Archivo por meses: abril 2013

2ª Noche en París (julio 2012).Impresionante!.

Otra joya de Crystal Cat: Paris Second Wrecking Ball Night.

01. Intro
02. The Ties That Bind
03. No Surrender
04. Two Hearts
05. Downbound Train
06. Candy’s Room
07. Something In The Night
08. We Take Care Of our Own
09. Wrecking Ball
10. Death To My Hometown
11. My City Of Ruins
12. Spirit In The Night

DISC 2

01. Intro
02. Incident On 57th Street
03. Because The Night
04. She’s The One2

05. Working On The Highway
06. I’m Goin’ Down
07. Easy Money
08. Waitin’ On A Sunny Day
09. The Way You Do The Things You Do
10. 6354-789
11. For You
12. Racing In The Street

DISC 3

01. The Rising
02. Out In The Street
03. Land Of Hope And Dreams
04. We Are Alive
05. Thunder Road
06. Born To Run
07. Glory Days
08. Seven Nights To Rock
09. Dancing in The Dark
10. Tenth Avenue Freeze-Out

Billy Joel está construyendo una moto para Springsteen

Según publica “Efe EME”, Billy Joel gran aficionado a las motos y  propietario de una tienda y taller de restauración y construcción está construyendo una moto a su amigo Bruce Springsteen.

“Bruce siempre busca una moto con carácter. Le hablé de nuestra tienda, así que vino a mitad del invierno. Está helando –5 bajo cero– y quiere sacar mi Vaca Sagrada. Le dije: ‘¿Estás loco?’. Hacía mucho frío, y no iba equipado, solo el casco”. Aún así, Springsteen la probó. “Después de pilotarla, volvió y dijo, ‘Quiero que me construyas una moto como esta’. Así que me dio las especificaciones, y casi la hemos acabado. Comenzó como una Kawasaki W650. El chasis es de color negro y el depósito será de escamas doradas metalizadas”. Los caminos del rock and roll son insondables.

Behind the Blood Brothers

Cuando Bruce Springsteen acordó reunirse con la E Street Band, por primera vez en muchos años para grabar canciones para la colección de grandes éxitos, el director Fritz Ernie  rodó un documental de 90 minutos titulado Hermanos de sangre: Bruce Springsteen y la E Street Band.

Esta nueva versión titulada “Behind the blood brothers”  recoge todas las tomas falsas que rodean la filmación del video de “Murder Incorporated”, que fue filmado con toda la banda sobre un escenario de un pequeño club de Nueva York llamado Tramps. Allí estuvieron durante cinco horas a las órdenes de Jonathan Demme.

Esta nueva versión incluye además escenas en los Estudios Sony grabadas para “Late Night With David Letterman“. La calidad del sonido y de vídeo es excepcional. Es curioso ver a la banda trabajando, y ver a Landau y Johnathan Demme hablando fuera del escenario.

El entrenamiento de Bruce

Esto es lo que explicaba en 1985 el entrenador personal de Bruce, Phil Dunphy, codirector por entonces de un gimnasio en Nueva Jersey:

En el pásado, Bruce solamente utilizaba un 50% de su potencial, y necesitaba el 45% para hacer un concierto. Eso suponía que al finalizar se quedaba con solo el 5% de energía, y ahora en cambio está al 80% de su potencial, por lo que no tiene que dejar toda su vida sobre el escenario. Ese otro 30% le da la energía suficiente para aguantar al terminar el concierto. Eso le ha hecho abrirse y sentir más confianza en si mismo. Cuando estás en forma, puedes hacer más cosas aparte de tu trabajo. Pero Bruce no lo hacía, tras sus actuaciones tenían que sacarle del escenario.
Ese ejercicio sobre el escenario no era suficiente para mantener a Springsteen en forma. El trabajo no es ejercicio, Bruce está bajo un enorme presión cuando está actuando, presión que en si misma acaba contigo. Lo que Bruce descubrió con el ejercicio fue una manera de utilizar la energía. Se benefició realmente de hacer algo físico en otro sitio que no fuera bajo los focos y delante de miles de fans gritando.

Fuimos introduciendo ejercicios poco a poco, como correr y otras cosas que no había hecho habitualmente. El entrenamiento consistía en tres días de ejercicio con máquinas y pesas, y otros cinco o seis en los que corría unos ocho kilómetros. Lo ideal es tres días de pesas y tres días de jogging. Su programa es tan simple como el que pueda hacer cualquier otra persona.

El trabajo es mucho menos agotador para las personas que comienzan a entrenar, porque su nivel de energía crece, y lo mismo ocurre en su vida fuera del trabajo. Y si crees que el trabajo es una excusa para no entrenar, no mires a Springsteen porque él entrena dos veces a la semana cuando está de gira, y consiguió que toda la banda lo hiciera. Nunca falla…o casi nunca, y de vez en cuando se da un capricho y se acerca a un McDonald´s. La disciplina es algo que debes llevar, pero también debes saber desconectar.

Billares, camas y… días de gloria

“Esta es una canción, sobre historia antigua…no es que esté hablando de Mesopotamia, no estoy hablando de Troya, no estoy hablando de la antigua Roma, estoy hablando de asunto personales, asuntos de mi pasado más sordido, ese tipo de cosas sobre las que ,cuando muera, leereis en el National Enquirer, o si mi novia se mosquea conmigo sabreis mientras esté vivo en uno de esos libros de confesiones, ya sabeis…esos en los que hablan de extraños habitos sexuales y cosas así que se acabarán sabiendo. Pero, en cualquier caso, esto va de cuando era un niño. Por entonces solo estaba interesado en tres cosas: la primera es que mi padre era muy bueno jugando al billar, siemrpe me ganaba y yo quería aprender a ser bueno de verdad. La otra cosa era la guitarra, y la tercera era…bueno, ya sabeis, esa otra, si, esa otra cosa. En fin, recuerdo que en una ocasión por navidad mi madre me llevó al Sears que había en New Brunswick, Nueva Jersey, y me compró una mesa de billar por 69,95 dolares, y la llevamos atada encima del coche, y recuerdo que iba yo agarrándola mientras conducíamos a casa a través de la nieve. Al llegar la subimos entre mi padre y yo arriba y quedaba perfecta en mi dormitorio y cuando invitaba a chicas a casa le solía decir a mi padre: “papi, vamos a subir a mi habitación un rato a jugar a billar”, y subíamos, pero siempre se mosqueaba si no oía las bolas o no oía mi guitarra. Tenía un palo con el que golpeaba el techo para cargarse mi concentración, pero yo también sabía como engañarle poniendo la mesa de billar al lado de la cama y cada cierto tiempo me arrimaba y golpeaba las bolas, y el truco funcionaba. Pero, en fin, maduré y dejé de jugar al billar, y de las otras dos cosas, solo llegue a ser bueno con la guitarra, y por eso son tan largos los conciertos. La otra cosa pasa tan rápido, pero no hay problema porque a partir de este nuevo año me voy a poner a ello, y por eso voy a buscar voluntarias que quieran practicar, practicar y practicar. Lo voy a conseguir en 1985, y al final solo quedarán… días de gloria”

Indianapolis, enero de 1985