Dick Van Dyke tan ágil como el primer día