Tu pareja es más atractiva que tú

Tanto hombres como mujeres consideran más atractivas a sus parejas. Da igual cuáles sean los rasgos o la parte de la anatomía corporal considerada, o si se trata del atractivo físico global. Unos y otras piensan, sistemáticamente, que su contraparte sentimental es más atractiva que uno mismo.

Esa es la principal conclusión de un estudio, publicado hace ya un lustro, en el que se analizaba, entre otros elementos, la diferencia entre hombres y mujeres en lo relativo a la percepción del atractivo físico propio y del de la pareja. En el estudio se valoraron el atractivo físico global, el atractivo facial global, el de la forma del cuerpo, así como el peso y la altura. También se valoraron un buen número de rasgos particulares, aunque el análisis posterior los agrupó en cuatro conjuntos, los relativos a atributos faciales, torso inferior, anatomía superior y anatomía inferior. Como he señalado, en todas esas categorías resultó significativa la diferencia favorable a la pareja con respecto a la persona encuestada.

Según los autores de la investigación, esa percepción es un claro ejemplo de sesgo cognitivo, sesgo que muy probablemente está al servicio de la propia autoestima. En otras palabras, es muy posible que uno se sienta mejor si piensa que su pareja es más atractiva que uno mismo, puesto que ha sido merecedor de ser escogido/aceptado por alguien más atractivo. Y si algo hace que nos sintamos mejor, es fácil que tendamos a pensar de ese modo, porque al fin y al cabo no conlleva contrapartida ni coste alguno. Claro que nunca hay que descartar que sea una simple cuestión de hipocresía o, si se prefiere, de falsa cortesía. ¿Quién sabe?

El estudio ofreció otras conclusiones de menor relevancia, quizás, pero que también merecen algún comentario. Por un lado, y utilizando un método de regresión múltiple (perdón por la mención técnica), los autores concluyen que los dos rasgos de los que depende la valoración del atractivo global son el atractivo facial global y el peso corporal, pero no la altura o la forma del cuerpo. No sé si eso es correcto a o no. A mí me parece que no. Y creo que quizás esa conclusión se deba a que en el trabajo hay un problema metodológico, pues al realizar ese análisis de regresión múltiple (perdón de nuevo) no parece que se consideró la posibilidad de diferenciar a hombres y mujeres mediante una variable cualitativa o realizando análisis separados para cada sexo, y eso, seguramente, provocó que no se discriminasen de forma correcta los efectos diferenciales (propios de cada sexo) de unos y otros rasgos sobre el atractivo.

Por último, también me ha parecido reseñable el dato de que quienes conceden mayor importancia al atractivo físico en la vida cotidiana se consideran a sí mismos más atractivos que los que le conceden menor importancia. No sé por qué me parece que los menos atractivos hacen, en este aspecto, de la necesidad virtud. Aunque también podría ser que el narcisismo requiere de alguna justificación práctica. ¿Quién sabe?

Fuente: V. Swami, A. Furnham, C. Georgiades & L. Pang (2007): “Evaluating self and partner physical atarctiveness” Body Image 4: 97-101

3 pensamientos sobre “Tu pareja es más atractiva que tú

  1. Pingback: Tu pareja es más atractiva que tú

  2. Pingback: Los cerebros de los hombres enamorados sueñan con ser padres

  3. Pingback: Factores que intervienen en el atractivo facial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *