Obama y Medvédev: se les atragantó la hamburguesa

La ya bautizada como “diplomacia de la hamburguesa” se ha encontrado hoy con la primera zancadilla. La detención de diez presuntos espías rusos en suelo estadounidense podría parecer una maniobra para dinamitar el acercamiento entre Washington y Moscú. De hecho, algunos analistas ven la operación como una advertencia a Obama desde el seno de su propia administración: un “no te fíes de los rusos” para evitar que se acerque más de la cuenta al Kremlin.

Medvédev y Obama comparten una hamburguesa (Reuters).

Medvédev y Obama durante "la cumbre de la hamburguesa" (Reuters).

Rusia dice que las acusaciones de espionaje no se sostienen, que son una vuelta a los temores de la Guerra Fría sin ningún fundamento. El ministro de Exteriores de la Federación Rusa Sergei Lavrov ha utilizado su ironía al asegurar que “el momento ha sido escogido con especial finura”. Se refería, precisamente, a la diplomacia de la hamburguesa.

Pero entonces, ¿qué hacían los presuntos espías post-soviéticos? El sumario dice que conspiraban para ganarse la confianza de personas influyentes en ciudades como Nueva York, Boston o Washington. Para ello utilizaban identidades y papeles falsos y pasaban mensajes encriptados a Moscú. Al parecer, estaban especialmente interesados en temas nucleares, inteligencia antiterrorista y la guerra de Afganistán. Pero ninguna de esa información era material clasificado, asegura Washington. Es información a la que probablemente los diplomáticos europeos tienen acceso directo sin problemas, pero que los rusos sólo pueden obtener utilizando “otros métodos”. Kim Ghattas, corresponsal de la BBC en Washington, habla de lo mucho que cuesta a los diplomáticos chinos y rusos comunicarse con diplomáticos estadounidenses. Éstos no se fían de ellos. Ghattas dice que los diplomáticos de los EEUU cuando visitan Rusia deben dejar su Blackberry apagada en el avión para evitar a los espías.

Un pensamiento en “Obama y Medvédev: se les atragantó la hamburguesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *