Tras el rastro

El jabalí, en el disparadero

Captura de pantalla tras la finalización de una batida. Imagen: EiTB

Captura de pantalla tras la finalización de una batida. Imagen: EiTB

UAGA -Unión Agroganadera de Álava ha denunciado un aumento de los daños a los cultivos por parte del jabalí por lo que la Diputación alavesa ha decidido ampliar hasta el 31 de marzo el periodo de caza.

Este fin de semana se han llevado a cabo en los bosques alaveses un total de 117 batidas de caza mayor.

Ekologistak Martxan ha censurado que la Diputación Foral de Álava haya cedido a la “presión de los agricultores”. En una nota de prensa, la asociación ecologista ha asegurado que ampliar al mes de marzo la caza del jabalí supone un “impacto ambiental muy grave” para la propia especie, ya que las hembras están preñadas, y para otros animales que están también en periodo de cría o celo.

Ekologistak Martxan recuerda que en los últimos diez años se ha pasado de matar en Álava 1.500 jabalíes al año a los más de 3.000 en la actualidad y que a pesar de ello los daños siguen produciéndose, según los agricultores.

EHNE advierte que el jabalí es una “plaga” en Gipuzkoa

Por su parte, el sindicato agropecuario EHNE ha exigido hoy “el control de la superpoblación de jabalíes” en Gipuzkoa que, según denuncia, es “una plaga”.

Esta central ha recordado en un comunicado que hace un año ya denunció la “indefensión” en la que se encontraban los baserritarras por la “superpoblación” de jabalíes en la comarca guipuzcoana de Debagoiena.

EHNE asegura que doce meses después la situación es “igual” y que lo único que ha cambiado es que la Diputación de Gipuzkoa ha creado una aplicación que permite hacer un seguimiento de las denuncias realizadas y que “confirma” su denuncia.

La aplicación se puso en marcha en julio del año pasado y en tan solo seis meses se interpusieron 233 denuncias, lo que supone “una cada día y medio”. Respecto a 2018, EHNE señala que en 54 días ya se han contabilizado 84 denuncias.

EHNE asegura que “si aparecen tres jabalíes en las calles de Donostia-San Sebastián se toman medidas enseguida” y se pregunta “si la ciudad tiene más derechos que el medio rural” y si los “baserritarras son ciudadanos de segunda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *