Inteligencia emocional

Inteligencia Emocional en la Organización

Por Rogelio Fernandez

En un entorno donde la incertidumbre, el dinamismo, la competitividad y el caos se hacen permanentes, donde los cambios sociales están siendo abrumadores y los paradigmas imperantes están siendo cuestionados, las personas se encuentran con muchas dificultades psicológicas y emocionales a la hora de afrontar todos estos retos (Sennett, 2000). El trabajar en estos aspectos dentro de la empresa, como lugar preponderante de socialización, permitirá un doble beneficio. Por un lado la mejora de la IE individual permitirá a la persona una mejor relación consigo mismo y con el entorno. Por otro lado, el desarrollo de la Inteligencia Emocional Organizativa permitirá una mejor relación entre las personas que la componen y una mayor eficacia organizativa. Con ello, el estudio de la Inteligencia Emocional en la Organización cumple este doble cometido: la mejora de la eficacia empresarial y el desarrollo, más allá de lo puramente laboral, de las personas que trabajan en la empresa.

  

Y hablamos de la IEO como medio para conseguir este doble objetivo por varias razones. En primer lugar que las emociones humanas tienen su sustrato en las relaciones sociales, en su cultura. En segundo lugar que las emociones influyen en la manera en que los integrantes de un equipo se relacionan y trabajan juntos. En tercer lugar, que la Inteligencia Emocional de un grupo es distinta a la suma de la IE de cada uno de sus integrantes.

Pero… ¿podemos hablar de una Inteligencia Emocional Organizacional?, ¿una inteligencia emocional de grupo distinta a la de la suma de sus integrantes? ¿Puede la IE mejorar las relaciones entre las personas que trabajan en una organización y mejorar con ello la eficacia organizativa?

4 pensamientos sobre “Inteligencia Emocional en la Organización

  1. JON

    La incertidumbre, el dinamismo, la competitividad y el caos, aunque no siempre o permamentemente existen en una empresa, considero que existen muchos intervalos en las vivencias de una empresa, que pueden estar azotadas por estos constructos tan peligroso, para la consecución del éxito de una empresa. Por ello, creo que aunque en muchos de los casos sea inevitable pasar algun mal trago que otro, estoy de acuerdo contigo que el desarrollo de la IE, ayudará a lograr un clima de trabajo en el que impere la COOPERACIÓN, la TRANQUILIDAD, la CONFIANZA, la SEGURIDAD y como no el RESPETO.

  2. Karmele

    Creo, que la inteligencia emocional puede mejorar las relaciones entre las personas, que trabajamos en una organización, ya que cada uno de nosotros, solo tenemos una parte de información o experiencia para realizar un trabajo determinado y si somos capaces de aprender de todos y entre todos, multiplicamos al máximo nuestra potencialidad y eficacia organizativa, a la vez que desarrollamos nuestra propia inteligencia emocional.

  3. Juan Mario

    Yo creo que si podemos hablar de IEO, pero cuando la empresa sea realmente responsable con las personas que forman la organización. Tampoco veo claro la suma de los integrantes, por que la organización es muy heterogénea y la rivalidad entre sus miembros genera muchas veces competencias desleales…Mejorar la eficiencia organizativa depende de algo más que la IE, aunque estoy de acuerdo que puede ser un elemento que ayude, no es suficiente… Recordemos que el “habitualismo” en la empresa es el principal problema de desarrollo y crecimiento competitivo, tanto que no hay progreso innovador que acompañe la IE. Creo que son muchas preguntas para dar respuesta…Me hubiera gustado concentrarme en una sola…

  4. Yorma Duarte

    Ciertamente, la IE es fundamental para el bienestar de una organización. Si el obrero, empleado o gerente no se sienten bien cosigo mismos y con lo que hacen no habrá éxito. El bienestar emocional da bienestar al espíritu y actúa como un motor único que lo puede todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *