Inteligencia emocional

Inteligencia Emocional e Innovación

Por Rogelio Fernández

Cuando hablamos de mejorar la inteligencia emocional en empresa de lo que estamos hablando es de procesos de innovación en la gestión. Nuestras empresas están necesitadas de la innovación para sobrevivir, y qué mejor que innovar en los procesos propios del management.

  

De esta forma, los cambios afectarán a todas las personas que trabajan en la empresa, y no sólo a una parte de ellas, a un departamento o a un proceso productivo concreto. Los factores emocionales están en el centro de la gestión de las personas y en la cultura innovadora.

Pero los procesos de cambio son largos, difíciles, y necesitan la implicación de toda la organización. Además, en la institución de este proceso de cambio nos vamos a encontrar con personas entusiastas, reacias e indecisas.

A la vista de esto, de su complejidad, pero también desde su necesidad de implantación, mis consejos, basados en Cherniss y Caplan, son los siguientes.

En primer lugar se debe vincular el programa de formación a una necesidad concreta de la empresa y asegurarse que un alto ejecutivo, una persona con poder y autoridad, esté comprometido con el proyecto y lo lidere.

Por otro lado es conveniente que la consultora que implante el programa tenga la autonomía y los recursos necesarios para poder llevar a cabo un plan efectivo en sus resultados. Para esto es necesario asegurarse de que el programa esté fundamentado en una sólida investigación, y que sus estándares de calidad sean altos, con lo que el programa ha de ser que supervisardo de alguna forma.

Además, es necesario que la implantación abarque toda la organización. Es conveniente empezar con los mandos directivos e intermedios para luego, más adelante, aplicarlo al resto de trabajadores.

Por último, debemos de asegurarnos de que las personas que van a implementar el programa cuenten con las competencias emocionales necesarias.

Tenemos que tener presente que estamos hablando de la puesta en marcha de una innovación, y como tal, tiene que pasar por las fases de exploración, cambio y adaptación e institucionalización .

Personalmente considero que es un esfuerzo que merece la pena. Por otro lado, tengo la convicción, que no la comprobación empírica, de que cualquier intervención en este sentido mejora la inteligencia emocional de las personas. Cualquier intervención seria, puntualizo.

¿Estais dispuestos a innovar en vuestras empresas? ¿Os parece adecuada la IE como sistema de innovación en management?

8 pensamientos sobre “Inteligencia Emocional e Innovación

  1. Luis

    Me parece, que una de las cosas mas importantes del artículo es la que dice, que en primer lugar, una persona con poder y autoridad esté comprometido con el proyecto y lo lidere, es decir que nos enseñe con el ejemplo, porque los trabajadores como yo, estamos cansados de escuchar que tenemos que hacer las cosas de una forma determinada y vemos que el que lo dice no lo hace, como trabajador creo que la inteligencia emocional nos puede ayudar a desarrollar nuestras competencias emocionales, pero para innovar en la empresa estoy de acuerdo en que, la implantación se tiene que dar en toda la organización.

  2. JON

    Si me parece cpmplicado que se den todos esos factores que has mencionado, o por lo menos nada más comenzar un programa aplicado en empresa de Inteligencia Emocional. Pero sí creo que andando se hace el camino, y que cada vez más empresas se han sumado al buen camino, que les va a dar recursos humanos inmejorables para el éxito de sus empresas. No hay mejor inversión, que invertir en CAPITAL HUMANO! Por eso la IE es una gran herramienta.

  3. alberto

    Estoy completamente de acuerdo con Luis ; si los que se supone que son nuestros directivos , demuestran ser ,si no incompetentes , al menos mediocres, sobretodo en lo que se refiere al trato y consideración hacia los que trabajan con ellos , al hecho de tratar a los subordinados como números , y a plegarse a las voluntades de los que están por encima de ellos , y por si esto fuera poco a olvidar que están trabajando con personas , con sentimientos , demandas , necesidades etc que sistemáticamente se desoyen en favor de un formalismo que lo único que pretende es cumplir con la legalidad de
    lo ya estípulado , el resultado es que el factor humano no se tiene en cuenta , y las cosas no funcionan como debieran , ni las implicaciones personales son las mismas ,cunde el desanimo , y la apatía , y todo discurre cada vez en un ambiente más enrarecido .Básicamente com o dice Luis , lo importante es practicar con el ejemplo , y eso desde luego en mi lugar de trabajo no ocurre , es más diría que por un lado se nos dicen unas cosas y por otro se hacen otras , utilizando lo que yo llamo , “la ley del embudo”.Y así no vamos a ninguna parte.

  4. Luis II

    Alberto pero dondes pretendes ir?. Se te nota en un estado emotivo al escribir,la inteligencia emocional es una herramienta para que tu la uses contigo y los que dependan de ti y con ella evitas el daño que te puediera provocar esas agresiones a tu persona. Date cuenta que nadie puede hacer nada por ti si tu no lo haces y no te estas protegiendo, posiblemente tu y yo estemos a menos de 20 km de distancia, me parece escucharte. Cuál es el erro? ves la solucion en lo que otros hagan para contigo?P. H.

  5. Juanjo

    Me gustaría sólo poner un ejemplo. Trabajé en una de las mayores empresas de Euskal Herria. En ella había una amplia oferta formativa de la que los trabajadores casi ni nos enterábamos. Muchos de los cursos eran en unos horarios incompatibles con el trabajo a turnos, en el que estábamos casi todos los trabajadores de a pie. A veces nos pedían que firmásemos supuestos cursillos que no habíamos recibido, para cobrarlos ellos. Yo intenté apuntarme en un curso que sacaron sobre Inteligencia Emocional y me dijeron que… es que…. eso es para jefes. Supongo que les haría más falta, ya que su calidad tanto intelectual como emocional era más bien escasita.

    Quiero decir con esto que la teoría está muy bien, pero lo que he visto, la práctica va por distinto camino.

  6. alberto

    Contestando a Luis , a donde quiero llegar? Si todos ponemos de nuestra parte e intentamos ponernos en el lugar del otro , si no sólo nos movemos por el hecho de cumplir con nuestro trabajo , o con el objetivo de sentrinos algo porque podemos imponer unas determinadas decisiones , si tratamos de crear ambientes de trabajo agradables , flexibles , en los que las aportaciones se valoren , todos nos encontraremos más motivados y rendiremos más. No entiendo las preguntas finales , pero evidentemente nosotros somos los dueños de nuestro destino , y no podemos permitir que nadie tenga el control sobre el mismo , pero desgraciadamente nos toca trabajar con otras personas y la convivencia pasa por la honestidad y el respeto hacia los demás.

  7. Endeèr

    Lo cierto es que esto debería estar en todas las empresas. Todos necesitamos una formación a este respecto, y también en la empresa, claro está. Los crios pasan su tiempo en el colegio, pero sus padres lo pasamos trabajando. Espero que tenga repercusión. Un saludo.

  8. Leire

    Salta a la vista la necesidad de formación en las empresas a este respecto. No sé si las condiciones laborales son cada vez peores o nos quejamos cada vez con mayor facilidad. Sea lo que sea, me parece indispensable que sigáis desarrollando este trabajo. Y que se comience desde la parte superior de la pirámide, predicando con el ejemplo. Ánimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *