Inteligencia emocional

Educación Emocional y Orientación Profesional (2ª parte)

Por Jon Berastegi

En el anterior artículo, mencionábamos la imortancia de la Educación Emocional dentro del ámbito educativo como puente para el correcto desarrollo de las personas en el mundo laboral.

Ya que en el mundo laboral, ya no sólo se juzga ser más o menos inteligentes (Cociente Intelectual, alto o bajo) o tener más o menos experiencia, sino que en cualquier selección de personal también se evalúa y toma mucha importancia el modo que nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás. Este criterio nos ayudará a determinar quién será contratado y quién no, quién será despedido o quién conservará su trabajo,…
Desde este punto de vista las normas aplicadas en la escuela, las habilidades académicas, poseen menos relevancia que estas otras: el auto conocimiento, la iniciativa, la adaptabilidad, la empatía o las relaciones sociales.

  

Con esto no queremos quitar en absoluto la relevancia del CI, pero sí queremos reflejar que competimos por un puesto profesional, con un selecto grupo que han podido saltar las vallas del mundo de la educación en forma de exámenes y desafíos cognitivos. Y por ello, la selección final depende del desarrollo personal de las competencias de la Inteligencia emocional, es decir lo que diferencian a unos de otros del éxito o el fracaso.

Así pues, el conocimiento de estas competencias puede resultar esencial a la hora de lograr el éxito en la carrera profesional.

Pero son los empresarios, las personas que poseen las llaves de la puerta al mundo laboral, las personas que más importancia están dando al desarrollo de las competencias emocionales, ya que varios estudios recalcan que los trabajadores carecen de la motivación necesaria para progresar, carecen de habilidades de liderazgo, o son incapaces de trabajar en equipo. Resumiendo carecen de aptitudes socio-emocionales.

“El mundo se ha llenado de mujeres y hombres bien preparados que alguna vez fueron sólidas promesas pero que han terminado quedándose estancados a causa de sus importantes deficiencias en el campo de la Inteligencia emocional” (D. Goleman “La práctica de la Inteligencia Emocional” (1998) ¿Qué opinais?

7 pensamientos sobre “Educación Emocional y Orientación Profesional (2ª parte)

  1. Mikel

    Tiene mucha razón Goleman. Sólo por tener un CI muy alto no te da el éxito, porque influye un montón las habilidades para comunicarse, respetarse, …Por eso no entiendo porque seguimos poniendo exámenes que evalúan sólo si nuestros alumnos se han pegado la empollada toda la noche o no.

  2. oier

    Estoy de acuerdo contigo… pero en parte. Estamos ante una “revolución emocional” y ahora parece que todo es emocional, que lo único que importa son las emociones. Sin embargo, considero que la revolución emocional tiene que más que ver con la identicación que se ha hecho sobre la relación que tienen la emoción con la razón en los procesos cerebrales. Unir razón y emoción es el nuevo paradigma. Sin embargo, y ante la ley del péndulo, parece que estamos desprestigiando la inteligencia cognitiva, conceptual, racional, y considero que éste es un error. Error ya que es un desatino decir que no vale ser concetualmente inteligente y lo que vale es la inteligencia emocional (¡ya me gustaría tener a mí la inteligencia de muchos intelectuales!). Error porque es la parte racional la que utilizamos para gestionar nuestras emociones más desadaptativas, más tiranas. Con todo esto, considero que debemos tratar de desarrollar ambas inteligencias, o todas las que queramos, para que de esa forma consigamos personas más integradas emocinal e “intelectualmente”, personas, en definitiva, más felices.

  3. Gotzon

    Habrá de todo ¿no? En mi caso -estoy en la UPV- mis alumnos hacen trabajos, individuales y en equipo en una evaluación continuada. La prueba final -examen u otra prueba- existe como derecho del alumno para aquellos que no han querido o no han podido seguir la evaluación continuada.

    Cuesta mucho trabajar en equipo, falta organización, responsabilidad, experiencia…La reforma universitaria que tan mala prensa tiene (¿?), Bolonia, en una palabra, va por ahí. Es una buena oportunidad para revisar la educación, las competencias que se consideran idoneas, y las tareas que deben llevarse a cabo para conseguir desarrollar esas destrezas.

    No va a ser fácil inventarse un nuevo modo de funcionar en las aulas, habrá que medir las tareas que se piden, que todas no coincidan en las mismas fechas, incluir esas competencias transversales en las que aquí se insiste y que siempre se han descuidado etc. etc.

    Es una oportunidad y ahora está en nuestras manos, así que habrá que aprovecharla.

  4. Amaia

    Soy Libra y los nacidos bajo este signo siempre vamos buscando el equilibrio entre la emoción y la razón, pero a lo largo de nuestra vida hay momentos que la balanza se desequilibra hacía un lado y otros al contrario, pero siempre en nuestro camino luchamos por recuperarlo.

  5. Mikel

    Amaia, realmente crees en los signos del zodiaco como elemento importante en la toma de decisiones y otros aspectos de la vida?

  6. Autor

    Hola queridos contertulios, hacía un tiempo que no me animaba a contestar algunas opiniones o respuestas. Pero este post es una batalla personal contra la evaluación educativa actual. Oier, cómo no va a ser importante el CI? No he querido expresar lo contrario, pero si lees detenidamente el post, te darás cuenta que: “no queremos quitar en absoluto la relevancia del CI, pero sí queremos reflejar que competimos por un puesto profesional, con un selecto grupo que han podido saltar las vallas del mundo de la educación en forma de exámenes y desafíos cognitivos.” Lamentablemente ese grupo selecto no son todas las personas que han comenzado juntos en la Ed. Infantil, porque muchos han sido etiquetados como FRACASO ESCOLAR, igual sin darnos cuenta que poseían grandes dotes de comunicación o de creatividad. Me explico?

  7. Rosa

    Afortunadamente cada vez más en la selección de personal se incluye también ciertas características personales que favorezcan el trabajo en equipo,las buenas relaciones…Hace un tiempo leía en una revista de ” Ser padres hoy” un artículo en el que imaginaba cómo sería el mundo familiar y laboral que tendrán nuestros hijos dentro de 20 años.. y la verdad esq ue se va a necesitar de mucha EDUCACIÖN EMOCIONAL para enfrentar los retos de un futuro que está al doblar de la esquina. Confío en que las organizaciones, la familia, la sociedad en general trabaje por una mejor convivencia hoy y se prepare para los cambios, bien vale la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *