Lanza al mar un mensaje en una botella y lo reciben a 4.000 km

mensaje-botella¿Quién no ha pensado alguna vez, incluso lo ha llevado a cabo, lanzar al mar un mensaje en una botella con la esperanza de que algún desconocido la reciba? Y mejor aún, ¿recibir una respuesta? Aunque suene a guión de película o a fantasías infantiles, en ocasiones ocurre.

En este caso el afortunado ha sido Curtis Kipple, un niño de diez años de la localidad de Brockport en Nueva York. En marzo lanzó una botella al mar como parte de un proyecto escolar y siete meses después ha recibido respuesta. Ni más ni menos que desde Terceira, una de las islas azores, a más de 4.000 km de distancia.

Ana Ponte, una joven de 25 años, escribió un correo electrónico a la escuela de Curtis donde explicaba lo sucedido: “mi padre y mi hermano se levantaron temprano para pescar marisco en la playa, donde encontraron un mensaje en una botella”.

La respuesta ha sorprendido al profesor Chris Albrecht, quien ideó el proyecto para sus alumnos y afirma no haber vuelto a pensar en los mensajes y las botellas. “Ha superado mis expectativas, ha sido una bonita forma de enseñar gramática y geografía a los niños”. El profesor ha recibido decenas de cartas y correos de profesores de todo EE.UU. y espera repetir la iniciativa en otras ocasiones.

No es la primera vez que algo así ocurre, en junio apareció la botella de otro estudiante en la costa de Nueva Escocia en Canadá. Seguro que no son las dos primeras veces que ocurre pero si es una manera de recordar los orígenes de la comunicación.

Article written by

Please comment with your real name using good manners.

Deja una respuesta