Inteligencia emocional

El poder de tus abrazos.

Por Rosalia Peña Sarmiento

Se habla de un número específico de abrazos diarios para mantener el equilibrio emocional: dos para sobrevivir, cuatro para sentirse bien, seis para continuar creciendo emocionalmente y ocho para sentirse pleno y satisfecho. Sea esto cierto o no, el hecho es que un abrazo es mucho más que un mero contacto físico, constituye un recurso importante de la expresión no verbal y hasta se le atribuye poder curativo.

Independientemente de que unas culturas son más de contacto que otras, el código táctil como componente no verbal ha estado sujeto a ciertos tabúes y prejuicios. Los abrazos, las caricias, … no siempre son interpretados como expresión de necesidades comunicativas, sino que están mediados por la convención social: apropiado/ no apropiado. Y en muchos casos se los restringe a la intimidad, las relaciones sexuales.

  

Según Kathleen Keating , el abrazo no sólo es agradable, sino que ahuyenta la soledad, aquieta los miedos, abre la puerta a los sentimientos, fortalece la autoestima ( “¡ Caray ! Quiere abrazarme… a mí”), fomenta el altruismo, demora el envejecimiento ( los abrazantes se mantienen jóvenes por más tiempo), ayuda a dominar el apetito  (comemos menos cuando nos alimentamos con abrazos… y cuando tenemos los brazos ocupados cuando abrazamos a los demás).

De modo que, comprender los significados de este especial contacto puede ser parte del conocimiento aprendizaje emocional. Por otro lado, cuando más asertivos seamos, mayor será la satisfacción recíproca. La autora antes mencionada recomienda estructuras del tipo: “Me gustaría un abrazo, si no te molesta” o “ En este momento me vendría muy bien un abrazo, ¿ Es posible?” o ¿ Qué te parece un abrazo antes de irme a trabajar ( a la reunión, a la entrevista o a lo que sea)?        “Un gracias” o “ me gustó” post- abrazo será una importante valoración del apoyo recibido.

Hasta los recién nacidos o las estrellas pueden abrazarse. Si aún hoy no has recibido un abrazo, siente que alguien espera de tu energía y apoyo para tener un mejor día. Prepárate también para recibir ese regalo.

¿ Te animas a practicar?

6 pensamientos sobre “El poder de tus abrazos.

  1. Gotzon

    Estoy contigo !como no! creo que nos vendría muy bien uno o varios abrazos al día a todos. Y empezar desde pequeñitos, para que luego no nos suene tan raro el cuerpo.

    Y en este país, cuarto y mitad más: una dosis mayor de oxitocina en nuestras venas, para disolver tantos miedos y tensiones como esconden nuestras viejas armaduras.

    No hay más que ver la extrañeza con la que recibiriamos -los varones a la cabeza- una invitación del estilo y estructura de las que utiliza la autora.

    Supongo que es una cuestión de estilo, porque tampoco somos de piedra. Digo yo

  2. Leire

    Después de leer el artículo, he ido a la cocina, donde estaba mi padre y sin decirle nada le he dado un abrazo, al principio se ha quedado un poco extrañado ( la falta de costumbre ), pero luego, ha empezado a reírse y se ha acercado a mi madre y se han fundido en un gran abrazo.

  3. Jon

    El contacto humano ayuda a desarrollar la autoestima, la comnicacíón, el trabajo en equipo, la autoestima,… Un abrazo no cuesta dinero y vale muchísimo más que él, por qué no practicarlo?

  4. oier

    Es curioso pero cuando se habla de abrazos todo el mundo se apunta, pero en el día a día cuesta más encontrar a alguien que sepa abrazar que una aguja en un pajar, y que conste que una buena amiga mía hace muchos años me enseñó a abrazar y desde entonces no he parado de “dar buenos abrazos” a cuatos han queido. Ese aprendizaje ha sido de los mejores, de los que más me han servido en mi vida para dar y recibir cariño y consuelo, para ser un poco más feliz. Me parace muy bueno lo que dice Leire y animo a todos a hacer lo mismo con los que tengamos alrededor (y podamos hacerlo ¡claro! Y para terminar, y como no podía ser menos… ¿UN ABRAZO A TODOS!

  5. judith

    Me ha encantado el artículo. La pena ha sido que estoy sola en la oficina y no puedo darle un abrazo a nadie, porque después de leer el artículo me apetece.
    Además la verdad que hay gente que tiene un don en especial para darlos. Yo personalmente conozco a algunas personas que es verlas y tener ganas de abrazarlas y que te transmitan esa “energia especial” con su contacto.
    La verdad esque deberíamos practicar cada día más en dar abrazos, así que voy a empezar hoy mandandos un abrazo lleno de energía para todos….

  6. Agustina

    Totalmente de acuerdo con el artículo…hace poco me he dado cuenta que un abrazo no es algo simple, algo vanal o sin importancia..Un verdadero abrazo, te llena de energía y forma un aura especial…Que te envuelve y permite estar más cerca que nunca de quien quieres..Es realmente curativo y sanador del alma…Y hasta quizás ayude a suplir deseos de estar con alguien…Estando con esta persona aunque sea por unos segundos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *