Inteligencia emocional

3 procesos para ser y educar personas emocionalmente inteligentes y sus dificultades:

Por Aitziber Barrutia Leonardo

Partiendo de la definición de Inteligencia Emocional presentada por Pablo Fernández-Berrocal, una persona emocionalmente inteligente debería gestionar adecuadamente los siguientes procesos:

  

1. Percepción emocional: en ocasiones cuando detectamos que una niña/o tiene miedo, está triste, enfadado, etc. sentimos la necesidad de reprimir dicha emoción, o distraer su atención mediante nuevos estímulos

Ej. “No llores…¡Mira el balón que te he comprado” o “No tengas miedo..¡mira cómo lo hacen tus amigos!. Recordemos aquella vez en la que le hemos comentado a una amiga/o lo preocupados que estábamos en un momento puntual y nos ha contestado “¡Tranquila, no te preocupes! ”

Probablemente sólo logremos agravar la situación debido a que la persona se siente incomprendida y no tiene recursos para gestionar su malestar.

Recordemos que una de las características de las emociones es que surgen espontáneamente, y mensajes como los expuestos anteriormente dificultan entrar en contacto con nuestros propios estados emocionales.

2. Comprensión emocional: también son habituales las situaciones en las que sí somos conscientes de nuestras emociones pero, por alguna razón, no estamos dispuestos a ahondar en su significado o trascendencia.

Sentimos que algo no está como quisiéramos, pero no tenemos el valor de desenmascarar esas sensaciones, y evitamos afrontarlo mediante, entre otros: ausencia de silencio que me impida escuchar mis propios pensamientos (tener constantemente la radio o televisión encendida, hablando por teléfono, música alta, etc), uso de alcochol o drogas que adormecen el contacto la realidad más directa, uso de elementos distractores (centrando mi atención en una situación que no es la verdaderamente problemática), no dedicarme tiempo estar conmigo misma/o (trabajando en exceso, estando constantemente acompañado, hobbies…) etc.

Por lo tanto, este proceso requiere de tiempo para la auto-reflexión. Si no dedicamos un tiempo a atender a la información que nos aportan nuestras propias emociones resultará complicado poder satisfacerlas.

3. Regulación emocional: una vez somos conscientes de qué sentimos y hemos ahondado en su porqué, el último proceso requiere canalizar la emoción de la manera más adaptativa posible. Es en este punto en el que en ocasiones, permitimos que la emoción se apodere de la razón (secuestro emocional) sin lograr obtener beneficio alguno de dicha situación.

Ej.: Sé que siento ira porque no consigo que mis hijos me hagan caso y nos comuniquemos con tranquilidad y termino gritando fomentando la incomunicación familiar.

Este punto requiere de la adquisición de técnicas de regulación emocional que nos permitan prevenir situaciones de pánico, violencia, crisis de ansiedad, etc.

Aún así, no olvidemos que los procesos de la inteligencia emocional se gestionan en dicho orden. Si estamos dispuestos a invertir el tiempo y esfuerzo necesarios para trabajar adecuadamente la percepción y comprensión emocional, es más que probable que descubramos que no son tantas las emociones que requieren de regulación. ¿Estamos dispuestos?

 

 

  

4 pensamientos sobre “3 procesos para ser y educar personas emocionalmente inteligentes y sus dificultades:

  1. Miren

    Yo creo, que si estoy dispuesta a reflexionar, mi problema es, que una vez de darme cuenta de lo que me pasa, no soy capaz de canalizar mi emoción, se que me tengo que calmar, pero aunque lo intento, no puedo y termino gritando, que técnicas podría utilizar para poder prevenir esta situación, ya que sé que mi actuación, dificulta mi relación con los demás.

  2. Jon

    Me parece muy interesante la descripción de los procesos para entender y educar las emociones. Sobre todo la idea de que debemos seguir el orden de los procesos y que no todas las emociones deben ser reguladas. Me parece ue existen emociones que deben tener rienda suelta, y no frenarlas sino nos sentimos desbordadas por ellas. Intentaré invertir tiempo y esfuerzo para manejar adecuadamente mis emociones a lo largo de estos procesos.

  3. ainara

    mi mayor dificultad esta en la segunda, en comprender.creo saber lo que siento, pero me cuesta descifrar el mensaje. algun consejo?leyendo tu articulo veo la importasncia de esa fase para poder regular.creo que la falta de valor puede ser la causa.
    a veces tenemos miedo a decubrir algo que no nos va a gustar.no es este un miedo irracional?

  4. Endeèr

    Hacía tiempo que no miraba elblog, pero me ha encantado reengancharme con este artículo. Últimamente he pasado por un periodo en el que me habría venido muy bien lo que se comenta más arriba. Como dice Miren, a mí también me cuesta muchas veces controlarme, pero sí que es cierto que comprender por qué me siento de una forma concreta me ayuda mucho a contenerme. Un saludo a todos, y feliz Semana Santa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *