Entrevista 23 de septiembre 1978 (2ª parte)

Cuando se le pregunta si se dio por vencido durante los meses de inactividad debidos al proceso judicial, Bruce se mantiene lúcido, completamente desprovisto de amargura. “Sabía que era cosa de tiempo. Estábamos tocando durante casi todo ese tiempo aunque teóricamente no podíamos. Quiero decir, ¿qué tipo de ley escrita puede hacer que un hombre deje de trabajar en lo que le da de comer?. Lo único realmente frustante que me dolía era el hecho de que mis canciones no eran de mi propiedad. No poseía mis propias canciones. Eso duele”.
Pero eso hace que todo sea mucho más satisfactorio ahora. En el Nassau Colis1eum, miles de chavales gritaron con todas sus fuerzas antes de que incluso hubiera tocado una sola canción. En el Capitol Theater, dos noches antes, le soprendieron con una tarta gigante de cumpleaños de la que saltó una chica con poca ropa. Jura que no sabía nada de esto, incluso le pidió al promotor John Scher que nada de tartas. En el Madison Square Garden, 18.000 fans siguieron cada una de las notas como si fueran las últimas que iban a escuchar. Después se celebró una fiesta de gala llena de seguridad en el Penn Plaza Club.
Pagamos la comida y nos fuimos a la playa. La conversación continúa entre el mar, el viento y la presencia del Casino.
Me está empezando a interesar la fotografía” Bruce dice cuando Sorce ajusta su medidor de luz “Tomé algunasnovia fotos de Lynnie (su novia de entonces la fotógrafa Lynn Goldsmith) que se publicarón en algún sitio”.

Cuando le pregunto sobre sus otros intereses, Bruce habla del softball “Si, soliamos jugar con energía. Tuvimos que parar cuando Clarence y yo nos pegábamos unas palizas. Subiamos al escenario destrozados y dolía. Despues de un tiempo se convirtió en algo importante y había mucha gente metida en ello. No hay softball en esta gira. ¿Qué otra cosa me gusta? mmm, te lo diré, poco más aparte de la música. En este momento la música es lo único, no me preocupa ninguna otra cosa”.
Volvemos a hablar de las bandas de versiones y la diferencia entre tocar tu propia música y ganar dinero tocando la música de otros. Le cuento a Bruce que tuve que tocar Shake Your Booty para que nos contratasen en cualquier sitio. “Shake Your Booty”, se rie Bruce, cayéndose sobre la arena. “Esa canción es genial, KC&THE SUNSHINE BAND” ! KC, tio, es genial! Siempre sale con esas canciones tan repetitivas. Una y otra vez. Ese tipo de cosas son estupendas, es como el Louie Louie de hoy en día.
Después habla de su propia prensa “Tengo a mi publicista enviándome todo lo que se escribe sobre mi. Cientos de cosas, tio! Me las leo todas a la vez. De esa manera puedo pillar una buena perspectiva, mejor que leerlas de una en una”.
Al final de la grabación de Darkness On The Edge Of Town, dejé de hacer entrevistas” Bruce continúa “Por entonces las hacía hasta que me di cuenta de que decía las mismas cosas a gente distinta. Solo hay una respuesta para cada pregunta, no quieres mentir a esa gente. Era como dar vueltas sobre lo mismo. Y cada entrevista era con varias personas a la vez, dos o tres al mismo tiempo. Creo que el problema es que hice demasiadas”


Paseando por la playa hablamos de los conciertos en el Madison Square Garden, y su estilo de soul man en la que hace el tonto y tienen que sacarle del escenario mientras se agarra al microfono hasta que le tienen que sacar a la fuerza. Aprendí eso de James Brown” explica ” solía currárselo tanto que el bajista le ayudaba a salir del escenario envuelto en una capa. Tiraba la capa de sus hombros y volvía corriendo al micro dos o tres veces. Les volvía locos” Le quiero contar que yo hacía lo mismo con mi banda The Rock Garden, pero me callo.
Nos montamos en el asiento delantero de un Camaro del 78 prestado de color naranja, Bruce al volante, vamos de vuelta hacia el barrio de Freehold donde creció. Mientras mete una cinta en el radiocassette, me cuenta “un fan me dio esta cinta a la salida de un concierto una vez, es muy buena” camaroSube el volumen, arranca el motor y se pone en segunda. Salimos. Sube el volumen un poco más y empieza a buscar “Hello Mary Lou de Ricky Nelson. “Contiene una de las mejores guitarras” dice. No la encuentra y se queda con “If You Want To Be Happy For The Rest Of Your Life” y luego “Blue Suede Shoes”. Mete tercera.
Ahora, por primera vez, no hablamos. La música está alta y me gusta. Las ventanas están bajadas y el viento pega con fuerza sobre el coche. Mete cuarta y despega de verdad. Vamos a tope! De repente el coche de delante nos hace bajar. Mira por el retrovisor y adelanta. Ve que delante hay otro que va lento, y se mantiene en el carril contrario para adelantar a los dos de golpe y volvemos al carril derecho. Desde el asiento trasero, Sorce suspira “uuufff”.
Es un momento increíble! Chuck Berry canta Maybelline. Bruce va más rápido. Es un día acojonante. El viento sopla y Bruce está encantado, chasqueando los dedos, dando palmadas, cantando partes de las canciones. “Hello Mary Lou” por fin suena y de repente todo cristaliza en un momento mágico: la velocidad, la música, el sol, el viento, la compañía. Voy por la autopista con Bruce Springsteen al volante! Y va conduciendo de la manera en que te imaginas que Bruce Springsteen debería conducir. Después cuando llegamos a un semáforo, Bruce está impaciente y me dice “esto es lo que llamabamos un quarterback sneak (es una expresión del futbol americano)” y tras eso se salta el semáforo en rojo!.
Estamos en su viejo barrio. Bruce conduce despacio por Institue Street hasta que llega al número que andaba buscando. Lo están pintando. “Viví aquí durante los años del instituto, hay una fábrica de Nestle aquí cerca, y tio, cuando llovía olía durante todo el día!”
Caminamos por el vencindario y Bruce me cuenta como su padre iba a trabajar por la mañana, volvía a casa, iba a dormir, se levantaba, iba a trabajar, volvía a casa, se iba a dormir, se levantaba, iba a trabajar a la fábrica: “supongo que querría también otras cosas”.
Volvemos al coche y pasamos por la fábrica “Mi abuelo y mi padre trabajaron ahí. Era una fábrica de alfombras hace años, pero por algún motivo se acabó el negocio. Yo era un crio por entonces“.
Paramos frente a la fábrica y le pregunto por el instituto “No fue precisamente la mejor época de mi vida, porque no me gradué con ninguno de mis compañeros. Fue una etapa complicada” Veo que es un tema del que no le apetece hablar mucho por lo que lo dejo, pero me quedo pensando que secretos guarda al respecto.

De vuelta en el coche Bruce elige una vieja cinta de los Animals. La primera cancion podía ser precursora de lo que escribe Bruce. Mientras suena por los altavoces, la vieja fábrica desaparece de nuestra vista


En esta sucia parte de esta sucia ciudad
Donde el sol se niega a brillar
La gente dice que no vale la pena intentarlo
Mi pequeña, tú eres tan joven y guapa
Y solo hay una cosa que tengo clara
Morirás antes de que llegue tu hora, si, ya verás
Veo a mi padre en la cama por la noche
Veo como su pelo se hace gris
Ha estado trabajando como un esclavo toda su vida

La canción es, por supuesto “We Gotta Get Out Of This Place” (tenemos que salir de aquí) y sirve como una buena despedida mientras salimos.

Mañana más!!!!!!!

6 thoughts on “Entrevista 23 de septiembre 1978 (2ª parte)

  1. Pingback: africa baeta

  2. Pingback: BlogsEITB

  3. Pingback: EITB Kultura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *