La amarga bronca entre Springsteen y dos roadies‏

En 1989, Springsteen tuvo que pasar por uno de los tragos más amargos de su carrera. Dos roadies que habían trabajado a su lado durante años, le demandaron. Michael Batlan, técnico de guitarras, y Douglas Sutphin, técnico de baterías, decidieron que no estaban siendo bien pagados, y por eso demandaron a Springsteen. La acusación principal era las horas extras trabajadas y no pagadas. Así mismo le acusaron de recibir multas del propio Bruce, y no seguir las normas propias del derecho laboral durante más de diez años. Batlan llegó a insistir en que no había sido bien pagado ya quebruce-darkness-era-corbis-460-100-460-70 Springsteen en 1973 le había prometido que recibiría siempre solamente un poco menos dinero que el resto de miembros de la banda. Esta frase la quiso interpretar durante el juicio como un contrato verbal. Mike Batlan dejó de trabajar con Springsteen en 1985, y Sutphin simplemente fue despedido también entonces. El problema de este juicio es que a los roadies no se les pagaba nunca por horas ya que una gira de rock tiene unos horarios bastante distintos a lo que podemos entender como un trabajo “normal”. En caso de que ganarían ese juicio, sentarían un precedente que podía replantear la industria de las giras de cualquier tipo, y es por eso por lo que mucha gente estaba pendiente.

Los demandantes no dudaron en atacar a Springsteen de todas las maneras posibles, con Batlan explicando que a Bruce se le había subido la fama a la cabeza, y sus abogados preguntando cosas del tipo de si pegaba a sus novias. El propio Bruce tuvo que explicar que el comportamiento de ambos técnicos no había sido muy bueno ya que por ejemplo habían vendido maquetas suyas (que luego aparecerían en los piratas que solemos escuchar), y que por ellos tuvieron un grave problema durante la gira de 1985 en Japón al introducir drogas ilegalmente. En general les describía como dos incompetentes, pero que les mantenía en nómina basicamente por razones sentimentales al ser gente de su pueblo. Cuando en el juicio los abogados le preguntaron con mucho cachondeo a ver si sabía quien era Woody Guthrie, Springsteen no pudo más y respondió que “comparar a los dos roadies con los trabajadores de los años 30 cuando se estaba llevando 50 mil dólares al año, y se fueron con casi 250 mil dolares entre los dos, es simplemente, perdonen mi vocabulario, una puta gilipollez”.

Finalmente se llegó a un acuerdo, suponemos que Springsteen pagaría una cantidad considerable, y el caso quedó como una anécdota, pero bastante amarga para Springsteen.
Por poneros un par de ejemplos de las multas que dijo sufrir Michael Batlan y que en 1988 publicó la revista Squire:
-una semana de paga por el fallo del funcionamiento del aire acondicionado del escenario en el concierto celebrado en un estadio de Pittsburgh.
-más de 300 dólares por el hundimiento de una de las canoas preferidas de Springsteen debido a una tormenta

Doug Sutphin, en el mismo medio, denunció que había perdido una semana de paga por poner la mano encima de una de las guitarras de Nils Lofgren.

¿Verdad o mentira? No somos quienes para juzgar este tipo de asuntos internos, pero lo que de verdad sabemos es que la mayoría de gente que ha trabajado con Springsteen ha permanecido durante muchos años a su lado.

4 thoughts on “La amarga bronca entre Springsteen y dos roadies‏

  1. Pingback: africa baeta

  2. Pingback: BlogsEITB

  3. gema

    Cuando saltó la noticia, esta revista y alguna otra buscaron a personas que habían trabajado con Bruce, incluso se pusieron en contacto con Mike Appel para ver que opinaba. Mike dijo que toda la historia le extrañaba mucho, ya que Bruce se caracterizaba por preocuparse por la gente que colaboraba con él y recibían muy buen trato.
    Si Bruce prescindió de estos roadies probablemente tenía motivos más que suficientes. El caso es que cuando fueron indemnizados dejaron de patalear.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *