Archivo de la etiqueta: Otis Redding

Sly Johnson, un francés que canta como un americano !

Tras su faceta como MC, llega desde Francia la nueva voz del neo-soul.

El artista Silvére Jonson ahora conocido como Sly Johnson se ha presentado con uno de los discos más sorprendentes de música negra de los últimos años. Se titula “74” e incluye dos versiones : ”Everybody’s Got to Learn Sometimes” de The Korgis y éste  “Fa-fa-fa-fa-fa” basado en la “Canción triste”  de Otis Redding

Un día en Música: Otis Redding

Otis Redding nació en Georgia, en el sur de Estados Unidos, el 9 de septiembre de 1941.

Inició su trayectoria a principios de los años 60, como uno más de los muchos shouters que imitaban a Little Richard, pero sus primeras composiciones revelaron que tenía un gran talento para la interpretación, composición y producción (JOTIS). Con su voz rasgada, casi rota, podía interpretar la balada más tierna, emotiva o desgarradora que os podáis imaginar y acto seguido lanzarse a la pista a bailar los ritmos más alegres y frenéticos de la música afroamericana.

Su primer éxito, “These Arms of Mine”, fue editado en el sello Stax. Junto con los miembros de Booker T and the Mg’s y la cantante Carla Thomas, Otis Redding fue uno de los artífices de lo que hoy se conoce como sonido Memphis y sin duda fue el artista más exitoso de la discográfica Stax. Aunque, en vida, no consiguió ningún número uno, su música superó la barrera de los prejuicios raciales y llegó a un gran sector del público blanco. De hecho fue uno de los artistas más vitoreados del festival de música pop de Monterey y en 1967 la revista musical Melody Maker lo nombró mejor cantante del año.

Otis Redding falleció en accidente de avión, el 10 de diciembre de 1967, a la edad de 26 años. Varios de los miembros de su grupo de acompañamiento, The Bar-Kays, murieron también en aquel accidente. Lamentablemente no sabemos cómo habría evolucionado su música si no hubiera muerto prematuramente pero la mayoría de los críticos musicales opinan que Otis Redding estaba en su mejor momento creativo y que su carrera estaba a punto de dar un giro hacia un sonido más maduro y personal que el mismo Otis describió como de folk soul. Pocos días antes de morir, grabó el que sería su único y póstumo número uno en las listas americanas: “(Sitting on the) Dock of the Bay”.