Curvas femeninas (III)

Devendra Singh es quizás el investigador que más ha trabajado sobre el significado evolutivo del atractivo físico de hombres y mujeres. En concreto, es él quien relacionó el valor de la ratio cintura:cadera con el atractivo femenino y las implicaciones de esa ratio en términos de potencial reproductivo. Vuelvo, por lo tanto, a cuestiones de las que me he ocupado en dos entradas anteriores, en las tituladas “Las mujeres de verdad tienen curvas” y “Más sobre curvas femeninas”.

Devendra Singh comprobó que la ratio en cuestión se correlaciona con niveles hormonales relacionados, a su vez, con la fertilidad y la salud femenina. El caso es que las conclusiones relativas a las preferencias de los hombres las obtuvo a partir de la morfometría de las modelos de la revista Playboy, de las que comprobó que variaban en el peso, pero no en sus proporciones. El problema es que las chicas de Playboy sólo reflejan el gusto de los varones norteamericanos lectores de la revista, y lo hacen desde 1953, cuando Marilyn Monroe apareció en el primer número. Por eso, subsistía la duda de hasta qué punto ese gusto es universal e invariable a lo largo del tiempo.

Por esa razón, el propio Singh y sus colaboradores han acudido a pasadas descripciones de bellezas femeninas en la literatura británica. El problema es que la literatura no suele recoger descripciones románticas en las que figuran amplias caderas o voluminosos traseros, por lo que el análisis se centró en referencias a las cinturas femeninas. Es una aproximación lógica, por dos razones. Por un lado, porque no cabe esperar que nadie se refiera a una cintura estrecha si no es por comparación con el diámetro de la cadera. Y por el otro, porque se sabe que la obesidad abdominal, reflejada en el tamaño de la cintura, se encuentra vinculada con bajos niveles de estrógenos, fecundidad reducida y un mayor riesgo de contraer enfermedades.

Pues bien, el análisis de 66 muestras tomadas de la literatura británica de los siglos XVI, XVII y XVIII puso de manifiesto que las cinturas estrechas eran descritas como hermosas de manera sistemática, incluso aunque eran cuatro veces más abundantes las referencias románticas a mujeres rollizas que a mujeres delgadas. De la misma forma, las bellezas femeninas mencionadas en las obras épicas indias Mahabharata y Ramayana de entre los siglos I y III, así como en la poesía palaciega china de la sexta dinastía, son retratadas con cinturas estrechas.

Está claro que estas observaciones no suponen una prueba definitiva, pero sí apoyan la idea de que una variable morfométrica como la ratio cintura:cadera tiene, seguramente, carácter universal y que, a pesar de carecer de conocimientos científicos sobre la fisiología y la salud humana, personas de muy diferente procedencia, época y cultura han establecido una conexión biológica intuitiva entre belleza y salud.

Referencia: Proceedings of the Royal Society (2007); Vol. 274: 891-894 (DOI: 10.1098/rspb.2006.0239)

Un pensamiento sobre “Curvas femeninas (III)

  1. Pingback: Las mujeres con curvas gustan a los hombres… en todo el mundo « Desde Chiloé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *