Homenaje a Jane Scott

El pasado domingo, mientras la costa este de Estados Unidos sufría los embates del Huracán Irene, en Cleveland, en el Rock and Roll Hall of Fame, se rendía tributo a la crítica de música Jane Scott. Murió el pasado 4 de julio a los 92 años.

Windows Media / MP3 Download (4:23)

2Springsteen participó al final del acto interpretando unas líneas de Incident on 57th Street (lo podéis oir a partir del minuto 2).
3
Durante sus más de cuatro décadas como crítica, Jane Scott informó sobre los  conciertos de las estrellas internacionales más importantes y se ganó el respeto de “los grandes” del mundo del rock.
Con más de 90 años, Jane siempre se resistió a jubilarse porque “prefería ver a Springsteen antes que jugar al bridge.
Fue también una “visionaria”, si Jon Landau (en el 74)  escribió en The Real Paper Vi el futuro del rock  y su nombre es Bruc e Springsteenesta mujer un año después (75) escribió en The Plain Dealer “Springsteen será la próxima superestrella”. Hemos traducido el brillante artículo que escribió hace 36 años.

Parecía un cruce entre u n  trabajador de muelle y un pirata. Apareció en la oscuridad del escenario del Teatro Allen ayer por noche con una chaqueta greaser negra, jeans azules, un gorro de lana gris que le tapaba un ojo y un pendiente de oro en la oreja izquierda. Sólo le acompañaba un pianista cuando comenzó a cantar sobre  barrios marginales y navajas en su “Incident on 57th St.”
1
Su nombre es Bruce Springsteen. El será la próxima superestr

ella.

Los espectáculos de Springsteen en el Allen y en the Akron Civic

Theater la noche del viernes llenaron el aforo. Los fans comenzaron a dar una ovación de pie a mitad de los conciertos. Springsteen es un leve, cuchillo delgado de 25 años, con una mata de pelo rizado, una nariz aguileña y una sonrisa cálida.


Es un poeta, un compositor, un contador de historias, un excelente guitarrista e intérprete increíble. Su poesía y su voz ronca son paralelos a Bob Dylan.
Springsteen canta acerca de la ciudad,  de ‘Johnny’ sentado en una escalera de incendios viendo a los niños por la calle, de Woolworth y las chicas de fábrica detrás del paseo marítimo, de cruceros y forcejeos. A veces su voz es suave como un susurro, como cuando canta: “Baby, podemos escapar”, más suave y más suave hasta lo inaudible.

Springsteen pone todo su cuerpo y su alma en sus canciones.
Baila, patea y salta hacia el público, moviendo sus brazos como un molino de viento loco.

Su saxofonista Clarence (Nick) Clemons le hubiera robado el show a cualquier otro cantante. Sus notas de silencio, y de alza en “Kitty” y “Rosalita” puso al público a sus pies. Algunas canciones fueron acústicas, otras las interpretó Springsteen sólo con un piano como “I came for you” y en otras tuvo el respaldo de su banda de seis hombres, duro rock, como en “Born to run”.

4 thoughts on “Homenaje a Jane Scott

  1. Pingback: BlogsEITB

  2. Pingback: africa baeta

  3. Pingback: Javier F. Barrera

  4. Pingback: Auricular Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *