Tras el rastro

El lince ayuda en la recuperación del conejo y la perdiz roja

Un lince en el Karpin (Carranza). Foto de archivo: Pelayo Serrano

Un lince en el Karpin (Carranza). Foto de archivo: Pelayo Serrano

Un equipo de investigadores ha publicado un artículo en la revista internacional Biological Conservation en el que se demuestra que la recuperación de las poblaciones de lince ibérico tienen una importante incidencia en reducir la abundancia de otros depredadores en el territorio. Este cambio, en la comunidad de carnívoros supuso la recuperación del conejo y la perdiz roja en las zonas ocupadas por el lince.

La investigación, que encabeza José Jiménez Herrera, del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), que depende del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de la Universidad de Castilla-La Mancha y de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, ha demostrado que la presencia del lince ibérico tiene una incidencia positiva en reducir la población de mesopredadores como el zorro o el meloncillo.

Esta circunstancia tiene una importante repercusión positiva en las cascadas tróficas generadas sobre las especies presa como el conejo y la perdiz, apuntan en esta investigación, en la que también han participado investigadores y trabajadores de Tragsatec, el Ministerio para la Transición Ecológica, la Junta de Extremadura, la organización CBD-Hábitat, la Estación Biológica de Doñana-CSIC y la Universidad de Oviedo.

En un estudio que se ha prolongado tres años y que ha sido financiado por el Ministerio, el equipo de investigadores ha mostrado como las abundancias de zorro y meloncillo se redujeron después de que se reintrodujera el lince ibérico en un territorio.

Tras la reintroducción del lince ibérico en el Valle de Matachel (Badajoz) se produjo una reducción de la abundancia de zorros y meloncillos de aproximadamente un 80%.

En la zona de estudio, el establecimiento de un macho y una hembra territoriales y sus crías, supuso la desaparición de 19 zorros, 11 meloncillos, 3 garduñas y 1 gato asilvestrado al segundo año tras la reintroducción.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *