Archivo por meses: marzo 2010

Grabando okupas en Bagdad

Casa-colmena en Bagdad

Casa-colmena en Bagdad (Ayestaran)

Algunos periodistas veteranos me aseguran que Bagdad se ha
‘kabulizado’ con el paso de los años. Algunos edificios de la ciudad
presentan un aspecto lamentable a causa de la destrucción sufrida por
las bombas americanas
y otros por la superpoblación y la falta de
cuidado. Son casas colmena a las que antes de entrar a grabar hay que
buscar a uno de los inquilinos que esté dispuesto a mostrarnos su
hogar.

Viejas oficinas del antiguo régimen convertidas en hogares. La luz y
limpieza de los pisos contrasta con el desastre en escaleras y portal.
Los niños se asustan al ver a un hombre blanco con cámaras, pero luego
aparece su vecino y todo vuelve a la calma. Sin una persona del bloque
es imposible entrar, resultaría violento y la mirada final sería más
la de un turista que la de un periodista. Merece la pena esperar,
pasar un buen rato hablando con la gente, escuchando sus problemas e
inquietudes, y después empezar a grabar. La amenaza de desalojo y la
tensión provocada por la situación de seguridad hace de cada uno de estos edificios lugares complicados si uno entra sin contactos.

Kapuscinski: periodismo y literatura

El libro del “discípulo traidor” del gran reportero Ryszard Kapuscinski está dando mucho de qué hablar. Artur Domoslawski asegura en la biografía titulada Kapuscinski non fiction que el escritor y periodista polaco “cruzó la frontera entre el periodismo y la ficción” en más de una ocasión. Vamos, que le acusa de inventarse historias, citas y anécdotas.

Ryszard Kapuscinski

Ryszard Kapuscinski

Domoslawski se defiende de las críticas que le han llovido diciendo que lo único que ha hecho es investigar sobre la veracidad de las historias contadas en sus libros. Por ejemplo, Kapuscinski cuenta que en cuatro ocasiones estuvo a punto de ser fusilado. Domoslawski concluye que el propio narrador era el único testigo, y que exageraba. Y seguramente sea cierto.

Pero eso es lo de menos.

Como dice Neal Ascherson en el blog de libros del Guardian, Kapuscinski siempre llevaba dos blocs de notas en sus coberturas. En uno escribía todo lo que contaba en sus despachos para la Agencia Polaca de Noticias: puro periodismo. En el otro tomaba notas para sus obras literarias. Y ahí está la clave para entender la obra de Kapuscinski. Los teletipos que escribía en los 60 y los 70 desde África o América Latina eran intachables desde el punto de vista periodístico. Sus libros son otra historia, están llenos de referencias, citas y descripciones que muchas veces cruzan la frontera entre el relato periodístico y la ficción. Y eso mismo hace de Kapuscinski uno de los mejores narradores de historias del siglo XX.

Sacar la cámara en Bagdad

mikelinsadr

En Ciudad Sadr no se graba sin permiso de la Milicia del Mahdi. Aunque la milicia ya no está visible en las calles, ellos son los que mandan desde la sombra. El vídeo se pudo grabar tras una entrevista previa con el cabeza de lista del partido de Muqtada Al Sadr a las elecciones del próximo domingo. Hakim Al Zamili, que permaneció un año y medio en una prisión americana por sus relaciones con la milicia, respondió amablemente a todas las cuestiones y finalmente ordenó a dos de sus hombres que nos mostraran el sector 10, el lugar más castigado por los combates contra Estados Unidos. 

Aquí no han pasado muchas cámaras y la gente se acerca al periodista a la espera de que su mensaje llegue a algún despacho desde el que les envíen la ayuda prometida para restaurar sus casas dañadas por los bombardeos. Indignación, ira, rabia e impotencia se mezclan en los rostros de unos ciudadanos que durante siete años han vivido en la línea del frente.