Cinco ideas sobre liderazgo de Bruce Springsteen‏

En la revista Forbes puede leerse el siguiente artículo del periodista y escritor Allen St. John que hoy os traemos traducido:

Anoche estuve en el Prudential Center de Newark, Nueva Jersey para el último concierto de la primera parte de la gira Wrecking Ball de Bruce Springsteen. He asistido a docenas de conciertos suyos desde la época de The River, y me sorprendo a mi mismo diciendo que el concierto de anoche pudo ser el mejor que haya visto de Bruce.

Pero también reconozco que la grandeza de este espectáculo no es casual.

Es el resultado de una planificación, experiencia, y el entendimiento del delicado equilibrio entre lo que el público quiere y lo que se le debe dar.

No creo que exista un solo negocio en este país que nSpringsteen_320o pueda aprender una o dos cosas de lo que Springsteen hizo anoche. Hay algunas lecciones importantes e incluso, para dejarlo claro, algunos videos que podeis ver vosotros mismos.

Dales lo que no esperan:
Tras algunas canciones durante su primer concierto en el Prudential Center, Springsteen caminó hacia el micróno y dijo: “Este es un gran edificio, y por ser la primera vez que tocamos aquí, vamos a tocar algo por primera vez. Nunca ha sonado fuera de este pabellón excepto alguna vez cuando era un crio”. Entonces dejó al publico boquiabierto sacándose de la chistera una de las rarezas más raras de Springsteen, una maqueta grabada en 1972 llamada “Bishop Danced” que no había tocado en directo desde el 2 de marzo de 1973 y en solo tres ocasiones que se sepa.

Lo que hay que recordar es que los fans de Springsteen habitualmente van a varios conciertos, algunos han ido a cientos de ellos, e incluso a miles. El estreno en una gira de una rareza como la cara B “Janey Don´t You Lose Heart” se convierte en una gran noticia, y más aún por el hecho de que los repertorios de Springsteen son colgados en Backstreets.com pocas horas después de cada concierto, y los de hace treinta años pueden ser consultados en segundos en internet.

Algo tan oscuro como Bishop Danced, se convierte en una noticia del más alto nivel. Muchos de nosotros podíamos habernos ido a casa felices después de esa canción…me alegra que no lo hiciéramos.

Dales lo que esperan:
Durante el resto del concierto, Bruce se movió por algunos de sus grandes éxitos como Born To Run, Rosalita, The Rising o Dancing In The Dark. Resurgieron algunas favoritas como She´s The One y Candy´s Room. Si era tu primer concierto de Springsteen y conocías su música de poco más que una recopilación, podías así todo irte a casa con una sonrisa en la cara.

Confía en tus clientes:

Durante el llamado Apollo Medley, Springsteen trepó a un pequeño escenario en medio del público, y luego la multitud le llevó por encima hasta el escenario grande de vuelta. Piensa en un cometido de equipo basado en la confianza. Springsteen se pone en medio de un montón de fans de diferentes alturas, fuerzas e intenciones, y totalmente apartado de sus muchos guardias de seguridad. Mostró más que un poco de fe, y se le devolvió esa fe multiplicada por mil mientras le llevaban de vuelta cinco minutos después. Más tarde, un grupo de fans de toda la vida se subieron al escenario medio invitados. Springsteen sencillamente se rió, puso su brazo encima de ellos y les dejó cantar al micro por un momento, y después confió en que harían lo correcto y bajarían del escenario. Los guardias de seguridad sencillamente miraban con los brazos cruzados.

Permanece abierto a las oportunidades:
Un pobre tipo del público sostuvo durante dos horas un cartel en el que ponía “Toca una por Levon Helm: Atlantic City, Cripple Creek, The Weight“. Al principio de los bises, cuando ya parecía que no iba a recoger peticiones, Springsteen finalmente prestó atención al cartel y a la muerte del gran batería de The Band. Bruce pronunció mal el apellido de Helm, pero hilvanó completamente la canción. Su versión en solitario de The Weight, una canción sobre la comunidad y la perdida, reveló una verdad incontestable: de todos los colores de la paleta musical de Springsteen, hay pocos tan poderosos como 18.000 personas cantando a la vez.

Respeta a tus colegas:

Una noche como ésta es un esfuerzo de equipo, desde el espectacular sonido de John Cooper, hasta la inclusión de la sección de viento “E Street Horns“. A mitad del concierto, Bruce llamó a Kevin Buell, su técnico de guitarras desde hace años, para que acudiera al escenario. No era porque se le hubiera roto una cuerda o porque se diera cuenta de que una pastilla estaba rota. Le llamó a Buell solamente para que supiera que era el concierto número 1.002 en el que participaba. Buell respondió recogiendo la Telecaster cuando Springsteen se la lanzaba desde la otra punta del escenario.
Pero el momento más grande de la unión entre la E Street Band llegó durante la última canción, Tenth Avenue Freeze Out. De nuevo cruzó hasta la mitad del público, y cantó la frase “The change was made uptown when the Big Man joined the band“. Entonces Bruce y la banda se pararon. Las pantallas mostraron imágenes en silencio del Big Man, el fallecido Clarence Clemons, mientras el público aplaudía, y caía más de una lágrima.

Durante casi dos minutos, Bruce y la banda se apartaron, mostrando el vacio que la muerte de Clemons supuso en su música y en nuestros corazones. Fue un momento perfecto lleno de catarsis y comunión. Y cuando la banda comenzó de nuevo, todos sabíamos donde debía ir esta canción y esta noche: arriba y afuera.
Al final de incluso los más largos y mejores conciertos de Bruce, siempre hay una parte de mi con ganas de un bis más, quizás el Detroit Medley o Quarter To Three. Hoy no. Tenth Avenue Freeze Out me dejó triste y feliz y completamente satisfecho.

16 thoughts on “Cinco ideas sobre liderazgo de Bruce Springsteen‏

  1. Pingback: Bea Sever

  2. Pingback: ioetx

  3. Pingback: Inigo Alonso

  4. Pingback: Inigo Alonso

  5. Pingback: Inigo Alonso

  6. Pingback: Inigo Alonso

  7. Pingback: Inigo Alonso

  8. Pingback: molinos

  9. Pingback: El Viejo Jaco

  10. Pingback: Comunidad de Lideres

  11. Pingback: Jesus Grande

  12. Pingback: Jesus Grande

  13. Pingback: José Ferrandis Peiró

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *