Inteligencia emocional

LA RUEDA DE LA AGRESIÓN. Emociones que interfieren.

por Igor Fernandez .

 La ira, la agresión y la violencia se han convertido en preocupaciones crecientes en los últimos tiempos. La alarma social que se genera al conocer un nuevo caso de agresión o violencia tiene múltiples explicaciones, pero todas ellas están ligadas de algún modo y primordialmente, a la sensibilización que las personas tenemos con respecto a la agresión en todas sus formas. Todos sabemos que la rabia es una de las emociones que más difíciles nos resultan de controlar, por lo que, cuando nos encontramos frente a alguien que muestra algún comportamiento agresivo, sus reacciones se experimentan como impredecibles. Esto genera miedo que habitualmente nos lleva a tomar medidas desproporcionadas como respuesta a nuestra previsión de agravamiento de la conducta agresiva. Lo que podríamos llamar una “agresión preventiva”, término tristemente conocido por todos en conflictos armados, y digno de análisis. En otras palabras: conocemos tan bien la incontrolabilidad de nuestra propia rabia, que tratamos de suprimir inmediatamente su aparición en quienes están a nuestro alrededor.

  

Agresión y Miedo
“ Cualquiera puede enfadarse, eso es algo sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado adecuado, en el momento oportuno, con el propósito justo y en el modo correcto, ciertamente, no resulta tan sencillo”

ARISTÓTELES, en ÉTICA A NICÓMACO .

 Hay quien dice que, si nos paramos a pensar detenidamente en cuál es la emoción que sentimos de forma más habitual o cotidiana, una respuesta honesta sería el miedo. Miedo a que nos dejen de querer, a que nos tomen por idiotas, miedo a que nos arrebaten nuestros privilegios en el trabajo, en nuestro entorno familiar, miedo incluso a sentir miedo. Por tanto no es de extrañar que al volvernos hacia realidades que nos son desconocidas, como el comportamiento agresivo, lo primero que sintamos sea miedo. Al fin y al cabo, la precaución siempre nos ha preservado de las situaciones que pueden comprometer nuestra integridad y ésas, en un principio por lo menos, pueden ser todas.

En nuestras sociedades, la rabia, como sucede con otras emociones básicas, cada vez es más difícil de expresar. El miedo al descontrol es tal que desde muchos de los ámbitos de nuestra vida cotidiana, la conducta agresiva trata de ser extinta, incluso en ciertos ámbitos, desde la negación de la existencia de los propios impulsos agresivos. Una sociedad que trata de desoír las emociones de sus miembros

¿no está abocada a sufrir las consecuencias de forma inesperada?

 

 

 

20 pensamientos sobre “LA RUEDA DE LA AGRESIÓN. Emociones que interfieren.

  1. zumaitarrak

    Ha resultado muy interesante leer estas lineas, pero no sería mejor hablar de emociones positivas???? Aunque hemos de reconocer que la rabia resulta muy dañina para nuestra salud, y aprender a regularla nos ayudaría mucho. Muchas gracias. Esperamos un próximo artículo.

  2. oier

    ¡Por fin ha empezado esto a funcionar!Te agradezco este comienzo pero me gustaría saber quién lo escribe. En cuanto al texto me parece muy interesante lo que dices pero no termino de entenderlo. ¿La rabia de los demás desarrolla nuestro miedo y ese miedo es el que hace que seamos agresivos de forma preventiva? A veces pienso que aprovechamos la rabia de los demás para entregarnos “libremente” a nuestra propia rabia. Soy de la opinión que hay emociones que es mejor no sentirlas aunque todas las teorías occidentales apuntan a que todas son adaptativas. ¿Qué opináis?… ¿debemos sentirlas, debemos regularlas o debemos reprimirlas? Espero que alguien responda a esto, pero lo que quiero decir antes de acabar es que estoy de acuerdo con el comentario de zumaitarrak… estaría bien que empezáramos a hablar algo más de las emociones positivas, que además creo que son un buen remedio para contrarrestar las otras… las que tan bien conocemos algunos. En fin, un abrazo y seguro que seguimos “hablado”.

  3. Sara

    ¡Por fin empieza este blog que pinta muy interesante sobre la inteligencia emocional!. Sobre la pregunta que hace Oier si debemos sentir, regular o reprimir la rabia, yo soy de la opinión de que todo depende del momento.
    Voy a poner un ejemplo para ver si así me hago entender. Yo puedo estar haciendo algo en mi trabajo y estoy sintiendo rabia porque no consigo hacerlo. Esa propia rabia me puede ayudar a buscar una nueva manera de conseguir terminar ese trabajo (siempre que no proyecte mi rabia en otras personas). De todas formas estaré pendiente a los comentarios que se hacen para ver que opina la gente del tema. Bueno, un abrazo y espero que esto se vaya animando.

  4. jon

    Que bueno esto de la IE. Soy profesor y conozco todo lo que se está desarrollando en guipuzcoa. Nos va a venir muy bien este blog para estar al día en este importantísimo tema. Respecto al artículo me ha impresionado la frase, que han descrito en los comentarios. Entonces la rabia responde a los que te hinchan las…? Cuantos artículos vais a colgar? De educación para cuando? Y en euskera? Mila esker

  5. irene

    Entiendo que infundir miedo, pueda ser una de las intenciones en la ira y la violencia,Utilizado por oportunistas que nos rodean “a rio revuelto ganancia de pescadores”, nos ofrece el problema en bandeja.
    Medios de comunicación y políticos,nos sirven de ejemplo. Algunas personas estamos menos preparadas que otras para defendernos de ella. Se ha dotado de medios a la sociedad para expresar sus opiniones, pero no se atienden sus demandas.La rabia ¿Como se debe conducir? Un saludo, Irene

  6. Araia

    Agradezco enormemente la lectura que incita a la reflexión. Creo que la agresividad es una de las emociones más habituales y que a menudo la reprimimos de manera automática. No aprendemos a gestionarla y a menudo salpica a quienes menos queremos… ¿quién no ha venido de mal humor del trabajo y se ha enfadado después en casa? Enhorabuena por el artículo, seguiré dándole vueltas

  7. Ines

    Al leer este artículo he sentido miedo al verme identificada porque me he dado cuenta que muchas veces al día reprimo mis emociones y soy incapaz de expresar lo que siento, por miedo a que mi marido se irrite y se ponga furioso por no estar de acuerdo con su actitud cuando se enfada, por eso hace tiempo opté por callarme y tengo miedo que cualquier día explote y pueda dañar a cualquiera incluso a mi misma, por eso creo que al dar mi opinión he dado el primer paso para intentar cambiar mi situación y quiero agradecer al autor de este artículo que me ha ayudado a reflexionar sobre mi vida y espero que sigáis escribiendo sobre estos temas que nos hace mucha falta.

  8. oier

    Este es un comentario para Araia. En este mundo de las emociones yo ando un poco confundido. No se si la agresividad es una emoción o es una conducta derivada de la ira o rabia que es lo que yo entiendo que es la emoción. La verdad es que no resulta tan fácil indentificar qué son emociones y qué son respuestas emocionales. Si alguien me puede aclarar estos términos yo estaría muy agradecido. Un saludo.

  9. Araia

    Para Oier. Eskerrikasko por el mensaje. la verdad es que tienes razón. Creo que la gresividad en si es una forma de expresar la ira, que es la emoción que está de base. Pero habitualmente utilizamos, o mejor en primera persona, utilizamos términos sin acertar en su contenido. Te agradezco la reflexión. Supongo que nos queda mucho por aprender..¡Qué bien que existan estos blogs!

  10. Ígor

    Mi nombre es Ígor y soy, entre otras muchas cosas, el autor del texto “La rueda de la agresión: emociones que interfieren” además de por ejemplo psicólogo, o formador en la consultora Sycom. Me gustaría agradeceros vuestro tiempo para leer esta reflexión que no deja de ser personal, y también el interés para escribir vuestros comentarios a aquellos que lo habéis hecho.
    En respuesta a algunos de vosotros, como Oier o Irene, deciros que en efecto la agresión o la agresividad son conductas, sólo una de las opciones que tenemos accesibles y que elegimos cuando sentimos la emoción que es la rabia. Y por supuesto que hablaremos de emociones como la alegría y el amor, como “emociones protectoras”, tan importantes como la regulación de la rabia y otras emociones que nos hacen sentir mal.
    De todos modos, sin prisas, tendremos mucho tiempo para escribir y leer, así que poco a poco.
    Un abrazo a todos y gracias de nuevo.

  11. Amancio

    Aupa. Ante todo Zorionak, el articulo es muy bueno. Me parece genial el hecho de que plantees el miedo como motor/canalizador de nuestras conductas y emociones. Es una reflexión que nunca me había hecho, y sin embargo descubro que es tremendamente cierta. La cita, inconmesurable. Hasta dan ganas de leerse el libro.
    agur

  12. Ainhoa

    Enhorabuena por la iniciativa!
    Me ha resultado curioso cuanto menos que hables de la rabia y la agresividad justo en este momento en el que estoy trabajando yo misma sobre ello.
    Creo que socialmente se trabaja habitualmente en las emociones “positivas” porque es la misma sociedad la que se beneficia de ellas; no lo hace tanto con la rabia, ya que está destinada a generar autonomía en el individuo (esto es una opinión mía, no estoy leida todavía en el materia).

  13. Franckie

    Me parece super neceserio tocar temas como este, mas necesario aun seria que como nosotros hubiese mas gente que los escriba y mas gente que los lea. La rabia es la escencia de todos los descontroles de nuestra sociedad, la rabia que ligada al odio termina simplemente en tristes eventos. Yo leo por que me gusta entender como autocontrolarme mi caracter es complejo. en fin nada mas decir gracias a todos.

    Franckie

  14. jotabe

    Gracias por encontraros, y os emplazo a algo concreto en cuanto a rabia contenida…”cuando por miedo y envidia, tu mejor amigo te humilla una y otra vez y te hace sentir pequeño a sabiendas que no lo eres…¿qué hacer para aclarar las cosas sin que la rabia te haga aparecer como incendiario y al otro como bombero, cuendo lo cierto es que es al reves?”

  15. margarita rivas

    me parece muy simple e interesante el articulo, como estudiante de homeopatia son de sumo interes este tipo de articulos donde se muestra algo de lo que vive y ha vivido nuestra sociedad, en lo personal esto me deja más que un aprendizaje una reflexión para mi vida diaria.
    es muy interesante el articulo.

  16. Gema

    Yo opino q en nuestra vida familiar y escolar a las emociones no se les ha dado la gran importanmcia q tienen, es mas se han excluido generalmente de estos ámbitos.
    Y somos fruto de emociones q están conectadas a nuestro desarrollo personal del caracter y de nuestra paz interna.Yo creo q estamos aquí para crecer en amor es decir para saber lo q es el AMOR VERDADERO q todavía no lo hemos experimentado hasta q lleguemos a tener esa paz q todos buscamos para poder llegar a un estado de plenitud.Y esto tiene q ver con nuestra verdader esencia En fin q si llegamos a ESO estaremos jejeje en el verdadero Reino de los Cielos.
    Un deseo para todos y para toda la humanidad : Q podamos limpiarnos urgentemente nuestras sombras y alcancemos la tan soñada felicidad.
    Deseo q nuestro dolor sirva para enseguida poder ver la LUz

  17. Razfael González

    buenos días, cuando se habla de esas conductas poco civilizadas de algunos seres humanos, podemos decir, que cuando no hay una buena educación familiar y escolar, o sea cuando los principios y valores de una persona no esta muy bien definida, se pudiera generar una conducta que nos aleja, del amor al prójimo y de esta forma, la rabia no tendrá cabida en nosotros. buen tema.Chao.

  18. laura

    hola, hay algun meddicamento homeopatico que les haya resultdo bueno en casos urgentes?
    es la situacion de una persona que no quiere asistir a psiquiatra ni homeopata y me keda la solucion de darle a tomar un homeopatico q no tendra efectos nocivos,pero puede hacerle bien en un caso de ataques de ira y agresiones que sufre de manera impreevista o ante situaciones dificiles. gracias por ayudarme.

  19. Ígor Fernández

    Querida Laura. Planteas una situación que parece muy difícil a simple vista. Desde este espacio, debido al tema que tratamos, el mundo emocional, entiendo que son muchas las esperanzas que alguien ante una situación desesperada puede tener. Sin embargo creo que sería una falta de respeto y un atrevimiento dar una respuesta única a lo que cuentas, ya que la solución ante “casos urgentes” tiene que ser gracias a la ayuda especializada, o gracias a la intervención de personas cercanas y suficientemente implicadas. No solemos dar consejos por la razón que te decía más arriba, pero tengo que hacer énfasis en la necesidad de una atención, de la presencia de una persona que ayude en lo que pueda estar pasando en la realidad de la persona por la que preguntas. Desgraciadamente, no podemos apretar un interruptor para conseguir que los que nos importan estén bien, ni existe una pastilla que lo consiga de forma real. Así que ánimo, Laura, trata de buscar apoyos para podre acercaros a esa situación de una forma adecuada. Gracas, Laura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *