¿Por qué los metales se ponen al rojo vivo cuando se calientan?

Desde hace un par de meses estamos repasando con el profesor de física de la UPV-EHU Aitor Bergara las propiedades de los diferentes estados de la materia. Tras gases y líquidos ahora le ha llegado el turno a los sólidos. En esta entrevista explica qué caracteriza a los cuerpos sólidos y por qué se comportan de cierta manera ante una subida o bajada de la temperatura, entre otros ejemplos. Una de las cuestiones que ha salido a relucir es esta: ¿Por qué los metales se ponen al rojo vivo cuando se calientan?

Todos los cuerpos emiten (emitimos) energía y la cantidad de radiación está ligada a la temperatura. Incrementar el doble la temperatura de un cuerpo implica multiplicar por 16 la energía que emite. A temperatura ambiente la mayor parte de los metales irradia energía por debajo del rango visible, radiación infrarroja. A medida que se van calentando cambia el tipo de ondas que emiten, que se van acercando a lo visible dentro del espectro electromagnético de la luz.

Esta transición del infrarrojo al visible pasa en primer lugar por el color rojo, lo que sucede a unos 3.000 grados de temperatura. Si se aumenta gradualmente la temperatura ( y el cuerpo no se derrite o se quema) empezará a emitir otros colores, como naranja, amarillo, verde, azul...Al mezclarse todos estos colores el resultado es un color blancuzco. La mayor parte de los metales se calientan hasta emitir luz roja.

Hay otras cuestiones interesantes sobre el comportamiento de los sólidos en esta entrevista: por qué hay cuerpos que se derriten mientras otros se queman. Por qué al tocar un metal nos da sensación de frio mientras que la madera, a la misma temperatura, nos parece cálida..Por qué hay cosas que se rompen al caerse en mil trozos mientras que otras apenas se parten en dos o tres…

Y por ir completando los diferentes estados de la materia, aquí están las entrevistas sobre las propiedades de los gases y de los líquidos. La próxima cita con Aitor Bergara será para hablar del plasma y de los condensados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *