Archivo del Autor: Xabier Collados

Informes sobre Grecia

Entre tanta medicina con efectos secundarios mortales, Bruselas ha querido darle una aspirinita a Grecia.¬†Aparte de la llamada “troika” encargada del rescate griego (con gente de la Comisi√≥n,¬†del FMI y del Banco Central Europeo), Atenas ha recibido a un grupo de expertos con una tarea diferente: ayudarles a aprovechar lo mejor posible los fondos europeos a los que tienen derecho y proporcionarles ayuda t√©cnica.

Y las conclusiones de estos expertos sobre el fraude fiscal en Grecia son escalofriantes. El estado ha dejado de ingresar 60 mil millones de euros a causa del fraude fiscal. Eso es una quinta parte del PIB de Grecia y la mitad del segundo rescate de la UE. El informe le pone cifras a una realidad ya conocida y muy comentada al principio de la crisis griega: casi nadie paga impuestos allí. Ni los ricos, que han sacado miles de millones desde el principio de la crisis (Grecia está negociando con Suiza cómo grabar a los griegos que han cambiado su residencia fiscal a los Alpes), ni los empleados por cuenta propia que son la mitad de la población activa.

El informe dice que en este momento hay abiertos 165.000 pleitos de la administraci√≥n contra contribuyentes escurridizos, por un importe total de 30.000 millones de euros. Y los expertos de Bruselas dicen que entre 6 y 8 millones de euros pueden recaudarse inmediatamente con solo ponerse a ello.¬†Porque este es otro problema, la eficacia de la administraci√≥n griega. Basta con recordar que el ministerio de Hacienda estaba sin informatizar y que¬†uno de los √ļltimos impuestos introducidos por el ex primer ministro Papandreu – uno sobre la vivienda en propiedad – se estaba cobrando a trav√©s de la compa√Ī√≠a el√©ctrica, cortando la luz si resulta¬†necesario.

Sobre la aspirina, la inversión europea en Grecia, Bruselas habla de construir 5 autopistas allí que, al parecer, generarían 10.000 puestos de trabajo y del proyecto Helios, de producción de energía solar.

La independencia del BCE

La canciller de Alemania lleva toda la crisis defendiendo la independencia del BCE. Lo ha hecho por activa y por pasiva, y no solo pensando en los tipos de inter√©s sino sobre todo en los programas de compra de deuda que inici√≥ el anterior presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet. La “independencia” del BCE era el conjuro con el que Alemania quer√≠a evitar que el BCE se dedicara a comprar deuda o asumiera cualquier otro cometido que el de ocuparse de mantener la inflaci√≥n razonablemente baja: esa herencia recibida del antiguo Bundesbank.

Basta con mirar tres titulares repescados al azar de 2007, 2009 y de hace un par de semanas:

“Merkel defiende la independencia del BCE y asegura que Alemania” seguir√° bajando el d√©ficit, en El Economista.

“Merkel teme por la independencia del BCE”, Die Welt.

“Merkel defiende la independencia del BCE y asegura que Alemania seguir√° (re)bajando el d√©ficit”.

Pues bien, ahora el partido conservador de la canciller, la CDU, defiende un cambio en el sistema de voto del consejo de gobierno del BCE, integrado por los presidentes de los bancos centrales de los 17 pa√≠ses del euro. Como ahora se sigue la pol√≠tica de “un pa√≠s, un voto”, Alemania se encuentra con que el voto de Malta o el Eslovaquia pesan lo mismo que el del presidente del Bundesbak Jens Weidmann. Y eso no le gusta al partido de Merkel que pretende corregir esa independencia mediante un sistema en el que cada pa√≠s tenga un peso acorde al de su econom√≠a. El sistema de voto ser√≠a parecido al que rige para las decisiones de los 27 en el Consejo Europeo (y es tan complicado, que la web del Consejo tiene su propio calculador de votos, entretenido).

Dicen que la propuesta puede ser una de las condiciones alemanas de la próxima cumbre de diciembre. Y así se completará la regermanización de Europa.

Futuro incierto

Estamos donde se tem√≠a tras el primer rescate de Grecia: Italia, la 3¬™ econom√≠a del euro est√° al borde del abismo. Ayer me lo comentaba Iratxe Etxebarria, de la radio: “¬ŅTe acuerdas de cuando dec√≠an que no habr√≠a dinero si ca√≠a un pa√≠s grande?”

Pues aqu√≠ estamos, Italia es un pa√≠s grande y tiene una deuda del 120% de su PIB. Es socio fundador de la UE y no hay dinero para rescatarlo porque Merkel y compa√Ī√≠a no han querido rascarse el bolsillo y esperan que sean los chinos (!) los que pongan el dinero para salvar nuestra moneda.

En los √ļltimos diez a√Īos, la econom√≠a italiana se ha mantenido estancada, gracias a Silvio Berlusconi. Su dimisi√≥n es lo √ļnico bueno de todo esto y hasta podr√≠a provocar una singular reacci√≥n de simpat√≠a popular por los llamados “mercados” (la gente a la que se le debe dinero).

Lo primero que me sorprende es que esa gente haya tardado tanto en dejar de fiarse, a pesar de que Italia no crece y de que su gobierno no ha adoptado una sola medida de austeridad hasta julio de este a√Īo (cuando eran m√°s duros, por ejemplo con Espa√Īa, con una deuda relativamente baja).

Y lo segundo, es una pura coincidencia: Berlusconi cae menos de un mes despu√©s del linchamiento de su colega Gadafi (al que, por cierto, no dud√≥ en “traicionar” √©l mismo, por utilizar su vocabulario). Comparo a los dos personajes y me llaman la atenci√≥n las similitudes: tiranos, vividores; ambos ten√≠an harenes y ambos parec√≠an mu√Īecos, de tantos retoques. Y¬†hasta tienen la misma mirada asesina.

¬ŅHabr√° llegado la primavera √°rabe a Italia? No, han sido los mercados.

Por cierto, he usado un buscador para la foto de Berlusconi. También salen chicas desnudas y hasta Kaká en su etapa en el Milán.

Alemania y los Pigs

pigs

Lo de la foto es la crisis del euro, vista por los bohemios del centro de Berl√≠n. Y resulta sorprendente porque no defiende la postura oficial de cualquier contribuyente alem√°n, sino m√°s bien la contraria y en ingl√©s, para que lo entiendan todos los turistas que suelen pasar por aqu√≠.¬†La pancarta cubre toda una fachada de un edificio abandonado de la Auguststrasse, la calle de las¬†galer√≠as de “arte” (soy esc√©ptico). Y en ella salen¬†Merkel y Sarkozy manipulando¬†un cerdo descuartizado que representa a los pa√≠ses del sur de Europa, los PIGS seg√ļn el horrible apodo ideado por los anglosajones: Portugal, Ireland/Italy, Greece, Spain.¬†El diario brit√°nico The Guardian se mont√≥ un videoclip musical muy ir√≥nico sobre los PIGS que circul√≥ por Internet hace unos meses:

Los autores de la pancarta piensan lo que pensamos muchos: que Merkel y Sarkozy dirigen la UE pensando solo en sus propios intereses y que Alemania no quiere contribuir a estabilizar el euro aunque es el pa√≠s m√°s beneficiado por la moneda com√ļn y de que su super√°vit procede del d√©ficit de los pa√≠ses del sur.

Y que la rigidez de Alemania con Grecia (a pesar de¬†la falta de seriedad de Grecia, su gobierno lo est√° intentando absolutamente todo) va a acabar por hundir toda la zona euro empezando por los pa√≠ses del sur. Pero ya se sabe¬†que la vieja cantinela de “los del sur son unos vagos” tiene mucho tir√≥n en Alemania, donde les gusta presumir de su Zuverl√§ssigkeit (seriedad, fiabilidad).

Mladic en el banquillo

Los acusados se parecen mucho en este Tribunal para los cr√≠menes de la antigua Yugoslavia. De hecho, se dice que hasta se llevan bien¬†los que se mataron entre s√≠ durante la guerra – croatas y serbios –¬†porque tienen la misma mentalidad, porque comparten residencia ahora en la prisi√≥n de Scheveningen, porque tienen vivencias parecidas y porque, l√≥gico,¬†en la prisi√≥n no les permiten hablar de pol√≠tica.

Hoy era el turno de Ratko Mladic, el jefe militar de los serbios de Bosnia, que dirigi√≥¬†el asedio de Sarajevo – la¬†famosa avenida de los francotiradores¬†-,¬†las violaciones, la campa√Īa de terror contra la poblaci√≥n musulmana y la masacre de Srebrenica,¬†donde mand√≥ ejecutar a todos los hombres adultos:¬†m√°s de 7.000 ejecuciones.

El patr√≥n de todos los acusados es el mismo:¬†no reconocen la autoridad del Tribunal, niegan los hechos de los que se le acusa y suelen interrumpir al juez con soflamas patri√≥ticas, que el juez corta recordando los procedimientos y el sentido de esta vista previa. Aqu√≠ hoy¬†se trata de declararse culpable o no culpable, porque para el juicio a√ļn quedan, seguro,¬†muchos meses. En esto la vista ha sido exactamente igual que la de hace dos a√Īos con Radovan Karadzic, porque ambos¬†han intentado convertir sus juicios en plataformas pol√≠ticas – “yo defend√≠ a mi pa√≠s, yo no he matado a un croata por ser croata, (…) no he matado a nadie en Libia”, ha dicho Mladic-.¬†Y ambos han querido¬†entorpecer el desarrollo del juicio alegando falta de tiempo y quej√°ndose de la multitud de¬†documentos que les han sido entregados – “tres archivadores”, se queja Mladic -.

El acusado dice que necesitar√° varios meses para examinar la documentaci√≥n antes de decidir c√≥mo se declara, pero el procedimiento dice que solo se le conceden 30 d√≠as.¬†Quiz√° Mladic pretenda defenderse a s√≠ mismo, como su compa√Īero Radovan Karadzic. Alg√ļn periodista pregunt√≥ en la rueda de prensa del mi√©rcoles si Mladic vivir√° para conocer su sentencia. Se refer√≠a a si estaba bajo vigilancia para evitar un suicidio,¬†pero las dudas tienen m√°s que ver con su estado de salud: la baza que est√° utilizando su abogado para retrasar el proceso.¬†Hoy √©l ha dicho que espera vivir para ser un hombre libre pero ha pedido un receso¬†privado durante el cual ha hablado de su estado de salud. Y ese estado de salud es confidencial y el Tribunal no puede desvelarlo si no es por petici√≥n expresa del acusado.

Mladic se queja, sin embargo,¬†de que le llevan del brazo como si no pudiera andar por s√≠ mismo -“como si fuera un hombre ciego”-¬†y dice que √©l es el General Mladic, que todo el mundo lo sabe, y que le irrita ese tratamiento. As√≠ que el General¬†ha venido casi de caqui, con gorra y ha empezado el juicio¬†haciendo el saludo militar. Desde la sala de invitados las v√≠ctimas le han gritado “asesino” y “monstruo”.

Grecia, al límite: crónica desde Atenas

Ya han empezado las movilizaciones en Grecia, la tercera ronda. Militantes del sindicato comunista se han congregado en la Plaza Omonia, desde donde la manifestaci√≥n marchar√° hasta el parlamento. Esta es la zona donde hubo enfrentamientos m√°s duros en la √ļltima manifestaci√≥n unitaria de los sindicatos. En este grupo hay¬†sobre todo j√≥venes, armados con palos y con cascos y gritan alto.
Protestas sindicales en Atenas (AFP).

Protestas sindicales en Atenas (AFP).

La policía ya ha comenzado a cortar algunas calles del centro, pero hace poco aun circulaba el trole y circulaban la mayoría de los taxis, que se suone que iban a parar hace media hora. El metro está cerrado.
La otra manifestaci√≥n saldr√° de Pedi√≥n Areos, un parque. La forman la GSEE, el¬†sindicato af√≠n al partido del primer ministro Papandreu,¬†y el de los funcionarios, ADEDY. √Čsta ser√° m√°s numerosa. Han preparado bien el trayecto, con megafon√≠a, al menos, en la primera parte del recorrido.
Dicen que ning√ļn otro partido distinto del socialista, el de Papandreu, podr√≠a aplicar medidas de ahorro tan duras: recortes de las pensiones, de los salarios de los funcionarios, subidas de impuestos y anulaci√≥n de los convenios. Las protestas de hoy nos dir√°n si es factible que puedan aplicarse de verdad.

BHV, el distrito que podría romper Bélgica

Bruselas-Halle-Vilvoorde (BHV) es el distrito electoral y judicial que forman la capital, predominantemente franc√≥fona, y las localidades que la circundan, pertenecientes a la regi√≥n de Flandes – de habla neerlandesa-. Supone una excepci√≥n en un pa√≠s legalmente dividido seg√ļn fronteras ling√ľ√≠sticas.

Hay que recordar que Bruselas es una isla franc√≥fona en medio de Flandes, cuyo crecimiento queda limitado por la frontera. As√≠, muchos franc√≥fonos se han instalado en la periferia de Bruselas, en territorio flamenco. Los flamencos se refieren a este fen√≥meno despectivamente como ‚Äúla mancha de aceite‚ÄĚ.

La division ling√ľ√≠stica en B√©lgica. De amarillo, el distrito BHV - de habla neerlandesa -, con Bruselas - biling√ľe- destacada en azul. Abajo, en rojo, la zona de habla francesa.

La division ling√ľ√≠stica en B√©lgica. De amarillo, el distrito BHV - de habla neerlandesa -, con Bruselas - biling√ľe- destacada en azul. Abajo, en rojo, la zona de habla francesa.

A lo largo de la historia de B√©lgica, la presi√≥n de la mayor√≠a flamenca ha conducido a dividir el pa√≠s en zonas ling√ľ√≠sticas, seg√ļn un censo de los a√Īos treinta, revisado en 1947. La division se consum√≥ en 1963: as√≠, en el norte del pa√≠s, la √ļnica lengua oficial es el neerland√©s y uno solo puede votar a partidos flamencos. En el sur, solo se puede votar a los partidos franc√≥fonos y el franc√©s es la √ļnica lengua oficial.

Bruselas queda como √ļnico nexo entre las dos comunidades y como √ļnico territorio oficialmente biling√ľe. Aqu√≠ se puede votar a los partidos de ambas comunidades ling√ľ√≠sticas y esta excepci√≥n se aplica tambi√©n a todo el distrito electoral (BHV), que ha permanecido inalterado a trav√©s de la historia del pa√≠s.

Lo que molesta a los flamencos es que, al formar Bruselas un distrito com√ļn con territorios de Flandes, los franc√≥fonos que residen en los pueblecitos flamencos de la periferia de Bruselas tengan derecho a votar a partidos de lengua francesa. Son unos 150.000 votantes potenciales de los que se benefician los partidos franc√≥fonos.

Los francófonos, por su parte, desconfían de esta segregación étnica, un paso con el que los nacionalistas flamencos definirían legalmente la forma oficial de Flandes, para una futura independencia. También temen por los derechos de los francófonos de la periferia de Bruselas, hostigados por no hablar neerlandés, aunque existen excepciones legales que les permiten comunicarse en francés con la administración local.

La Comisión Europea siempre esquiva pronunciarse sobre estos hechos.

Esto – y las urgencias electorales de los liberales flamencos – es lo que ha hecho caer el gobierno y lo que ha impedido gobernar este pa√≠s desde las elecciones de 2007. Y la disputa no tiene ning√ļn aspecto de solucionarse.

Sigue el pulso en la UE

Sigue el pulso entre Alemania y el resto de la UE. A pocas horas de que comience la reuni√≥n trimestral de jefes de estado y de gobierno, a√ļn no se ha confirmado si se organizar√° una r√°pida reuni√≥n de los pa√≠ses del euro, para acordar algo que presentarles a los especuladores e intentar que dejen tranquila la deuda griega.

Fuentes del gobierno alem√°n dicen que no hay nada que hablar acerca de Grecia en la cumbre de ma√Īana. Si es as√≠, si hay plan, ser√° en los t√©rminos que impone Alemania: s√≥lo se asistir√° a Grecia si es materialmente incapaz de obtener dinero prestado en los mercados, Europa s√≥lo aportar√° el dinero que no ponga el Fondo Monetario Internacional y todo ello ligado a sanciones m√°s duras para los reincidentes que pongan el riesgo el euro con su falta de rigor, incluida la expulsi√≥n del euro. Tras meses tratando de evitar que el FMI interviniera en la zona euro, Alemania forzar√° esa intervenci√≥n. La instituci√≥n de Washington, en la que Estados Unidos tiene derecho de veto, podr√≠a aportar entre 12.000 y 15.000 millones de euros. Los pa√≠ses del euro completar√≠an la cifra hasta 20 √≥ 30.000 millones. Alemania, principal contribuyente de la UE, se ahorrar√° alg√ļn dinero a cambio de ceder el control al FMI, por encima del Banco Central Europeo y de la Comisi√≥n Europea. Seg√ļn fuentes del gobierno alem√°n, no ven en ello ning√ļn riesgo para la independencia del BCE. El enf√°tico Durao-Barroso, atareado en no perder protagonismo en el nuevo organigrama institucional, s√≠ percibe esos riesgos y hoy ha vuelto a pedir solidaridad. “No puedo imaginar que en la cumbre no se hable de Grecia”, ha dicho. Nadie puede, pero Alemania est√° defendiendo sus intereses con una persistencia que no recuerdan quienes m√°s tiempo llevan en Bruselas. Los alemanes no quieren pagar las facturas de otros y, como dice un analista de la agencia alemana APN, un euro bajo es una buena noticia para una econom√≠a basada en las exportaciones.

Todos contra Alemania

Todos contra Alemania: la Comisi√≥n Europea, la presidencia espa√Īola, el presidente estable de la UE, Herman Van Rompuy, y el resto de pa√≠ses del euro tratan de presionar al gobierno de Angela Merkel para que acepte debatir f√≥rmulas de ayudar a Grecia en la cumbre del jueves y el viernes; un ‚Äúinstrumento‚ÄĚ, seg√ļn el t√©rmino m√°s empleado en Bruselas.
Reunión del Consejo Europeo extraordinario del 11 de febrero.

Reunión del Consejo Europeo extraordinario del 11 de febrero.

 
Tanto Van Rompuy como la presidencia espa√Īola tienen la potestad de incluir este debate en el orden del d√≠a, pero no lo har√°n si tienen la certeza de un resultado decepcionante.¬†
 
Europa necesita precisar más las medidas de ayuda a Grecia en un documento que sirva para para ahuyentar a los especuladores y permitir que Grecia pueda financiar su deuda a un precio razonable. Pero, cuando los países del euro parecían de acuerdo en la fórmula para ayudar a Grecia, Alemania ha decidido esperar. Antes de aportar dinero de sus contribuyentes, prefiere ver primero cómo Grecia aplica su plan de recortes.
 
Seg√ļn una encuesta publicada hoy por el Financial Times, el 61% de los alemanes se opone a que su gobierno ayude a Grecia y el 32% expulsar√≠a a Grecia del euro. Y ayer, en una entrevista grabada en la radio alemana, la canceller Merkel previno del riesgo de alentar ‚Äúfalsas expectativas‚ÄĚ para la cumbre de esta semana.
 
Todo, pese a los denodados esfuerzos del presidente de la Comisi√≥n, Durao-Barroso que, aunque tarde, se ha decidido a plantar cara por una vez a Alemania. Barroso public√≥ el viernes un apresurado comunicado en el que dice que ‚Äúest√° dispuesto a proponer‚ÄĚ un instrumento compatible con la legislaci√≥n europea, basado en pr√©stamos bilaterales de los pa√≠ses del euro a Grecia, coordinados por Bruselas. ‚ÄúNo podemos prolongar m√°s esta situaci√≥n (‚Ķ), insto a los l√≠deres de la UE a llegar a un acuerdo sobre este instrumento cuanto antes‚ÄĚ, dice el comunicado.
 
Uno de los m√°s molestos con la actitud de Alemania, el presidente del eurogrupo Jean-Claude Juncker, se ha curado en salud al decir: ‚ÄúLa ayuda de todos se llevar√° a cabo el d√≠a que sea necesaria (‚Ķ), no veo necesario que sea esta semana”. Juncker s√≠ ve necesario, en cambio, insistir en que habr√° un instrumento para ayudar a Grecia y en que se seguir√°n estudiando las modalidades t√©cnicas. Todo lo dem√°s – la cantidad prestada, la duraci√≥n del pr√©stamos, el tipo de inter√©s o las condiciones y el momento en los que se llevar√≠a a cabo la operaci√≥n – queda en el aire. Fuentes de Bruselas hablan de condiciones m√°s duras de las que le impondr√≠a a Grecia el FMI, aunque con m√°s libertad que la que concede el FMI a quienes se benefician de sus pr√©stamos.¬†¬†
 
La ‚Äúayuda de todos‚ÄĚ, por cierto, no ser√° de todos. Algunos pa√≠ses del euro como Portugal tienen suficientes problemas como para prestar encima dinero a Grecia. Espa√Īa ha anunciado que participar√° en esa ayuda.

Grecia paralizada: crónica desde Atenas

Los primeros datos indican que la de hoy es la jornada de protesta más numerosa de las organizadas en Grecia contra los duros recortes que pretende el gobierno de George Papandreu. La segunda ronda de recortes ha enfurecido a la mayoría de los griegos, que culpan de esta situación tanto a este gobierno como a los anteriores.
 
Los sindicatos est√°n divididos entre los distintos grados de ortodoxia izquierdista,¬†as√≠ que¬†no ha habido una protesta unitaria sino dos: la del sindicato af√≠n al Partido Comunista y la de los afines al PASOK en el gobierno. Seg√ļn la agencia Associated Press, en total¬†se han congregado 30.000 manifestantes en Atenas.
La policía retiene con violencia a un manifestante en Atenas (AFP).

La policía retiene con violencia a un manifestante en Atenas (AFP).

 
Hacia las 2 de la tarde en Grecia, algunos manifestantes de este segundo grupo, el m√°s numeroso, han pretendido¬†ascender hacia la entrada del Parlamento griego, momento en el¬†que la polic√≠a ha¬†tratado de disolver la manifestaci√≥n.¬†Los manifestantes m√°s radicales, pertenecientes a grupos estudiantiles y¬†anarquistas,¬†se han lanzado entonces¬†a destrozar¬†fachadas de bancos y escaparates a martillazos¬†y a lanzar el m√°rmol de las fachadas a la polic√≠a. Un manifestante m√°s viejo ha recriminado a algunos de los m√°s j√≥venes, aunque luego¬†ha lanzado piedras a la polic√≠a en la desembocadura¬†de la avenida Panepistimiou, una de las principales del centro, en la plaza Omonia. La polic√≠a ha cargado con¬†virulencia y ha rociado el centro de Atenas de gas lacrim√≥geno. Seg√ļn¬†un manifestante, la polic√≠a ha tratado de separar a la cabeza de la manifestaci√≥n, donde se situaban los sindicatos afines al gobierno, del resto de manifestantes de este grupo. Un polic√≠a ha arremetido en moto contra¬†otro manifestante¬†y ha sido golpeado por una multitud cuando ha ca√≠do al suelo. ¬†¬†¬†¬†