Hace 31 años en un lugar de Michigan

Hoy os traemos el testimonio de alguien que hace justamente ahora 31 años estuvo en el comienzo de la gira de The River. Vale la pena el relato, para ver que tampoco ha cambiado mucho, y así os vais haciendo una idea de lo que en unos meses os tocará a algunos:

Salimos desde Brick, Nueva Jersey, apretujados en un Datsun rojo, muy pronto el 3 de octubre de 1980 directos hacia Ann Arbor, Michigan, donde Bruce Springsteen y la E Street Band empezaban su primera gira desde 1978. 1Eramos cinco e íbamos con una misión. Y teníamos una buena cantidad de pan fresco preparado por la madre de uno de los que ibamos. Llegamos al parking del Crysler Arena justo cuando entraba en bus de la banda y todos saltamos del coche para unirnos a un grupo de fans que estaban esperando para darle la mano a Bruce mientras entraba en el auditorio. Era la primera noche de la gira The River. Al álbum le faltaba una semana para ser publicado.
Mentiría si dijera que recuerdo mucho de aquella noche, pero recuerdo que era la primera vez que compraba una entrada a un revendedor. Cogí el primero que me ofrecieron por 50 dólares, un montón de dinero comparado con el precio real que era 11 dolares. Pero hubiera pagado lo que fuera. Entré en un concierto el 26 de agosto de 1978 y mi vida cambió. Fue la primera vez que veía a Springsteen y la E Street Band2.
Esto es lo que recuerdo del 3 de octubre de 1980: el concierto era en el campus de la universidad de Michigan, y la seguridad consistía en unos cuantos estudiantes borrachos. El espectáculo comenzó con “Born To Run” lo cual era raro y de hecho no había ocurrido nunca antes, pero era demasiado novato como para darme cuenta de ello. A Bruce se le olvidó la letra y el público la coreó. Tocaron once canciones del nuevo álbum. El show terminó con Backstreets, y los bises fueron Rosalita (con Clarence arrancando con unas frases de Stagger Lee: the night was dark, and the moon was yellow), Jungleland, Detroid Medley (estabamos a tiro de piedra de Detroit) y Thunder Road (repetida por segunda vez, pero esta vez con Bob Seger)

Mis amigos y yo nos pasamos una semana en la carretera siguiendo la gira, lo cual fue una nueva experiencia para mi. 3Para ahorrar dinero dormíamos sobre todo en el coche (en octubre en el medio oeste!), en parkings de hoteles, para poder ir al hall a ducharnos por la mañana. Una o dos veces, en ciudades como Detroit y Chicago pillamos una habitación y mentimos sobre cuantos eramos para que no nos cobrasen extra. Después de Ann Arbor, fuimos a Cincinnati, Cleveland, Detroit y Chicago, y luego vuelta a casa, vuelta al mundo real. Fue sublime.

Pero aquella noche, hace 31 años, fue un momento decisivo para mi, fue cuando me entregué a una fuerza mucho más grande que yo mismo, y continué el viaje, sonriendo durante todo el camino. “Ramroddin´forever more” se podría decir.

Un pensamiento en “Hace 31 años en un lugar de Michigan

  1. Pingback: africa baeta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *