Inteligencia emocional

Resiliencia contra destino

 

Por Rosalia Peña Sarmiento

Desde el tema de la resiliencia pueden encontrarse argumentos que demuestran que no se está predestinado. Aunque hasta hace muy poco tiempo se ha sobrevalorado el factor genético o de una circunstancia en particular, hoy se demuestra que la construcción interior y la relación con el entorno favorables pueden cambiar el curso de la vida, para bien, en cualquier momento. Así, la resiliencia no es absoluta ni se adquiere de una vez para siempre, es una capacidad que resulta de un proceso dinámico y evolutivo que varía según las circunstancias, la naturaleza del trauma, el contexto y la etapa de la vida y puede expresarse de muy diferentes maneras en diferentes culturas (Michel Manciaux et al., 2001).

Boris Cyrulnik en sus diferentes libros y especialmente en “ Los patitos feos”; La resiliencia: una infancia infeliz no determina la vida ofrece ejemplos diversos en que el cambio de percepción o del entorno puede ayudar al proceso de resiliencia, proceso de vertebración de la propia historia vital según sus propias palabras.

  

A la luz de lo planteado, por ejemplo, las ideas de que un niño maltratado se convertirá con toda probabilidad en un maltratador, o que alguien que ha tenido un hogar poco facilitador o adverso no pueda reorientar con éxito su vida ya no cabe. Es más puede ser una clave importante para el trabajo educativo de padres y maestros, tanto para facilitar con esperanza la solución de una situación determinada como para prever daños futuros.

Por otro lado, la vivencia de situaciones traumáticas, lejos de invalidar a las personas, pueden favorecer su resiliencia, su capacidad de afrontamiento. No es poco común que al lograr hacer frente a un suceso traumático el individuo se siente capaz de enfrentar otras situaciones, de modo que aumenta la confianza en sí mismo, ayuda a replantear concepciones o ideas, a establecer una empatía diferente que en tiempos sin mayores accidentes, a comprender la importancia de la red social, con qué personas o instituciones sociales puede contar.

 

Vivir el proceso desde emociones positivas resulta en cualquier caso útil. Como afirma Cyrulnik, la resiliencia no es ni una vacuna contra el sufrimiento, ni un estado adquirido, sino un proceso , un camino que es preciso recorrer. Según este autor a veces será preciso un momento resiliente para retomar el curso de la existencia.

¿Cómo crees que incide la  sobrevaloración de la noción " destino" en nuestra vida?

4 pensamientos sobre “Resiliencia contra destino

  1. Jon

    Me has alegrado el día con este artículo. Ya que trabajo en un centro de menores, y aunque la teoría ya me es conocida, a veces cre que el destino está escrito y que varios de los chavales del centro debido a la vida que han llevado sólo les queda un camino: la cárcel o la muerte. Menos mal que gracias a este tipo de opiniones y personas, son muchísimas más las veces que creo que las personas CAMBIAN, y se pueden crear diferentes caminos. Gracias Rosalia.

  2. Gotzon

    La respuesta para mi es clara: esa sobrevaloración del destino es inversamente proporcional al reconocimiento del individuo. Tampoco digo yo que ahora vayamos a dar un vuelco de péndulo del que tan amigos somos y nos vayamos a poner en el rincón contrario del cuadrilátero. Sin maniqueismos…

    Este nuevo viejo planteamiento que reivindica el protagonismo de cada uno, creo que es lo más parecido a lo que decimos un giro copernicano: de verlas venir y dejarlas pasar, como el paisano hacía con el tiempo, a tomar las riendas de tu vida y hacer tu propio camino… hasta donde ello es posible.

    Para Jon y sus chavales, un hermoso pensamiento de Concepción Arenal que, hace de esto muchas años, lo dijo tan claro que es imposible no atender su grito: el hombre que se levanta es aún más grande que el que no ha caído.

    En realidad es para todos, porque a toda la tribu toca ayudarles a levantar cabeza, y no sentenciarles para siempre. Especialmente a los menores. Es una lección del mejor fútbol, y de toda la vida:

    You’ ll never walk alone
    Mucho ánimo y mucha suerte en la tarea

  3. Marisa

    Algunas personas, pese a recibir estímulos frustrantes y adversos, emiten respuestas productivas y emprendedoras contrarias a lo que se espera de ellos conociendo los estímulos que reciben, ellos dan lo mejor, cuando se espera lo peor, paradoja que pone claro que el individuo está libre de determinismos.

  4. oier

    El destino es algo en el que podemos intervenir, sino fuera así, el determinismo nos obligaría a no andar el camino, a no vivir como lo deseamos, a no tener la liebertad de elegir, por lo menos, cómo nos vamos a tomar lo que la vida nos pone por delante.
    Tener claro esto, creo que es lo que nos permite ser libres y vivir con la idea de que podemos cambiar nuestras vidas o la forma de sentir esas vidas.
    La sobrevaloración del destino nos quita libertad, nos quita ilusión, y nos determina en un camino que puede que no queramos. Esto no significa que la vida no nos pondrá delante cosas inesperadas, buenas y malas, pero está en nuestras manos el decidir cómo las vamos a sentir, cómo las vamos a vivir. Mis mejores deseos para las personas que creen que tienen en sus manos la libertad y la responsabilidad de vivir sus vidas con plenitud, con sentido, y para las que no lo creen… mis mejores deseos también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *