Entrevista 1980 2ª parte‏

Continuamos con la entrevista publicada en la revista Creem en enero de 1981, de la que publicamos recientemente la primera parte

¿Qué supone ser reconocido hoy en día?

La gente no me reconoce por lo general. Si vas tarareando Badlands o algo así puede que sí. La gente sencillamente no se preocupa por ti. Te reconocen a la salida de los conciertos, pero no en otras situaciones. Bueno, en mi tierra, si voy a un bar o algo así un sabado por la noche…olvídate.1

¿Sigues haciendo eso?

Si, claro que lo hago. Es lo que hago cuando vuelvo a casa porque no tengo otra cosa que hacer. En los bares de mi zona la mayoría de gente te reconoce y por eso no te molestan. A veces depende, pero no llega al punto en que realmente te moleste. No ocurre eso.

Te piden muchas veces que produzcas a otros artistas o que aparezcas en sus discos? Se que has estado trabajando con Gary US Bonds

Si, algunos grupos. Hay gente que me lo pide, pero no puedo entrar y hacer las cosas como las hago en mis propios discos, no me parecería correcto, y además no soy un productor. Siempre me he sentido basicamente como un músico sin más, y es lo que he hecho durante mucho tiempo. Salgo de gira y toco, hacemos conciertos de rock and roll en vivo y todo el mundo se lo pasa bien. Y luego aparte, después de eso, escribo canciones y hago discos, pero me siento que soy yo mismo sobre todo cuando tocamos en directo.

El libro de Dave Marsh (Born To Run) fue obviamente un gran éxito. ¿Qué sientes al respecto?

Si, ha sido increible y realmente fascinante. Llevabamos un año sin sacar un disco, sale el libro y la gente se me acercaba y me decía “oye, firmame el libro”. Ha sido algo realmente bonito para todos.

La gente de la banda, habeis sido amigos desde hace años. Cuando salió el libro de Marsh se habló mucho al verte en la portada sonriendo, ¿no te dijeron algo los miembros de la banda tipo “venga, Bruce, ya sabemos que eres un poco cabroncete”

No (risas), la verdad es que no es algo en lo que piense mucho. La mayoría de la gente con la que estoy han sido amigos desde hace tiempo, en mi banda, y están todos en el libro. Quiero decir, conozco a Steve desde los dieciseis. Si te sientas delante del libro y ves todo lo que ocurre, y tienes que aceptar que todo eso…ocurre.

2Con tu éxito has creado un reconocido “sonido Springsteen”. Cuando escuchas a otros artistas que intentan imitar tu sonido ¿te percatas de lo que has creado?

No, nunca lo he sentido así. Yo mismo he sido infuido por tanta música. Incluso en el nuevo album (The River) hay cosas tipo Johnny And The Hurricanes, pero ni pienso en ello.

¿Cómo comenzó tu relación con Gary US Bonds?

Nos conocimos en un bar cerca de mi casa y empezamos a charlar. Es un gran tipo con una gran voz, con una voz única. Sus discos sonaban como sonaban debido a su voz. Hubo un tiempo en el que el negocio de la música se planteaba de un modo distinto, antes había escritores de canciones, cantantes y productores. Ahora viene un chaval y tiene que hacerlo todo, y mira, eso no es bueno porque la gente no sabe hacer todas las cosas bien, y es por eso por lo que hay tantos discos malos hoy en día, porque la gente no sabe hacerlo todo bien. Puede que uno sea un productor increible, puede que un chaval escriba canciones alucinantes o cante de maravilla, o puede que no sea ni buen cantante ni buen compositor. Pero están forzados a hacer todas esas cosas, y se cree que debería ser así. En los sesenta lo que ocurría es que había un montón de gente buenísima, grandes cantantes a los que se paró y se les pasó por encima, y ahora no encajan, no encajan en la estructura del negocio de la música. ¿Quién es su público? Gary estaba en esa posición. Es un gran cantante, pero es dificil que te presten atención ahora.

¿Te preguntas como sonaría tu disco si no lo produjeras tú mismo?

Nuestro método es bastante personal, y si aparece alguien ajeno le parecería complicado. Escribimos y grabamos unas cuarenta y ocho canciones para The River y por un momento pensé que todas debían entrar en el disco (risas). Y si alguien está sentado allí y ve que estamos grabando cuatro discos, parecería que nos vamos a pasar una vida entera, ¿sabes?. Hay que tener paciencia y perseverancia. Y grabamos todo eso realmente rápido, hubo muy poco overdubbing, y ni si quiera hicimos muchas tomas. Sencillamente grabamos un montón de cosas.

¿Cuál fue el criterio principal para completar el album y la selección de canciones?

Yo diría que lo principal era intentar enfocarnos exactamente en lo que yo quería que tuviera el album, y lo que quería hacer con los personajes. Al igual que con Darkness, esa idea se terminó en un momento determinado. Bien, ¿y qué ocurre ahora? No me siento muy diferente cada seis meses, eso ocurre cada más tiempo. Lo que quería hacer, y lo que esperaba que funcionara son esos albumes de cuatro canciones que se pusieron de moda, no se si lo van a seguir haciendo o no, esos “Nu Disks” (discos de 10 pulgadas como el Black Market Clash de 1979) o les llames como les llames. Quería sacar ese tipo de discos de vez en cuando, con cosas que tenemos guardadas y que por un motivo u otro no se acabaron publicando. Quería sacar esos discos entre los albumes normales para que fueran como una cosa distinta. No se si van a seguir sacando ese tipo de discos.

¿Cómo terminaste apareciendo en el Street Hassle de Lou Reed?

Me llamó al estudio, fue divertido. Estabamos todos en los estudios Record Plant, y realmente no le conocía, y me gustaba su música de siempre. Me llamó y me dijo “tengo esta parte para ti y tiene algo que ver con Born To Run, sube al piso de arriba”, y fue decirlo y… subí.

Y lo leiste.

Si, lo hice una vez, o no, creo que fueron dos, cogió una de las tomas y me sentí realmente feliz.

¿Disfrutaste de los conciertos No Nukes?

Eso fue una pasada. Fueron de mis conciertos preferidos en toda nuestra carrera. Me encantó trabajar con toda esa gente tan distinta. Lo que nos ocurrió en los primeros tiempos es que pasabamos inadvertidos. Nunca pretendimos hacer conciertos por nuestra cuenta, pero no conseguiamos entrar en las giras de otros. Mucha gente te dirá hoy en día, que si tienes una nueva banda, no vas a poder meterte en las giras de otros como telonero. Y si encima eres bueno, olvidate, nunca vas a conseguirlo. Por eso hacíamos conciertos con quien nos lo pidiera. Pero llegó un punto en el que todo el mundo pasaba de nosotros. Por eso empezamos a tocar en clubes por nuestra cuenta. Entonces los conciertos se empezaron a alargar, y se convirtieron en lo que son hoy. Pero lo que pasó con los conciertos de No Nukes es que solo podíamos tocar durante una hora, y fue muy divertido (risas), porque podías salir como una locomotora durante una hora. Al terminar el concierto estabamos como balas. Me siento muy a gusto con la experiencia.

Me han dicho que piensas seguir de gira hasta el próximo verano.

Si, porque quiero tocar durante el verano este año. Echo de menos hacerlo, echo de menos viajar por ahi y tocar durante el verano. Hace algún tiempo que no lo hacemos. Vamos a hacer esta gira, pararemos un poco por navidad, y luego iremos a Canada, luego al sur, y luego a Europa. Quiero que sea así porque nunca hemos estado en Europa, solamente para cuatro conciertos y fue en 1975. Solo hemos hecho dos conciertos en Inglaterra, y fueron el tipo de conciertos, que cuando pienso en ello, no quiero que sean así. Fueron de lo peor, y en ese momento estaba bastante deprimido.

Hablando de estados de ánimo, me parece que The Wild, The Innocent & The E Street Shuffle rebosaba felicidad a lo largo de todo el disco. Born to Run era un poco mezcla, pero una de las razones por las que me gustó especialmente Darkness era por su ánimo tan consistente. Acaba pareciendo muy deprimente, especialmente “Racing In The Streets”. ¿Hay algún estado de ánimo específico que puedas señalar en el último disco?

Bueno, es diferente. Cuando hice Darkness estaba muy enfocado en una idea muy concreta, un sentimiento muy particular. En los conciertos, en cambio, aparecen muchas cosas, un espectro muy grande de emociones.

Pero cuando escucho Darkness, me quiero cortar las venas.

Si, como tú dices, ese es muy disco favorito, Darkness, por eso esta vez he evitado incluir cosas que sentía que ya estaban en Darkness. Porque no podía entender como podías sentirte tan bien y tan mal al mismo tiempo. Era todo muy confuso para mi. “Sherry Darling” iba a estar en Darkness, “Indepence Day” era una canción que iba a estar en Darkness, y la canción que escribí justo despues de Darkness fue “Point Blank” que lleva el asunto hasta el límite. Porque en ese momento, recuerdo que Jon me preguntó por todo eso y le dije “Jon, sencillamente no puedo ver todas esas canciones tan diferentes metidas ahi porque van a acabar confundiendo a la gente”, y me dijo “No, no va a confundir a nadie” y respondí “Vale, entonces creo que va a confundirme mucho a mi”. Y es así para mi ahora mismo, por algún motivo.

Me sorprendió que no se incluyeran unas cuchillas con el LP.

Si, bueno, no tenía que ser así. Después de Born To Run y toda aquella historia sentí que las cosas son como son, y cuando hice este album intenté aceptar el hecho de que el mundo es una paradoja, y lo único que puedes hacer con una paradoja es vivir con ella. Quería que fuera así esta vez, quería vivir con las emociones más particularmente conflictivas, porque personalmente, prefería el material del estilo del de Darkness. Si no saqué el album en 1979 fue porque no sentía que ese algo apareciera. Lo echaba de menos y no me parecía que fuera lo correcto. E incluso cuando los miembros de la banda preguntan “por qué no aparece esta canción en este album o en aquel otro”, ¿qué les respondes?, pues que no sabes. Era algo de lo que he conseguido tener una perspectiva mayor hace poco. Hay cosas que funcionan y otras que no, e intenté sencillamente aprender a vivir con ese planteamiento.

En breve el final de la entrevista

3 pensamientos en “Entrevista 1980 2ª parte‏

  1. Cyn

    jajajaja aun no me lo he leido pero el inicio es espectacular “La gente no me reconoce por lo general. Si vas tarareando Badlands o algo así puede que sí” simplemente genial ese
    Bruce socarrón!

    Responder
  2. Pingback: Street Hassle, la colaboración de Bruce Springsteen con Lou Reed | Bruce Springsteen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *