Inteligencia emocional

Represión Vs. Gestión emocional: Los hombres no lloran

Por Aitziber Barrutia Leonardo

A pesar de la tendencia a la igualdad de género que esta tendiendo a lugar en diferentes ámbitos sociales, la expresión “los hombres no lloran” continúa, hoy en día, haciendo mella en el bienestar emocional de muchos de los hombres y, consecuentemente, en las personas que les rodean.

Las emociones, como hemos visto en artículos anteriores, forman parte del ser humano. Intrínsecas a nuestra condición de personas, durante años su vivencia nos ha permitido adaptarnos a la demandas del ambiente.

De estar forma, por ejemplo, el hecho de sentir miedo ante las adversidades, nos ha permitido huir o afrontarlas para poder garantizar nuestra supervivencia.

  

Sin embargo, las diferencias de género, continúan limitando la expresión de algunas de ellas, principalmente entre los hombres. Así, satisfaciendo las expectativas sociales, es frecuente identificar a los hombres expresar cierto grado de ira, tras la que frecuentemente se ocultan emociones afines a la tristeza.

El antropólogo Eduardo Liendro, director del Comité para las Relaciones Igualitarias, A.C. (Coriac), aporta su reflexión respecto al género en relación a la expresión emocional que transcribo literalmente: "Se habla de los privilegios de los hombres en una sociedad machista por el simple hecho de ser hombres, pero hay también una serie de pérdidas que lamentar en el proceso de endurecimiento de los machos. Al tener la necesidad de anestesiar los sentimientos, se recurre al alcoholismo; se ahogan las emociones porque no se nos ha enseñado a reconocerlas y a validar que se pueden expresar. Todo esto tiene costos sobre la salud masculina que van desde la cirrosis y el sida hasta las muertes por accidente o violencia. Se nos educa en una cultura del no cuidado. Además, la represión de las emociones es también una causa importante de violencia intrafamiliar".

Considerando por tanto las diversas investigaciones que apuntan hacia unos claros perjuicios bio-psico-sociales de la represión emocional,

 

¿qué papel consideramos que tiene la educación familiar en este proceso?

5 pensamientos sobre “Represión Vs. Gestión emocional: Los hombres no lloran

  1. Gotzon

    No sé a vosotros, pero la verdad es que a mi me ha parecido un tanto drástico el concepto de cirrosis de genero que el director del comité adjudica al macho anestesiado. Lo siento, pero por muy autoridad que sea me parece muy… genérico.

    Sí, ya sé que también es un párrafo fuera de contexto etc etc.

    Sobre el papel de la familia, pues a mi me parece que transmitimos, de manera inadvertida las más de las veces, modelos que suelen ajustarse a los valores y estereotipos dominantes, interiorizados desde bien pequeños en el seno de nuestras familias.

    En ese mismo equipaje, fundamental para la supervivencia, se incluyen alimentos nutritivos esenciales para el crecimiento de las criaturas, y también otros más dudosos que pueden ser muy tóxicos, por muy familiares que nos resulten..

    Cuanto más claro lo tengamos, mejor podremos ayudarles a crecer, ofreciéndoles nuestras mejores historias y rompiendo con las cadenas de los malos hábitos ancestrales. Tampoco se trata de seguir dando vueltas como una noria, por los siglos de los siglos, a modelos y valores tan antiguos y tan rancios como el machismo.

  2. Jon

    Sienpre que las diferencias de género entran en juego existe la probalbilidad de “pinchar el balón”.
    Por una parte entiendo y acepto lo que has comentado Aitziber e incluso varias personas en sacudido mi memoria, pero claro generalizar incluso hasta llegar a la recalcar enfermedades como cirrosis y sida, pues va un abismo. Por supuesto que el alcohol, las drogas tienen mucha relación con las emociones pero también con la relación de las personas con su entorno, sociedad. Porque las emociones no se pueden entender sino miramos más alla, es decir a la sociedad a la que pertenecen. Pero me parece que la labor que se está haciendo hoy en día, por parte de la sociedad ayude a romper dichos estereotipos y los hombres aprendamos a llorar (los que no sabemos) y los que sabemos lo sigamos haciendo.

  3. Endeèr

    Por cada mujer fuerte cansada de aparentar debilidad, hay un hombre débil cansado de parecer fuerte.
    Por cadamujer cansada de tener actuar como una tonta, hay un hombre agobiado por tener que aparentar saberlo todo.
    Por cada mujer cansada de ser calificada como “hembra emocional”, hay un hombre a quien se le ha negado el derecho a llorar y ser “delicado”.
    Por cada mujer que no ha tenido acceso a un trabajo o un salario satisfactorio, hay un hombre que debe asumir la responsabilidad económica de otro ser humano.
    Por cada mujer que da un paso hacia su propia liberación, hay un hombre que redescubre el camino hacia la libertad.

  4. judith castellanos

    no conosco mucho por eso estoy buscando informacion, pertenesco a A.A. tengo 15 años sin beber, pero me doy cuenta que tanto a mujeres como hombres nos cuesta trabajo expresar nuestros verdaderos sentimientos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *