Bebés de gran tamaño

bebe

Las mujeres dan a luz a bebés de un tamaño bastante grande. La masa del bebé viene a representar un 6’1% de la masa de la madre. Las chimpancés, sin embargo, tienen crías bastante más pequeñas, casi la mitad. Los bebés chimpancés tienen un peso que es, en promedio, un 3’3% del peso materno, y en los gorilas ese porcentaje es algo inferior, de un 2’7%.

En realidad los valores correspondientes a chimpancés y gorila son los que cabría esperar dada la relación que existe para los primates catarrinos entre la masa del recién nacido y la masa de la madre. Sin embargo, si la especie humana se ajustase a la misma relación, los bebés tendrían, en promedio, entre 2 y 2’2 kg al nacer. Y sin embargo, tienen de media algo más de 3 kg.

Esas magnitudes tienen mucha importancia para las madres gestantes. No es lo mismo acarrear una criatura de un tamaño que de otro. No lo es en lo relativo a las cuestiones biomecánicas (equilibrio, locomoción, etc.), ni tampoco en lo relativo a las consecuencias energéticas: acarrear un bebé supone un gasto energético que representa un 16% del gasto total de la madre. Y tampoco es lo mismo dar a luz a un bebé de pequeño tamaño que a uno de tamaño grande, si bien es cierto que más que el cuerpo en su conjunto, es la cabeza la que plantea las mayores dificultades para atravesar el canal del parto. Las mujeres que han dado a luz saben muy bien lo que digo. Por cierto, en los bebés humanos la masa craneoencefálica representa un 12’3% de la masa corporal, mientras que en los simios ese porcentaje es de un 10%.

goodall_48

Hasta ahora se había pensado que parir bebés de tamaño grande era un rasgo relativamente reciente en el linaje humano, y que fue, quizás, Homo erectus, la primera especie en poseerlo. Sin embargo, un análisis morfométrico comparativo realizado recientemente ha puesto de manifiesto que quizás se trata de un rasgo bastante más antiguo de lo que se pensaba.

Los bebés de Ardipithecus ramidus, un homínido de hace 4’4 millones de años tenían un peso al nacer que suponía alrededor de un 2’5% del peso de su madre, inferior incluso al de los gorilas. Pero ya en Australopithecus afarensis (de hace entre 3 y 3’9 millones de años) y Australopithecus africanus (de hace entre 2’5 y 3’3 millones de años) ese porcentaje supera el 5% en promedio. Las dos especies de Australopithecus eran de pequeño tamaño y se mantenían y desplazaban erguidos, aunque se cree que en determinadas ocasiones se refugiaban trepando a los árboles.

Australopithecus afarensis

Australopithecus afarensis

El porcentaje que representa el peso del bebé con respecto al de la madre, junto con otros datos morfométricos abonan la idea de que los bebés de Australopithecus permanecían durante más de medio año sin poderse mover por sí mismos. De ser esta idea correcta, las variables del ciclo de vida de estas especies se asemejarían a las de los seres humanos más de lo que se pensaba hasta ahora, incluida la colaboración de otros miembros del grupo (padres incluidos) en la crianza de la progenie. Y por lo tanto, es muy posible que esos rasgos sean más antiguos de lo que se pensaba, ya que habrían surgido hace casi 4 millones de años, mucho antes de la aparición de Homo erectus hace unos 1’8 millones de años.

Fuente: Jeremy M. DeSilva (2011): “A shift toward birthing relatively large infants early in human evolution” PNAS 108 (3): 1022-1027

Un pensamiento sobre “Bebés de gran tamaño

  1. Pingback: Gestación y lactancia en primates: el tamaño de la madre importa | La Naturaleza Humana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *