Dos dientes de leche y una mandíbula

Diente de lecheDos dientes de leche y una mandíbula pueden dar para mucho. Quizás para tanto como para modificar ligera, pero significativamente, la historia de la colonización humana de Europa. Porque tal y como indican estudios realizados con esos dientes y esa mandíbula, es muy posible que los seres humanos modernos llegaran a Europa unos pocos miles de años antes de lo que se pensaba.

Se había estimado que esa llegada se había producido hace entre -43.000 y -42.000 años; esa estimación se había realizado a partir de los restos correspondientes a la cultura auriñaciense de esa época y que se había asumido propia de Homo sapiens. Pero los restos humanos más antiguos de nuestra especie en Europa databan de entre -41.000 y -39.000 años. Sin embargo, dos investigaciones recientes han coincidido en adelantar esa llegada a nuestro continente y en ambos casos se han basado en restos humanos hallados y estudiados hace décadas, pero que han sido reexaminados utilizando nuevas y mejores técnicas.

En un caso se trata de una mandíbula hallada en la Cueva de Kent (Torquay, Inglaterra) en 1927. A esa mandíbula, datada hasta ahora en -36.400 a -34.700 años, el nuevo estudio le atribuye entre -41.500 y -44.200 años. Por otro lado, de los rasgos dentales analizados en este último trabajo, 13 corresponden a humanos modernos, 3 muestran afinidades con rasgos neandertales, y 7 más son ambiguos. Según los autores, esa mandíbula rellena el vacío que existía entre restos de seres humanos modernos y objetos atribuidos a esos mismos seres humanos. Y a la vez, extiende considerablemente el periodo de tiempo durante el que los humanos modernos coexistieron con los neandertales.

En el otro caso los restos que han sido analizados de nuevo han sido dos dientes de leche procedentes de la “Gruta del caballo” (Sur de Italia) que habían sido hallados hace casi medio siglo. Este nuevo examen ha atribuido esos dos dientes de leche a Homo sapiens, y no a Homo neanderthalensis, tal y como se había hecho anteriormente. Además, el estrato en que se hallaron los dientes se ha datado en un intervalo de -43.000 a -45.000 años antes del momento de su descubrimiento, fechas anteriores a las de cualquier otros restos de seres humanos modernos conocidos en Europa que, como se ha dicho antes, eran de -40.000 años aproximadamente.

Este descubrimiento es muy importante porque, por un lado, adelanta el momento de la llegada de seres humanos modernos a Europa, del mismo modo a como ha hecho el análisisobjetos de la industria uluzziense de la mandíbula británica. Y por el otro, plantea la posibilidad de que ciertos logros tecnológicos, propios de la cultura uluzziense y atribuidos antes a seres humanos neandertales, sean en realidad obra de seres humanos modernos. La cultura uluzzienese se ha descrito en más de 20 localidades de Italia y se caracteriza por adornos (conchas marinas), herramientas de hueso y colorantes, objetos todos ellos que suelen asociarse con el comportamiento simbólico humano. Los autores de la investigación afirman, de hecho, que la ulazziense no es una industria neandertal.

La cuestión de las capacidades cognitivas de los humanos neandertales, -a partir de los logros artesanales y tecnológicos que se les atribuyen-, seguirá siendo debatida en el futuro hasta que las evidencias sean claras y abundantes en una (altas capacidades) u otra (bajas capacidades) dirección. Pero lo que sí parece es que, efectivamente, los seres humanos modernos colonizaron Europa dos o tres mil años antes de lo que se pensaba. El dato, aparte de por razones de precisión histórica, es importante porque alarga de modo significativo el periodo de tiempo durante el que coexistieron seres humanos de las dos últimas especies humanas radicadas en Europa.

Fuentes:

Stefano Benazzi et al (2011): Early dispersal of modern humans in Europe and implications for Neanderthal behaviour Nature 479: 525-529

Tom Higham et al (2011): The earliest evidence for anatomically modern humans in northwestern Europe Nature 479: 521-524

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *