La gente ya no muere de lo que solía

La gente, ahora, se muere por causas diferentes de las de hace dos décadas. Las enfermedades infecciosas han dejado paso a otros males. Y además, las causas de muerte no son las mismas en unos y otros países. A estas y otras interesantes conclusiones ha llegado un estudio cuyos resultados ha publicado la revista científica The Lancet.

El informe en el que se presentan los resultados se titula “The Global Burden of Disease” (en castellano algo así como “La carga global de enfermedad”). Se trata del mayor esfuerzo realizado nunca para conocer el estado de salud de la población mundial. El proyecto ha sido de enormes dimensiones: 500 investigadores de 50 países han contribuido al estudio. En él analizan la prevalencia de las enfermedades y otras causas de muerte en el mundo en el año 2010 y comparan los datos con otros equivalentes de 1990. Su conclusión más relevante es que hay enfermedades infecciosas que están siendo combatidas con éxito, y gracias a ello, se están salvando las vidas de millones de niños en el mundo. Sin embargo, los seres humanos, en conjunto, vivimos más años enfermos o con alguna discapacidad que sanos.

Distribución mundial del índice de masa corporal

La conclusión más llamativa del es que, por primera vez en la historia de la medicina, el sobrepeso provoca una mayor pérdida de años de vida saludable que los que se pierden por culpa de la falta de alimento. En el año 1990 la malnutrición era la principal causa de enfermedad en el mundo [medido su efecto como el número de años de vida saludable que una persona tipo puede esperar perder como consecuencia de una enfermedad o de muerte temprana]. En aquel año, un alto índice de masa corporal (IMC o BMI, en inglés) era el décimo factor en el ranking. En 2010, sin embargo, la malnutrición ha caído al octavo lugar, mientras que el IMC alto ha subido al sexto lugar como causa de enfermedad. El sobrepeso, por sus efectos sobre la tensión arterial y los accidentes cardiovasculares, es responsable de una cuarta parte de todas las muertes en el mundo. Y aunque muchos piensen que ese es un problema que se limita a los países occidentales, en realidad alcanza a muchos más países.

Personas que viven infectadas con VIH

Las enfermedades infecciosas ya no son lo que eran. Es cierto que los países del África subsahariana todavía sufren altos niveles de mortalidad debido a esas enfermedades, como el sida o la malaria, pero en términos globales se han reducido de forma importante. De hecho, la reducción en la mortalidad ligada a las enfermedades infecciosas deja a la obesidad, tabaquismo y alcoholismo como las causas de mortalidad prematura que más prevalencia tendrán en el futuro.

El alcohol ejerce efectos devastadores sobre la salud pública. En Latinoamérica el alcoholismo se ha convertido durante las dos últimas décadas en el principal factor que reduce los años de vida saludable, y en Europa oriental es responsable de la cuarta parte de la “carga de enfermedad”. El efecto del alcoholismo es tan importante que la esperanza de vida masculina ha descendido en Ucrania y en Bielorrusia por esa causa. Al parecer, ese fenómeno es debido a que con la caída del régimen comunista de la antigua Unión Soviética se redujeron los esfuerzos públicos para limitar el consumo de alcohol. El tabaquismo, por su parte, también es fuente importante de pérdida de años de vida saludable, sobre todo en países en desarrollo como la India y Bangladesh, donde fuma entre el 50 y 60% de los hombres.

En conjunto, dos terceras partes de la población mundial morirá por causa de factores diferentes de las enfermedades infecciosas. Cáncer y enfermedades cardiovasculares serán las principales causas de muerte, pero también en estas cuestiones hay curiosas diferencias entre hombres y mujeres. El SIDA es hoy la principal causa de muerte de las mujeres en el mundo: un 14,4% de las muertes femeninas las provoca el VIH y un 10,7% mueren por enfermedades cardiovasculares. La mayoría de los hombres (el 12,8%), sin embargo, mueren por culpa del corazón o del sistema vascular; a continuación está el SIDA, con un 10,7% de todas las muertes masculinas. Y lo más curioso es que los accidentes de tráfico son también un factor causante de mortalidad muy importante en los hombres: otro 10,7% muere por esa causa (sólo el 0,5% de las mujeres mueren en accidentes de tráfico).

Además de los factores ya vistos, la falta de actividad física junto con dietas inadecuadas, -como por ejemplo, el excesivo contenido en sodio de las comidas y la falta de frutas-, son responsables del 10% de los años de vida saludables perdidos en todo el mundo. Reducir el contenido en sal de las comidas no tendría por qué ser muy difícil; hace falta formación e información. Pero comer más frutas y vegetales frescos es más complicado, porque por su condición, son alimentos estacionales en cada zona y traerlos de lejos resulta caro. El elemento económico, en este caso, es importante, ya que como vimos aquí, las subidas en el precio de las frutas pueden tener consecuencias negativas en la salud.

Los cambios en los factores causantes de mortalidad, no obstante, no pueden ocultar un hecho muy importante, como es que en las últimas décadas la esperanza de vida en el planeta y en casi todas sus regiones ha aumentado de forma espectacular. Son varias las razones por las que ocurre eso, pero quizás la más importante es que la mortalidad infantil, nunca ha sido tan baja.

En efecto, vivimos más años. Hay países donde el aumento de la esperanza de vida ha sido espectacular. En las Maldivas, por ejemplo, se ha elevado en casi 30 años desde 1970. Otros dos países con un crecimiento enorme han sido Bangladesh (+24’1) e Irán (+21,3), y en todos estos casos, se ha debido, principalmente, a la implantación de programas de salud rural. La infancia es el segmento de población que más se ha beneficiado de las medidas adoptadas, que han resultado especialmente eficaces para neutralizar las complicaciones y problemas en los partos y para combatir infecciones y las causas y los efectos de las diarreas. La proliferación de los sistemas de saneamiento y la mejora en la disponibilidad de agua potable han sido de especial importancia. Como consecuencia, la tasa de mortalidad infantil en el intervalo de 0 a 5 años ha experimentado una caída de un 60%. El cambio ha sido espectacular, y ha ocurrido de forma muy rápida.

En todo tiempo y lugar han sido y son más los que afirman que la humanidad está cada vez peor. Cada vez más hambre, cada vez más guerras, cada vez mas muertos en las guerras, cada vez más gente enferma, más contaminación, menos recursos naturales, etc. Y sin embargo, esas afirmaciones o son falsas o necesitan ser matizadas. Porque sí, es cierto que cada vez hay más gente en el planeta y que eso está conduciendo a un uso intensivo de recursos naturales que puede, quizás, acabar con alguno de ellos. Pero a la vez que ocurre eso, ocurren también otras cosas que van en la dirección contraria: cada vez hay menos guerras y muere menos gente en las guerras; cada vez hay menos mortalidad debida a agentes infecciosos; cada vez se producen más alimentos y el porcentaje de personas que pasa hambre disminuye; cada vez más personas tiene acceso a agua potable y dispone de sistemas de saneamiento. Y gracias a todo ello, cada vez vive la gente más años y vive mejor. Nadie puede asegurar que en el futuro las cosas seguirán mejorando. Ni lo contrario.

Fuente: New Scientist 22/29 December 2012 Nº 2896/2897, basado en el informe: The Gobal Burden of Disease Study

23 pensamientos sobre “La gente ya no muere de lo que solía

  1. Pingback: La gente ya no muere de lo que solía

  2. juanjo

    Poco significativos los dos primeros mapas.
    No me dice nada el número de enfermos de sida de un país sin no me lo relacionas con la población.
    Tampoco me aporta el índice de masa corporal de un país. En Estados Unidos, por ejemplo, hay una gran cantidad de obesos muy muy obesos, pero también por porcentaje significativo de gente muy atlética que compensa el índice de masa corporal de los obesos. Estoy seguro que en EE.UU. la obesidad es un problema mucho mayor que en Egipto, a pesar de que el mapa dice lo contrario.
    Es muy fácil hacer que una estadística diga lo que queremos que diga.

  3. Pingback: La gente ya no muere de lo que solía | My Daily Feeds

  4. diexoblaxo

    juanjo :
    Poco significativos los dos primeros mapas.
    No me dice nada el número de enfermos de sida de un país sin no me lo relacionas con la población.
    Tampoco me aporta el índice de masa corporal de un país. En Estados Unidos, por ejemplo, hay una gran cantidad de obesos muy muy obesos, pero también por porcentaje significativo de gente muy atlética que compensa el índice de masa corporal de los obesos. Estoy seguro que en EE.UU. la obesidad es un problema mucho mayor que en Egipto, a pesar de que el mapa dice lo contrario.
    Es muy fácil hacer que una estadística diga lo que queremos que diga.

    Totalmente de acuerdo, esos dos mapas no sirven de nada..por lo demás, el articulo sí que me ha parecido muy interesante.

  5. Juan Ignacio Pérez Iglesias Autor

    Los dos primeros mapas los puse a efectos casi exclusivamente decorativos. Espero que mi pequeña frivolidad sea perdonable. Creo que el mapa de la obesidad está bien: los mayores valores medios de IMC se están produciendo, efectivamente, en Oriente Medio, y Egipto tiene un grave problema con eso; y en los EEUU lleva unos años bajando, sobre todo en la población blanca, aunque no ha empezado a bajar aún en las mujeres negras. La observación relativa a la incidencia del sida es correcta: no es muy indicativo el número de infectados, pero insisto, se trataba, más que nada de introducir algo de color.
    Gracias por los comentarios.

  6. Q

    ¿Realmente muere un 10% de los hombres debido a,accidentes de trafico? Me parecen mucho. En España asi a ojo sera que murieran 2 de los 20 millones de hombres que aprox hay….

  7. Pingback: La gente ya no muere de lo que solía | Placedelamode

  8. David

    La esperanza de vida de los animales en cautividad es mucho mayor que la de los salvajes de la misma especie. Viven mas, claro, pero mejor? No nos pasa lo mismo? No vamos como hacia una granja de humanos?

  9. Alvy

    Hola,

    A mi también me extrañó el dato que citabas acerca de que «los accidentes de tráfico son también un factor causante de mortalidad muy importante en los hombres: otro 10,7% muere por esa causa (…) y tan solo un 0,5% de las mujeres mueren en accidentes de tráfico» porque me pareció muy alto.

    Lo comenté en twitter con @jamoral y vi que el amigo y maestro @javiermolto también estaba extrañado con lo de la alta relación hombres/mujeres (20 a 1) que también parece muy alta.

    Investigando un poco en Google llegué al dato de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que dice que en 2010 murieron 1,3 millones de personas en todo el mundo en accidentes de tráfico. Eso es más o menos un 2% de los 60 millones de personas que mueren cada en año en total en el mundo (según la OMS también), así que está muy lejos del 10%. Puede que haya más hombres que mujeres implicados en los accidentes – pero incluso aunque todos los conductores fueran hombres la proporción máxima sería de un 4% sobre el total. Así que imposible. Es un valor alto, pero imposible que sea tan alto.

    Investigué un poco más hasta dar con el error. En el New Scientist se afirma lo mismo casi literalmente, así que miré el estudio The Gobal Burden of Disease Study original.

    El problema está en que New Scientist tomó un dato que se menciona en el estudio pero olvidó mencionar un importante matiz. Está exactamente en la parte titulada «Global and regional mortality from 235 causes of death for 20 age groups in 1990 and 2010: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2010», Figura 3

    http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140673612617280/images?imageId=gr3&sectionType=red&hasDownloadImagesLink=true

    (requiere registro pero es gratuito)

    En esa figura se explica que el dato se refiere exactamente a Global deaths in 2010 for individuals aged 15–49 years es decir, a los hombres entre 15 y 49 años. . Pero eso no es lo mismo que decir «todos los hombres», así en general, como se da a entender en New Scientist.

    Naturalmente, si para extraer los datos se reducen los 60 millones de muertes globales a tan solo 9 millones (las personas entre 15 y 49), la parte proporcional de gente entre 15 y 49 de los 1,3 millones de muertes por accidente de tráfico crece del 2% al 10,7%: se estaría dejando fuera toda la mortalidad infantil y, más aún, a todos los adultos y viejecitos que mueren por otras causas que normalmente no son accidentes de coche. Vamos, que justo han ido a elegir el rango de edad más crítico para extraer los accidentes de coche: la edad a la que la gente conduce.

    En conclusión: el estudio original está bien, pero la cita del New Scientist es incompleta y da a entender una cosa que no es, que 1 de cada 10 personas mueren a lo largo de su vida en accidente de coche, cuando es solo 2 de cada 100 más o menos. (Y, eso sí, entre 15 y 49 años es cierto que 1 de cada 10 mueren en accidente de tráfico).

    Sobre la diferencia entre hombres y mujeres no he mirado datos pero creo que se debe exactamente a lo mismo; seguro además que @javiermolto tiene datos mejores al respecto.

    Un buen artículo en cualquier caso, felicidades…

    ¡Saludos!

  10. Juan Ignacio Pérez Iglesias Autor

    Gracias Alvy, por tu “investigación”. Es una corrección importante y necesaria, y sorprendente (o quizás no tanto) la metedura de pata de New Scientist.

  11. Josu Mezo

    El mismo error señalado por Alvy se aplica a otros datos citados en el texto, como por ejemplo el de las muertes por SIDA.

    Es un 14,4% de las muertes de las mujeres de 15-49 años. Pero ha de ser un porcentaje mucho menor del total, ya que “sólo” es responsable de 1,5 millones de entre los 52,8 millones de muertes estimadas en 2010 (es decir, menos del 3%), de ambos sexos.
    http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140673612617280/table?tableid=tbl2&tableidtype=table_id&sectionType=red

    1. Juan Ignacio Pérez Iglesias Autor

      Podría incluso ocurrir que el error se hubiese repetido en más factores. Si así fuera, la interpretación sería muy diferente. Tengo la impresión de que New Scientist se ha fijado en ese intervalo de edad porque las muestres ahí (excluida la mortalidad infantil) son las que se pueden considerar prematuras y, por lo tanto, responsables de una mayor pérdida de años de vida. Pero debieran haberlo dicho. Normalmente solo gloso artículos originales y resulta que una de las escasísimas ocasiones en que utilizo una referencia indirecta, los datos que da son incorrectos. Una pena. Y gracias por la observación, Josu.

  12. Pingback: La enfermedad en el mundo: somos nuestros peores enemigos | www.cyanogenmod.info

  13. Pingback: La enfermedad en el mundo: somos nuestros peores enemigos

  14. Pingback: faluu.com » Blog Archive » La enfermedad en el mundo: somos nuestros peores enemigos

  15. Pingback: La enfermedad en el mundo: somos nuestros peores enemigos | Noticias CEU

  16. Pingback: Astronomia, Telescopios, Astros y mas - La enfermedad en el mundo: somos nuestros peores enemigos

  17. Pingback: Buenas noticias para la amígdala « DUDAS

  18. Pingback: Hambre, mortalidad y fecundidad | La Naturaleza Humana

  19. Pingback: La Naturaleza Humana en 2013 | La Naturaleza Humana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *