La piel femenina es más clara

Las mujeres tienen la piel más clara que los hombres. La tienen más clara sea cual sea su procedencia geográfica o el grupo humano al que pertenecen. La diferencia existe incluso en aquellos grupos humanos en los que es difícil o imposible detectar diferencias a simple vista.

Ha habido diferentes hipótesis para explicar esa diferencia, aunque me resulta especialmente atractiva la que propone la antropóloga Nina G. Jablonsky. Según Jablonsky, ese dimorfismo sexual tiene que ver con la vitamina D. Veamos esto con algún detalle.

Para empezar debemos recordar que la vitamina D es la responsable de la regulación de los niveles de calcio y fósforo en la sangre; promueve la absorción intestinal de esos iones y su reabsorción renal. De ella depende, en última instancia, que los huesos se calcifiquen debidamente, por lo que también ha sido denominada vitamina antirraquítica. Se puede obtener de la dieta (huevos, leche, hígados), pero la mayor parte de la vitamina D procede de esteroides (colesterol, principalmente) y para su producción se requiere la incidencia de rayos ultravioleta en la piel.

Durante sus años reproductivos, las mujeres no solo están preparadas para mantener las reservas de calcio necesarias para su propio organismo, sino que además, han de contar con reservas adicionales para su descendencia. Durante el embarazo, y en mayor medida aún durante la lactancia, las necesidades de calcio de una mujer casi se duplican con respecto a las de un hombre de la misma edad. El calcio y el fosfato almacenados en sus huesos se movilizan a gran escala para ayudar a construir el esqueleto del recién nacido. Por esa razón, necesita reponer los depósitos fisiológicos de calcio en sus propios huesos y para ello debe aumentar la ingestión y absorción de calcio. Si no cuenta con la suficiente vitamina D, la absorción de calcio se resiente y tanto sus huesos como los del recién nacido sufren las consecuencias. Si la deficiencia en vitamina D es severa, los huesos del bebé no se endurecen debidamente, lo que conduce a las deformidades características del raquitismo. La madre, aunque se ve afectada en menor medida, también sufre de adelgazamiento y reblandecimiento de los huesos (osteomalacia) como consecuencia de la falta de calcio, lo que le debilita su esqueleto y aumenta el riesgo de sufrir fracturas óseas años después.

La evolución ha actuado de manera que las madres sean capaces de producir la suficiente vitamina D en su piel. Lo ha hecho seleccionando las mujeres que son algo más claras que los hombres bajo las mismas condiciones. Gracias a esa piel más clara, las mujeres pueden producir algo más de vitamina D que los hombres bajo el mismo nivel de exposición a las radiaciones ultravioleta (UVR) y debido a ello, mejoran la absorción de calcio y elevan la probabilidad de que su progenie sobreviva y se encuentre en condiciones de salud adecuadas para, a su vez, reproducirse. Dicho de otra forma, las mujeres que tuvieron la piel demasiado oscura tuvieron mayor probabilidad de dar a luz y criar hijos con raquitismo, lo que, con toda seguridad, impidió su reproducción o la limitó de forma severa.

Así pues, las mujeres mantienen un delicado balance con respecto a la selección natural en este aspecto. Han de tener la piel lo suficientemente oscura como para proteger su ácido fólico[1] y su ADN de la acción dañina de las radiaciones ultravioletas, pero a la vez, han de mantenerla lo suficientemente clara como para maximizar la producción de vitamina D. Se trata de un dilema adaptativo muy delicado, ya que es preciso establecer un compromiso biológico efectivo que asegure la supervivencia de la especie.

Los argumentos fisiológicos no excluyen el posible concurso de la selección sexual como factor que ha contribuido a generar el dimorfismo sexual en la pigmentación de la piel. Sin embargo, parece improbable que la selección sexual por sí misma sea la responsble única de tal diferenciación. No podría haber actuado en aquellos casos en los que la diferencia de color entre hombres y mujeres existe pero no es detectable a simple vista, aunque es perfectamente posible que la preferencia masculina por mujeres con la piel más clara haya acentuado la disparidad en coloración que había sido previamente establecida mediante selección natural. Muchas sociedades expresan preferencias por las mujeres de piel clara, preferencias que son promovidas de manera intensa por la publicidad de cremas que aclaran la piel, tanto en países industrializados como en paises en vías de desarrollo.

Las cosas han cambiado un tanto en las últimas décadas, en que el bronceado de la piel se ha prestigiado al asociarse con la vida al aire libre (todo el mundo sabe que los ricos suelen estar más morenos porque juegan más al golf, navegan a vela y esquian más), pero antaño las mujeres se protegían del sol con pamelas y sombreros dotados con velos de gasa para ser más atractivas. Ahora sabemos a qué obedecía aquel criterio estético.

Nota: La mayor parte de este artículo consiste en la traducción de párrafos escogidos del libro que se referencia a continuación.

Fuente: Nina G. Jablonski (2006): Skin: A Natural History, University of California Press, loc.: 990-1013.

Nina Jablonski dio una conferencia TED muy interesante, que puedes ver aquí.


[1] El ácido fólico o vitamina B9 es esencial para numerosas funciones. Necesitamos ácido fólico para sintetizar ADN, repararlo y metilarlo, y además, para actuar como cofactor en numerosas reacciones biológicas. Interviene en procesos de división celular y crecimiento intensos, por lo que es muy importante en mujeres gestantes y en bebés y niños pequeños. Las radiaciones ultravioleta pueden provocar la ruptura de esta molécula, razón por la cual un exceso de ese tipo de radiación tiene efectos muy perjudiciales en las funciones corporales en las que interviene.

Un pensamiento sobre “La piel femenina es más clara

  1. Cantabrico

    Esta cientificamente comprobado que las emociones en la mujer son menos impactantes que en el hombre ,por lo que podriamos deducir que la mujer sufre emociones mucho menos fuertes que el hombre ,el ejemplo esta en la ruptura de un noviazgo ,quien mas sufre es el hombre contrario a la mujer .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *