Drive All Night por Jake Clemons

Está claro que Clarence Clemons es irremplazable. Sus “solos” eran tan especiales porque parte de su Ser se transmitía en cada una de las notas que interpretaba. Estoy convencida que ese era el secreto de su éxito: su humanidad, su música, su perfección, su espiritualidad…formaban un cóctel único. La incógnita sigue siendo cómo Springsteen remplazará el vacio de Big Man. El mes pasado os hablamos de su sobrino Jake, que según dice, hay  quien  le sugiere que tome el relevo de su tio. ¿Qué os parece?


5 thoughts on “Drive All Night por Jake Clemons

  1. Pingback: BlogsEITB

  2. Puri

    Yo apuesto por volver a tirar de la Sessions Band, como con Charles Giordano. Como banda y cada uno individualmente captaron el espíritu de tocar en una banda liderada por Bruce (supongo que es una energía que se transmite con mucha intensidad, y un buen músico sólo tiene que dejarse llevar por ella). Así que, Eddie Manion? Que creo que es miembro de Miami Horns, no? así que coincido con Enric.
    (Quizás es que no me han gustado las variaciones que hace Jake en el solo de saxo de Drive All Night, que debería ser intocable 😉 )

    Responder
    1. Africa Baeta

      Estoy contigo con lo de Drive All Night…. debería ser intocable! No me gusta juzgar sin conocer, y supongo que todo el mundo merece una oportunidad, pero me llamó especialmente la atención que en su homenaje a su tio dijera que “Bruce le había dicho que nunca sería como Clarence”. Por un lado pensé en Bruce, en su sinceridad e imaginé lo que debió pasar por su cabeza para soltar semejante comentario, por el otro pensé en Jake y en su resquemor para soltarlo en una “carta abierta dedicada a su tio muerto”. No sé, no me dio demasiada buena impresión, aunque intento mantenerme en la retaguardia para no juzgar sin conocer… puedo estar totalemente equivocada y ser una mal pensada.

      Responder
  3. Puri

    Bufffff, hay algo que se me mueve muy adentro escuchando esto. Y no es sólo de los recuerdos, sino también de la potencia, sentimiento, entrega… Gracias Eddie, por conseguir que lo escuche con gozo y sin dolor. Y gracias Clarence.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *