Geografía de un cuento, en La Nueva Ilustración Evolucionista

Cuento
A las variantes de un elemento cultural dado se les pueden aplicar las técnicas estadísticas desarrolladas en el campo de la genética de poblaciones, y obtener así información valiosa relativa al modo en que se han ido diferenciando a partir, supuestamente, de un ancestro común. Eso es lo que ha hecho un grupo de investigadores radicados en Australia y Nueva Zelanda, que han estudiado las variantes de un elemento cultural -un cuento popular- a lo largo y ancho de Europa.

Para ello han escogido el cuento The Spinning-Woman by the Spring (o The Kind and the Unkind Girls) que se encuentra extendido por toda Europa y parte de Asia. En la colección de los hermanos Grimm aparecen tres variantes de este cuento, a saber: Los tres enanitos del bosque, San José en el bosque y Madre Nieve (Frau Holle). De acuerdo con el índice de tipos de cuento de Aarne-Thompson-Uther, es un cuento del tipo 480, y tiene centenares de variantes en Europa.

En el trabajo resumido aquí se han analizado 700 variantes, correspondientes a 31 grupos etnolingüísticos: alemán (61 variantes), armenio (3), búlgaro (8), checo (11), danés (48), escocés (3), esloveno (6), español (11), estonio (16), finlandés (83), flamenco (6), francés (16), griego (11), inglés (8), irlandés (22), islandés (11), italiano (33), letón (13), noruego (48), polaco (45), portugués (2), rumano (4), ruso (32), sueco (101), sueco en Finlandia (25), suizo alemán (3), turco (32) ugrofinés en Rusia (23), valón (3), vasco (2) y yugoslavo (13). Los autores han identificado 393 rasgos binarios, o sea, 393 elementos que pueden estar incluidos en el cuento o no estarlo. Y a continuación, trabajando con pares de variantes, han estimado la distancia que hay entre cada una de las dos. La distancia se determina a partir del índice de Jaccard, que es un índice de similitud (o, si se quiere, de lo contrario) que se calcula dividiendo los elementos que comparten las dos variantes (la intersección) entre los elementos totales que tienen esas variantes.

[Seguir leyendo en La Nueva Ilustración Evolucionista]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *