Archivo de la etiqueta: nuclear

De Tokio Blues a A Hard Rain’s (o con la m√ļsica a otra parte)

Otsuchi, uno de tantos pueblos arrasados por el tsunami

Otsuchi, uno de tantos pueblos arrasados por el tsunami

Ya no estamos en Jap√≥n. Supongo que pasa siempre. Durante 5, 10, 20 d√≠as todos estamos donde est√° la noticia, lo m√°s cerca posible, tratando de trasmitir lo que vemos, lo que nos ocultan y lo que nos cuentan los que est√°n sufriendo. Desde el pasado 11 de marzo hasta el 11 de abril radios, peri√≥dicos y televisiones de todo el planeta hemos estado ah√≠, bailando al son del Blues de Tokio (para el resto del mundo mundial “Norwegian Wood”).

ETB Tsunami Japón

Cobertura de ETB en la costa Este de Japón al mes del tsunami

Pero ya sabemos que las noticias se engullen unas a otras y lo que ayer era primordial hoy es, con un poco de suerte, secundario o en el peor de los casos invisible. Y la tragedia sigue siendo tragedia pero va cay√©ndose de las portadas y dejando de ocupar titulares en los Teleberris . Es cierto, algunos se quedan despu√©s, cuando se termina la noticia, pero son los menos y tambi√©n son los mejores. La mayor√≠a nos vamos alejando para seguir contando historias donde buenamente podemos, nos mandan y a veces, tambi√©n, queremos. Llega un d√≠a en que todo el mundo se va con la m√ļsica a otra parte.

Pero como lo de Japón no se ha acabado y está lejos de hacerlo me apetecía sacar algo de todo ésto y traerlo aquí.

De lo que pasa o pasar√° en la central no me atrevo a aventurar ni un √°tomo. Esa es una batalla de la que lament√°blemente no sabremos casi nada durante mucho tiempo. Una vez m√°s.

Dise√Īadores gr√°ficos de Jap√≥n han puesto en marcha una campa√Īa de carteles animando a la poblaci√≥n a ahorrar energ√≠a

Campa√Īa de carteles animando a la poblaci√≥n a ahorrar energ√≠a

Del tsunami y la recuperación de la costa ya hablamos en los informativos.

Por eso me quedo con algo que vi y sentí en Tokio. Trenes que en vez de cada 5 minutos pasan cada 10. Vagones sin aire acondicionado en días de poco calor. Escaleras mecánicas apagadas. Menos luces en calles, en los escaparates , en las fachadas. El objetivo: %20 menos de consumo eléctrico en los hogares. 20% en las Pymes. 25% en las grandes empresas.

Una gran metr√≥poli concienciada de que o arriman el hombro o se cierra el chiringuito. Todos sabiendo que con los recursos actuales el nivel de consumo es insostenible. Todos levantando el pi√© del acelerador porque no les queda otra. ¬ŅNos suena? No deber√≠a hacer falta una crisis nuclear para llegar a esa conclusi√≥n.


Parque de Ueno en Tokio, fiesta del cerezo

Parque de Ueno en Tokio, fiesta del cerezo

Y claro que algunas empresas se resentirán, pero creedme, en Tokio estos días Рcon un 20% menos de consumo, la capacidad de generar energía que ha perdido Tecpo Рse vive muy bien.

A la sakura y a todos los que disfrutaban en aquel parque me remito.

Esto mismo, pero mejor explicado, lo contaba el otro día José Ignacio Torreblanca en ElPaís, hablando del supuesto declive de Japón:

Despu√©s de la crisis nuclear incluso es posible que nos ense√Īen el camino de un mundo en el que usemos la energ√≠a de forma racional (…) Quiz√° sean los chinos los que deban aprender de Jap√≥n pero, bien mirado, dej√©mosles en paz; tienen todo el derecho a hacer las mismas tonter√≠as que hemos hecho los dem√°s (…) Cuando se les pase, nos encontrar√°n all√≠, junto con los japoneses.

China y Jap√≥n. Jap√≥n y China. La m√ļsica en mi caso vuelve a sonar en el pa√≠s de moda, que mientras est√°bamos trabajando en el vecino nip√≥n ha seguido a lo suyo, implacable en lo econ√≥mico y en la pol√≠tico. Cerrado las puertas a voces molestas y abri√©ndolas otras que ya no lo son tanto (no hay m√°s que ver la foto de algunas rese√Īa sobre el concierto de Dylan en Pek√≠n para darse cuenta de que el Sr. Zimmerman y sus mensajes no son muy conocidos por estos lares.)

Con Bob Dylan – el de verdad – cantando a las bondades de la energ√≠a nuclear acabo, m√°s con el deseo que con la certeza de que alguna vez todos, japoneses, chinos, euskaldunes o uzbecos nos encontraremos en ese mundo del que habla el se√Īor Torreblanca en su art√≠culo.

Vagones a oscuras

Hace 15 d√≠as Tokio ve√≠amos esto. Un and√©n de metro vac√≠o, silencioso y semidesierto. La sensaci√≥n de dasasosiego que sentimos entonces era la que provocan las peque√Ī as situaciones cotidianas cuando se alteran. Una estaci√≥n de metro muda, vac√≠a, por ejemplo.

El ahorro de energia a llevado al Gobierno de Tokio a restringir la electricidad en algunos servicios

El ahorro de energía a llevado al Gobierno de Tokio a restringir la electricidad en algunos servicios

Esta vez el dasasosiego es distinto. Los tokiotas y casi todo Japón se han acostumbrado a vivir con las noticias que llegan de Fukushima. No les queda otro remedio. El metro ahora va lleno. A veces también va a oscuras.

Kyodo Yazuda, Ichiro Yazuda y sus 75 vacas.

La granja de los Yazuda pierde miles de yenes cada dia que pasa sin poder vender su leche

La granja de los Yazuda pierde miles de yenes cada dia que pasa sin poder vender su leche

“Hacen falta 3 an√°lisis consecutivos negativos en todas las muestras que se toman para levantar la prohibici√≥n. Los an√°lisis se hacen semanalmente, as√≠ que pasar√°n tres semanas m√°s hasta que nos digan si podemos dejar de tirar la leche de nuestras vacas“- nos dice la se√Īora Yazuda. “No podemos seguir con p√©rdidas tres semanas m√°s, adem√°s nuestra granja nunca ha dado positivo en los tests de radiactividad”. La granja de los Yazuda esta a 60 km de la central.

El sr. Sato no entiende porque no puede vender sus nabos. Dice que los planto antes del accidente nuclear, que estan a cubierto y que ningun test a encontrado radiactividad en su tierra

Ichiro Sato y sus verduras.

El Sr. Sato ha dedicado los √ļltimos 40 a√Īos de su vida a trabajar estas tierras. Los nabos que tiene en su invernadero est√°n listos para recoger. Pero su venta est√° prohibida. As√≠ est√°n miles de agricultores de las prefecturas de Fukushima, Ibaraki, Tochigi y Gunma. “El Gobierno no nos dice si lo que tenemos que sembrar ahora podra venderse luego”.

"Verduras de Chiba" reza el cartel. Las tiendas los colocan para tratar de frenar la desconfianza de los compradores

"Verduras de Chiba" reza el cartel. Las tiendas los colocan para tratar de frenar la desconfianza de los compradores

Takasi Fukuda y su tienda.

A √©l no se le da bien hablar ante la c√°mara, nos dice. Que lo suyo es vender verduras pero que cada vez esta m√°s dif√≠cil. “La gente no se f√≠a, aunque pongas carteles que dicen que son productos de zonas alejadas de la central“. Y a√Īade “los rumores hacen tanto da√Īo como la radiactividad por eso TEPCO y el Gobierno deber√≠an ser m√°s claros”.

El Sr. Fukuda dice que los rumores hacen mas daino a su negocio que la radiacion

El Sr. Fukuda dice que los rumores hacen mas daino a su negocio que la radiacion

Koji Miki y su orgullo, el agua embotellada de Tokio.

Durante 2 horas este t√©cnico de la depuradora de Kanamachi nos explica con todo detalle c√≥mo funciona la instalaci√≥n. “Utilizamos ozono y carbono activo” para hacer una de las mejores aguas del mundo, hasta la embotellamos”. Desde que se midieron concentraciones de yodo 131 m√°s altas de lo permitido para beb√©s ya nadie se f√≠a. “Antes este agua era nuestro orgullo, ahora”… no acaba la frase. En lugar de eso, se bebe dos vasos del grifo frente a nuestra c√°mara.

O Hiroshi Hakozaki e Yoshihru Niitsuma, dos de los desplazados de Iwaki que todav√≠a est√°n en el Tokio Budokan y no saben si alguna vez volver√°n a sus casas. O el Sr. Watanabe de Adachi, o…

Estos d√≠as Jap√≥n parece un poco eso, un vag√≥n a oscuras lleno de personas con nombres y apellidos, que avanza a tientas, sin saber muy bien d√≥nde queda el final del t√ļnel .

Agua corriente de Tokyo embotellada

Agua corriente de Tokio embotellada

Japón, normalidad en el desastre

Hace ya tres d√≠as que hemos vuelto de Jap√≥n pero la noticia sigue all√≠. Los reactores de Fukushima contin√ļan representando un pel√≠gro, el nivel de contaminaci√≥n al sur de la central sigue siendo una inc√≥gnita, en Tokio se habla ya de alimentos con radiaci√≥n…. y, no lo olvidemos, ah√≠ siguen estando los miles de muertos, heridos y desplazados por el tsunami. A√ļn as√≠ decidimos regresar.


Por eso, antes que nada quiero mostrar mi agradecimiento a esta casa. Uno porque cuando las cosas se puesieron feas hizo todo lo posible porque sali√©semos del aeropuerto de Haneda cuanto antes. Y dos, porque en ning√ļn momento presion√≥, cuestion√≥ o trat√≥ de interferir en la decisi√≥n que el equipo que cubr√≠amos la informaci√≥n desde Jap√≥n hab√≠amos tomado. Y repito, pod√≠a tener motivos para ello porque la informaci√≥n segu√≠a, sigue, estando all√≠. Adem√°s, ya de vuelta en Pek√≠n he podido comprobar que esa actitud no se ha dado en otros casos. No todos los medios han tratado con tanto respeto a sus corresponsales. As√≠ que lo dicho, agradecieminto por partida doble.

Directo desde Tokio

Y segundo me gustaría contar aquí algo que no contamos ni en los directos ni en los reportajes que grabamos en Japón y que tiene que ver con la segunda foto. Está tomada en el metro de Tokio el día 15 de marzo. Unos minutos antes nos había llegado la noticia de que la radiactividad de Fukushima podía alcanzar la capital en cuestión de horas se dijo primero (una de tantas informaciones contradictorias, luego se habló de días).

Metro de Tokio, 15 de Marzo 2011

Sabiendo esto ¬Ņa vosotros qu√© os sugiere la foto?