Inteligencia emocional

Reconcilicación y Desarrollo Personal

Por Igor Fernández

Hace poco estaba intentando perfilar un tipo de formación en Inteligencia Emocional para quienquiera que quisiera conocerse mejor, ir avanzando en su desarrollo personal incluyendo sus emociones en el proceso, no sólo la razón. Algo así como la manera de dotar a las personas que quisieran involucrarse en este proceso, de recursos para no dejar sus emociones de lado, sino aceptarlas y disfrutarlas. No resultó sencillo, pero en el transcurso, de repente me vino a la mente la palabra reconciliación. Y me parece una palabra muy adecuada para todo lo que estamos intentando conseguir a continuación. Me explico: durante mucho tiempo, y de forma soterrada, no explícita, hemos creado y aceptado una creencia popular con respecto a las emociones que no deja de ser paradójica. Si echamos un vistazo alrededor, es fácil encontrar un familiar o un amigo que nos mira de forma extraña cuando lloramos viendo una película o cuando mostramos nuestro afecto de forma inesperada. ¿Os suena? 

  

 ¿Qué hay en las emociones y en su vivencia que nos perturba tanto?

Por otra parte, y de vuelta al mundo en que nos encontramos los que escribimos y leemos estas líneas, hemos creado una cultura emocional que hoy nos sigue pasando factura. “No muestres tus emociones porque vas a parecer débil” “no te dejes emocionar, no vas a poder manejarlas” o incluso “no sientas esa emoción, aquí no se acepta eso”. De una u otra manera, hemos ido creando una forma de manejar nuestro mundo emocional casi rayano en el embotamiento. Fisiológicamente, e incluso históricamente esto tiene un sentido. Al fin y a al cabo, esto de poder prestar atención a nuestras emociones de pertenencia (amor, tristeza, alegría…) y a nuestras necesidades individuales, es un lujo recién adquirido. Las condiciones en las que han vivido nuestros antepasados durante siglos sólo les permitían seguir adelante, sin mirar atrás durante demasiado tiempo. Las pérdidas de vidas humanas estaban a la orden del día, y dejarse embargar por una profunda tristeza, o una profunda alegría, importunaba el progreso de la familia (por ejemplo me viene a la cabeza la gente del campo, antepasados propios), incluso centrarse demasiado en las prioridades y necesidades individuales, a veces contravenía el bien común, lo cual estaba fuera de todo cuestionamiento. Sólo con el paso de los años (y no muchos) al empezar a cubrir necesidades básicas, hemos encontrado la posibilidad de ir acercándonos a lo que nos sale de dentro en forma de emoción, pero que habla de lo que necesitamos, de nuestro nivel de satisfacción individual.

Por esta razón pienso que la reconciliación con lo que sentimos es imprescindible, sobre todo en un mundo que cada vez necesita de más cercanía entre unos y otros, más empatía, más compasión, y porqué no decirlo, más amor.
¿Empezamos por nosotros mismos?

11 pensamientos sobre “Reconcilicación y Desarrollo Personal

  1. oier

    Reconciliación es una palabra bonita, adecuada, emocional. Reconciliar razón y emoción es una idea que subyace en el desarrollo de la inteligencia emocinal. Reconciliar razón y emoción es lo que nos están indicando los neurocientíficos que debemos hacer para ser más personas, para apreciar lo que el cerebro está haciendo desde siempre: unir la razón a la emoción. Reconciliación es lo que muchos de nosotros necesitamos para poder llevarnos mejor con nosotros mismos y con los demás. Y contestando a tu pregunta… Si, empezamos por nosotros mismos, por mi mismo… lo que me temo es que voy a necesitar un proceso de negociación, de aprendizaje emocional, para poder hacerlo… pero estoy seguro de poder conseguirlo, de reconciliarme conmigo mismo y con mi entorno.

  2. Miren

    Creo, que la elección de la palabra reconciliación, define muy bien el proceso que comienza dentro de nosotros, como una experiencia personal y subjetiva, de la necesidad de percibir, comprender y aceptar, tanto nuestras emociones como nuestros sentimientos. Y una vez, que consigamos reconciliarnos con nosotros mismos, aumentaremos nuestra estabilidad emocional y mejorará la relación con los demás.

  3. Rosa.

    He disfrutado esta presentación del tema. La invitación al encuentro, la aceptación, la búsqueda interior me trasmiten tranquilidad, sosiego, confianza, tan necesarios para un Programa de Desarrollo Personal. La enhorabuena al autor del texto . Seguiré con interés este espacio y espero encontrar pautas, herramientas para la vida.

  4. Rosa.

    He disfrutado esta presentación del tema. La invitación al encuentro, la aceptación, la búsqueda interior me trasmiten tranquilidad, sosiego, confianza, tan necesarios para un Programa de Desarrollo Personal. La enhorabuena al autor del. Seguiré con interés este espacio y espero encontrar pautas, herramientas para la vida.

  5. Gotzon

    Hola Igor, para mi que lo que pasa es que nos ha dado a todos por vivir bien y ser felices. Y esto no hay quien lo pare porque, como bien dices, disponemos de recursos para tan ambicioso plan. Quizá lo que sucede es que buscamos como en el chiste, allí donde alumbran los focos, en lugar de mirar dentro de la piel de cada uno, lo que haría más fluida también la relación con los demás.

  6. Ígor- Autor

    Gracias a todos por vuestros comentarios. Éste es un artículo inicial en el que quería sentar las bases de un enfoque que pretendo seguir de aquí en adelante. Entre los temas que están previstos sí trataremos como pide Diana Laura una aproximación al Desarrollo Personal desde esta perspectiva. Gracias de nuevo por vuestra participación, seguiremos profundizando en el mundo de las emociones en la vida cotidiana. un caluroso saludo.

  7. Merche

    Hola Igor: He leido detenidamente tu presentación, y me ha gustado, porque me ha recordado un momento muy bonito, en el cual un día que quedé con una amiga después de mucho tiempo y contarnos nuestras penas y alegrias,durante casi dos horas, al despedirnos, ella me dijo: “Te han enseñado a hacer esto?; y entonces ella me dío un fuerte y largo abrazo, que me hizo sentir que, que soy una de las personas que tiene verdadera importancia para ella; sin necesidad, ni de decirlo, ni de verme todos los días para estar conmigo, aunqe sea en momentos dificiles, con ese abrazo, lleno los vacios de dos años sin vernos.
    Necesitamos abrazarnos más, sin pudor, sintiendo las cosas buenas que tienen las personas que tenemos alrrededor, sin temer a que se nos conozca por expresar lo que somos, o como somos.
    Gracias a ti, por abrir este blog, con un tema tan importante

  8. Teresa

    Hola Igor; me parece muy interesante tu exposición, yo siempre mostraba mis sentimientos delante de los demás, pero segun me voy haciendo mayor, lo hago menos, porque me parece que en cada momento me estan juzgando, y cuando cuento algo a mi pareja, siempre me “riñe”,”que no cuente nada que me calle”, y eso me hace sentir que no soy la persona que era antes,y me crea muichas veces inseguridad, sin saber que hacer con mis sentimientos ante los demas.
    Espero seguir con este tema
    Gracias

  9. Araia

    me ha gustado mucho este nuevo enfoque de la sociedad actual. Es cierto, supongo, que ahora tenemos la ventaja de poder deicarnos más al bienestar personal. Aún así, y siguiendo el hijo de lo comentado, me parece importante que a ayudemos a todas esas personas (mayores) que no tuvieron ocasión de hacerlo, a reconciliarse también consigo mismas, ayudándoles a encontrar un sentido a lo vivido y sufrido. Precioso artículo, de verdad. GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *