Más rápido

Usain Bolt batiendo el record del mundo

En esta ocasión voy a tratar un asunto algo diferente. Sí, siguenn siendo seres humanos, pero me voy a ocupar de algo a lo que hasta la fecha he prestado escasa atención en este blog. Voy a tratar de carreras y de velocidad.

Mark Denny es un biólogo norteamericano que ha dedicado la mayor parte de su carrera académica a investigar asuntos relativas a la biomecánica de los animales marinos. Durante los últimos años ha trabajado con gasteópodos intermareales y ha investigado el rol que juegan las secreciones mucosas de estos animales en su modo de desplazamiento.

Pero curiosamente, en 2008 publicó un trabajo que, al menos a mí, me sorprendió. Aquel trabajo también trataba de cuestiones de biomecánica, pero lejos de referirse a la biomecánica de invetebrados y algas marinas, los organismos objeto de su estudio eran perros, caballos y seres humanos.

A Denny le interesó estudiar los límites de velocidad en estas especies. Y a mí me ha interesado, -y por eso lo traigo aquí-, el límite de velocidad que pueden alcanzar los seres humanos corriendo a toda velocidad. La marca de velocidad en la carrera de 100 metros lisos, modalidad masculina, la ostenta el jamaicano Usain Bolt desde hace dos años. En agosto de 2009 corrió 100 metros en 9,58 s en Berlín y redujo la anterior marca mundial, también en su poder, en 0,11 s.

Denny analizó la secuencia histórica de marcas de velocidad en diferentes carreras y comprobó que en las tres especies que él analizó, y en el caso de los seres humanos, tanto en hombres como en mujeres, los records se elevan a un ritmo constante a lo largo de los años hasta que se alcanza una especie de meseta. A partir de ese momento ya no se producen mejoras significativas.

Florence Griffith-Joyner

Florence Griffith-Joyner

En la prueba de 100 metros femenina esa meseta se alcanzó hacia 1977 (la marca mundial data de julio de 1988 y la registró Florence Griffith-Joyner en 10,49 s). En la prueba masculina, sin embargo, todavía no se ha alcanzado esa meseta, -según Denny-, porque el progreso se mantiene. Y anticipa que el record se alcanzará en el entorno de 9,48 s, 0,1 s por debajo del actual, por lo que podría no tardar demasiado tiempo en llegar.

Mark Denny sostiene que el límite en la velocidad máxima alcanzable viene dado por un factor muy simple, cual es la ratio potencia:peso del atleta. Los aumentos de velocidad se producen gracias a piernas cada vez más largas y musculaturas cada vez más poderosas. Lo que ocurre es que por encima de un cierto punto, los beneficios derivados de una musculatura más fuerte y unas extremidades más largas se ven contrarrestados por la cada vez mayor energía que se requiere para desplazar la masa que contienen esas extremidades más largas y músculos más fuertes. Tan sencillo como eso.

Fuente: Mark W. Denny (2008): “Limits to running speed in dogs, horses and humans.” Journal of Experimental Biology 211: 3836-3849.

Usain Bolt bate el record del mundo en 100 m. vigente hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *