Nuestro homenaje a Clarence

“Juntos hombro con hombro luchamos el uno por el otro. Dijimos que hasta la muerte siempre seríamos hermanos de sangre. Ahora la dureza del mundo pulveriza despacio nuestros sueños convirtiendo en una bufonada las promesas que hacemos. Ahora no sé como me siento, no sé como me siento esta noche, pero las estrellas siguen brillando luminosas como un misterio desvelado. Seguiré moviéndome a través de la oscuridad contigo en mi corazón, mi hermano de sangre”. Blood Brothers. Springsteen.

Hay quien dijo alguna vez que la amistad es un amor que no se comunica por los sentidos pero yo he aprendido que la amistad se puede llegar a comunicar a través de la música; es más, doy fe de que la música más impactante puede tener su origen en la amistad. Una combinación que ofrece un cóctel explosivo.1

Esta es la historia de una amistad como las que hay pocas. Cuenta la leyenda que una noche oscura y tormentosa, Bruce Springsteen estaba sentado en el paseo de la playa de Asbury Park pensando en su futuro. No sabía lo que quería hacer, no le importaba lo que sucedía a su alrededor, se sentía sin fe, sin esperanza, sin amigos… solo se sentía feliz  con una guitarra en las manos. Se acercó a la playa en busca de respuestas y mientras tanteaba la temperatura del agua apareció en la distancia un “gran hombre” vestido de blanco. Bruce empezó a rezar porque temía que le fuera a robar, pero “Big Man” Clarence Clemons, con su sencillez característica, le dijo que venía marcado por el destino desde muy lejos a tocar “con ese chico del que todos hablan”. Esta es la historia que ambos solían contar sobre el escenario y no estaba tan alejada de la realidad…

En los 70, en Asb2ury Park todos hablaban de Bruce, así que Clarence decidió acercarse al local donde Springsteen actuaba. La casualidad quiso que en el momento en el que Clarence se disponía a traspasar la puerta del local empezaran a caer rayos y truenos de tal forma que solo se podía ver su gran silueta iluminada por la luz de la tormenta. El local entero enmudeció de terror pero Clemons fue directo a Bruce y le dijo que quería hablar con él. Springsteen le respondió “de acuerdo, pero no me hagas daño”.

Ese fue el inicio de una gran amistad. El uno se reconoció en los ojos del otro y en ese mismo instante supieron que su destino estaba marcado. Un año después de aquel primer encuentro Bruce decidió que necesitaba un saxo para su disco Greetings in Asbury Park. Se acordó de “Big Man” y decidió que tenía que encontrarlo fuese como fuese. Tal fue la obstinación de Bruce que no consintió en seguir grabando su disco hasta que dio con Clemons y lo integró en el grupo. Desde entonces el gran hombre de Virginia que se crió escuchando música Gospel y Rhythm and Blues fue el alma gemela de Springsteen, su hermano de sangre. Sobre el escenario entablaban un diálogo musical que solo podían mantener ellos gracias a la profunda amistad que les unía.

Hay pocas bandas de música que lleven tantas décadas unidas gracias a una amistad tan fuerte. Clarence Clemons era la espiritualidad, la bondad, el misticismo; y por ese motivo sus solos de saxo sonaban como algo único. Todo su ser impregnaba cada una de las notas que soplaba. Ahora Bruce se ha quedado huérfano, sin su amigo del alma. Junto a él pudo convertir en música las posibilidades de la amistad; una historia de la amistad que como dijo el propio Bruce jamás habría podido contar sin Clarens a su lado.1

El alma de la E Street Band, el amigo de sangre de Springsteen y el hombre que cada vez que salía al escenario hacía temblar la tierra como si se fuera a acabar el mundo, nos ha dejado a todos huérfanos, pero nos ha legado su música y nos ha mostrado el poder sobrenatural de la amistad verdadera, esa que muy pocos saben mantener durante más de 40 años.

”Dijimos que hasta la muerte siempre seríamos hermanos de sangre”. Ahora sabemos que la amistad verdadera traspasa las fronteras de la vida y que después de la muerte perdura. Nos sorprenderá volver a encontrarla en cada una de las notas que surgieron a partir de los estrechos lazos de dos hermanos de sangre.

Nos vamos de vacaciones. Os pedimos disculpas porque vamos a estar unos días sin actualizar el blog. Bruce nos ha enseñado más “que los libros de la escuela” y además nos ha demostrado que la amistad verdadera sí existe, gracias a todos por vuestro apoyo y por seguirnos día a día!.  Feliz verano!

17 pensamientos en “Nuestro homenaje a Clarence

  1. Pingback: africa baeta

  2. Pingback: BlogsEITB

  3. Lluc

    Muy buena entrada, muchas gracias.

    Feliz verano a todos! se hechara en falta leer cosas tan bonitas como las que escribes, de mientras escucharemos Blood Brothers, pensaremos en Clarence…

    Responder
  4. Aitor Thundercrack

    “De acuerdo, pero no me hagas daño”… ja, ja,… con lo flacucho que estaba Bruce entonces, sería para verlo…
    Muchas gracias por todo lo que nos aportáis en el blog, sois unos fenómenos. Que disfrutéis/disfrutemos de un verano especial. Un abrazo.

    Responder
  5. Yolanda C.

    ¡Felices vacaciones!os vamos a echar de menos….pero desde luego son merecidas,cargar pilas y en cuanto esteis a punto aqui estaremos ansiosos para recibir toda esta cascada de informacion referente al Boss que tanto nos apasiona.Mientras tanto nos conformaremos con echar la vista atras y recordar esos post que mas nos han gustado en los ultimos meses…

    Responder
  6. BTR

    Os echaré de menos y espero que vengais de vacaciones con buenas noticias………jeje……. quizás una gira………..o disco nuevo……¿?
    Ondo pasa!

    Responder
  7. marta

    ¡¡ ondo pasa !!! gracias por estos ratos tan buenos k compartimos, k disfruteis mucho las vacaciones, merecidas como dicen por aki, un besazo a todos, hasta la vuelta, imprescindible la vuelta eeeeeeeee.

    gero arte

    Responder
  8. Josu

    Es un vídeo realmente precioso, entrañable, total. Y la canción interpretada con tanto sentimiento… no es de extrañar que alguien se emocione. No es para menos.

    Responder
  9. Josu

    Qué bonito regalo nos habéis dejado para verlo durante vuestras vacaciones!. Tanto el texto como los vídeos son para releer, volver a ver y disfrutar. Eskerrik asko!.

    De todo ello me quedo con la frase del artículo:

    “Ahora sabemos que la amistad verdadera traspasa las fronteras de la vida y que después de la muerte perdura”.

    Es verdad.

    Responder
  10. Pingback: Gira sin Clarence Clemons | Bruce Springsteen y Africa

  11. Pingback: Blue Christmas sin Clemons | Bruce Springsteen y Africa

  12. Pingback: !Felicidades Clarence! | Bruce Springsteen y Africa

  13. Pingback: Clarence no deja la E Street Band, con su muerte. La dejará cuando nosotros muramos. | Bruce Springsteen y Africa

  14. Pingback: 11 de enero, “Clarence Clemons Day” | Bruce Springsteen y Africa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *