Selección sexual masculina: ¿más atractivos o más agresivos?

Hace unas semanas tuve ocasión de atender a una conferencia de Ambrosio García Leal sobre evolución y sexualidad humana. No voy a reproducir aquí sus ideas sobre esta cuestión; necesitaría demasiado espacio y además, quien esté interesado lo mejor que puede hacer es leer su libro “La conjura de los machos” (muy interesante, por cierto). Pero he recordado estos días algunas de las ideas que expuso en aquella conferencia. En concreto, señaló que en la especie humana, el mecanismo básico de selección sexual en la historia evolutiva de los machos ha sido la competencia espermática. Sólo así se explicaría, según su interpretación, la morfología y tamaño del pene humano, mucho mayor al de cualquier otro primate próximo a nosotros, como gorila, chimpancé u orangután. Aunque, según él, nuestro sistema de emparejamiento es esencialmente monógamo, no sólo no excluye emparejamientos ocasionales con terceros, sino que los contempla como frecuentes y probables, y esa es la razón por la que tiene importancia en nuestra especie la competencia espermática; en un sistema monógamo perfecto, esa competencia no tendría sentido, porque cada individuo reproductor no tendría más de una pareja.

Según García Leal, dado el escaso dimorfismo sexual propio de nuestra especie, no era muy probable que la lucha entre machos para excluir a otros del acceso a las hembras haya sido el principal mecanismo de selección sexual de los machos. Puso como ejemplo a los gorilas, especie en la que se produce la exclusión reproductiva del resto de los machos por parte del dominante, y en la que se da un marcado dimorfismo sexual.

El caso es que he recordado estas cosas porque se acaba de publicar una revisión (review article) de David A. Puts en la revista Evolution and Human Behavior (31: 157-175) que lleva por título “Beauty and the beast: mechanisms of sexual selection in humans”. Al comienzo de esta revisión señala el autor que la mayor parte de la literatura científica en el campo de la psicología evolutiva sugiere que el mecanismo primario de selección sexual en varones humanos ha sido la elección de pareja. De haber sido así, esto hubiera implicado que los caracteres masculinos que se hubiesen seleccionado habrían sido aquellos que resultasen más atractivos para las mujeres, seguramente por ser indicativos de mejores genes para la progenie, esto es, de rasgos con mayor valor adaptativo.

Sin embargo, Puts sostiene que existen razones poderosas para pensar que en la especie humana el mecanismo básico de selección sexual sí ha sido el enfrentamiento entre machos para excluir al resto de potenciales reproductores (competidores). Aduce para ello razones de diferente tipo. Por un lado, sostiene que nuestro medio, al ser bidimensional (al revés que el océano o que el aire, que son tridimensionales), así como el tipo de agrupamientos entre individuos que se producen en el espacio y en el tiempo,  facilitan las posibilidades de controlar el acceso de los otros machos a las hembras. Por otro lado, también atribuye una cierta importancia a la filogenia, esto es, al hecho de que en el resto de grandes simios también sea ese el mecanismo básico de selección sexual. Y por último, quita importancia al escaso dimorfismo sexual de nuestra especie, ya que sostiene que aunque tal dimorfismo no es muy acusado en términos de tamaño, sí lo es en lo relativo a la musculatura, la fuerza y el comportamiento (más agresivo en el caso de los machos).

Según David Puts, los caracteres masculinos están mejor “diseñados” para competir por la hembras luchando que para cualquier otra forma de selección sexual. El tamaño, el desarrollo muscular, la fuerza, la agresión, y la fabricación y uso de armas habrían permitido a nuestros antepasados varones vencer de forma directa en las contiendas por las hembras. Además, la voz grave y el pelo facial serían mejores señales de dominancia que rasgos atractivos para las hembras. Esto no excluye el que otros elementos jugasen a su vez un cierto papel en la selección sexual. Entre ellos, se encontrarían la elección del macho por parte de la hembra, la competencia espermática y la coacción a las hembras para el apareamiento; estos elementos jugarían un cierto papel porque, según esta hipótesis, la monopolización de las hembras fue imperfecta.

Por contraste, el mecanismo primario de selección sexual en las hembras fue, seguramente, la elección de pareja reproductora por parte de los machos. Las características más juveniles de las hembras (facciones juveniles, voz infantil, etc) indican una expectativa de vida reproductiva prolongada (a este aspecto se refirió de forma explícita Ambrosio García Leal en su conferencia), y la acumulación de grasa en pechos, nalgas y caderas constituirían una muestra visible de los recursos reproductivos con los que cuentan las mujeres, además de indicar, en términos generales, un buen estado de salud general y de salud reproductiva en particular (ver entrada anterior para una discusión más extensa de esta cuestión).

Nota final: Tras la lectura de esta anotación, Ambrosio García Leal me hizo llegar una nota en la que se reafirmaba en la idea de que la especie humana es escasamente dimórfica sexualmente. Y añadió, además, que tenemos una musculatura que desarrolla escasa fuerza; “un chimpancé nos podría destrozar en una pelea”, me dijo. Creo que tiene razón.

7 pensamientos sobre “Selección sexual masculina: ¿más atractivos o más agresivos?

  1. Pingback: Selección sexual masculina: ¿más atractivos o más agresivos?

  2. Pingback: Ellas los prefieren más musculosos | Ciencia y Humanismo

  3. Pingback: Ellos construyen músculos, ellas atesoran nalgas y caderas | Ciencia y Humanismo

  4. Pingback: Ellas los prefieren musculosos — Mpc Digital

  5. Kerchak

    Un nuevo artículo titulado “The financial consequences of too many men: Sex ratio effects on saving, borrowing, and spending” habla de que la selección sexual, en los humanos, se basa en el dinero (cuando hay pocas hembras). Es decir, los machos demuestran una mayor capacidad económica de la que realmente tienen. En ese sentido, es otra forma de agresividad y atracción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *