérdida es incalculable y nos sentimos honrados y agradecidos de haber estado junto a él durante casi cuarenta años.El fue mi gran amigo, mi compañero y con Clarence al lado, mi banda y yo éramos capaces de contar una historia que iba más allá de esas historias que contenían mis canciones. Su vida, su recuerdo y su amor perdudará en la historia y en nuestra banda”.

Como dice Maureen Van Zandt “El templo del soul no ha muerto, simplemente tiene una nueva dirección”.

Nosotros no tenemos palabras para expresar la profunda triste y el vacío tan grande que deja la muerte de Clarence. Sólo podemos dar gracias por todo lo que nos ha dado en esta vida, por todos esos momentos mágicos e irrepetibles que nos hacían abandonar este mundo durante unos minutos. Hemos tenido la suerte de vivirlos y somos muy afortunados por ello. Te echaremos mucho de menos.

Este es el homenje que U2 le rindió anoche a Clarence: “Clarence será echado mucho de menos, pobre Bruce”