Inteligencia emocional

¡ Papá, tú también eres especial!

www.escuelai.com

Por Rosalia Peña Sarmiento

Los criterios que escucho – a menudo- sobre el papel e implicación del padre en la educación de los hijos me han estimulado a escribir estas líneas, también como un modesto reconocimiento en el “ Día del Padre” que por estas fechas se celebra en muchas regiones.

Etimológicamente la palabra “padre” proviene del latín pater, patris cuyo significado es patrono, protector, defensor. Tal vez aquí aparece el primer elemento a considerar: ¿Qué se ha “defendido”, “protegido”? y ¿cómo se ha hecho? En las aseveraciones diversas, en relación con el tema, subyace, además,un cóctel de emociones que dependen de experiencias personales, colectivas, épocas, estilos comunicativos, prejuicios, entre otros.

  

 

No es menos cierto que, hasta hace muy poco tiempo, la figura paterna se ha visto relacionada más con aspectos racionales que afectivos. Y esto ha limitado el propio desarrollo personal del varón y su consecuente realización como padre. A tal punto, que hasta nuestros días ha llegado una valoración no siempre positiva, unas veces porque el propio padre no asume el desarrollo emocional de sus hijos como parte de sus responsabilidades familiares; otras por la exclusión silenciosa desde la propia “unidad” familiar, la sociedad entera. Sin embargo, se sabe que muchas de las conductas futuras de los hijos tienen su fundamento en la actuación precedente de padres y madres.

Afortunadamente, se está cambiando para bien- aunque nos quede un largo camino por andar. Se puede estar cerca o lejos de nuestros hijos independientemente de la distancia espacial…Y mientras escribo, pienso en situaciones diversas, sobre todo en aquellas que impiden que un hijo pueda susurrarle al oído: ¡Papá, tú también eres especial!

¿ Te animas a compartir alguna anécdota?

5 pensamientos sobre “¡ Papá, tú también eres especial!

  1. oier

    Es difícil enseñar lo que no se sabe. La educación que han tenido los varones, ha sido, hasta hace muy poco, castrante en el plano emocional. No se podían observar comportamientos libres emocionales en las acciones de los hombres a no ser que se corriera el riesgo de “poner en duda” su masculinidad. Esta situación, gracias a Dios, va cambiando, y para ello no hay más que ver cómo en nuestras ciudades cada vez vemos más a menudo a padres sólos cuidando de sus hijos, y haciéndolo con la misma entrega y cariño que cualquier madre. Es necesaria la educación emocional dirigida a los hombres y que ese cambio sea asumido por la sociedad para que de esa forma se integren las emociones en la vida familiar.

  2. Marisa

    Todavía recuerdo la satisfacción de mi aita, cuando el día del padre, mis hermanos y yo, le entregábamos las manualidades, que habíamos realizado en el colegio para él, su cara se iluminaba con una sonrisa y nos abrazaba, era un día especial para todos, ya que él se mostraba mucho más cariñoso que habitualmente. Creo, que hoy en día la situación ha mejorado mucho, veo a mi marido con nuestro hijo pequeño y no tengo ninguna duda que cuando aprenda a hablar , le dirá que es especial, porque él no necesita la excusa del día del padre, para ser cariñoso y expresar sus sentimientos ante nosotros.

  3. Jon

    Impresionante el link con el que nos has obsequiado sobre la vida de un PADRE en la cárcel, y la transmisión de emociones relatadas en cada línea escrita. Considero que poseemos mucha desventaja la sociedad vasca en comparación con otras sociedades, en el tratamiento y educación de las emociones. Y como no, es más llamativa en el sexo masculino. Desde pequeños no han mandado mensajes como: los chicos no lloran, son fuertes,… es decir nos han sesgado una por una todas las situaciones propicias para expresar emociones y por nuestra desgracia nos han enseñado a ocultarlas. Y es ahora cuando me he dado cuenta que rara vez beso a mi aita, pero a mi madre le como a besos cada día. Esta es la mejor prueba, para concienciarnos de la importancia de expresar emociones, llenas de afecto y amor!

  4. Ziortza

    Gracias por ayudarnos a que los aitas tambien sean especiales.Porque gracias a que la sociedad va dando pequeños pasos todo esto hara que nuestros niños, el entorno lo vean como algo normal y por ello los aitas entren en un mundo que tambien les corresponde. Asi los niños de hoy seran los padres sentimentalistas del mañana. Todo comienza con un sueño, se convierte en una ilusion y con unos pocos granos de arena en realidad.

  5. María

    La verdad es que esto de cumplir un rol, de masculinidad y este cambio a nivel social, creo que tiene al genero masculino un pelín desconcertados (lógico). Antes estaba claro quién marcaba las pautas, quién invitaba a cenar o conducía… hoy en día… me da que los chicos no saben cómo acertar.. ¡jaja! ¿no tenemos parte de repsonsabilidad en esto las mujeres?¿dónde está el equilibrio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *