Tras el rastro

De noche, con el arma desenfundada, munición prohibida y focos

Imagen de archivo: Josetxo Apezteguia

Imagen de archivo: Josetxo Apezteguia

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria ha confirmado las sanciones por importe total de 6.300 euros impuestas por la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación a un cazador que viajaba de noche en un vehículo con el arma desenfundada, llevaba munición prohibida y, además, empleaba focos para alumbrar a las piezas.

El tribunal también ha confirmado la sanción a otro cazador que viajaba en el mismo vehículo por el uso de los focos, si bien ha anulado la que el Gobierno regional le impuso por llevar munición prohibida, ya que considera que tal infracción muy grave la comete el propietario del arma, que no era este cazador sino el anterior.

En sendas sentencias, contra las que cabe recurso, la Sala de lo Contencioso-Administrativo da respuesta a los recursos planteados por los dos cazadores contra las sanciones impuestas a raíz de la denuncia de los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil que les sorprendieron de noche en la subida al puerto de San Glorio.

El tribunal ha considerado que ambos se encontraban realizando “una acción cinegética prohibida” y para llegar a tal conclusión pone en valor la “contundencia probatoria” de la denuncia y la posterior declaración de los agentes del SEPRONA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *