Inteligencia emocional

Información Empresarial, Conocimiento e Inteligencia emocional

Por José Antonio González Suárez

En la Era de la Información y el Conocimiento en la que nos encontramos, el desarrollo de las personas desempeña un papel significativo e importantísimo. Si el siglo IXX se caracterizó por ser el proceso histórico de mayor avance tanto cualitativo como cuantitativo a nivel tecnológico/ científico, el siglo XXI esperamos se centre en el avance del Desarrollo Personal.

Con la publicación del libro de Daniel Goleman (“La Inteligencia Emocional”), se rompieron todas las barreras tanto culturales como organizacionales, y en muy corto espacio de tiempo todas las organizaciones comenzaron a interesarse por el tema.

Todos somos conscientes de que por mucho avances tecnológicos o de gestión que se produzcan, si las personas no funcionan, las expectativas no se cumplen.

En orden a dar a conocer qué es la Inteligencia Emocional yo me pregunto: ¿Estamos en realidad viviendo la era del avance del desarrollo personal?

4 pensamientos sobre “Información Empresarial, Conocimiento e Inteligencia emocional

  1. Gotzon

    Quizá… la celeridad del avance es clara, la dirección incierta. La confusión está clarísima.

    Quizá por efecto de la saturación de información, que no del conocimiento, en medio de la que vivimos. También.

    No deja de ser otro buen argumento para seguir con buen ánimo en la tarea

  2. amancio

    Yo creo que no, creo que estamos en la de era de la moda, y la moda de ahora es vender que la empresa se preocupa por el bienestar de sus empleados, para así progresar ella también.
    Eso es falso a todas luces aunque se hayan dado algunos ejemplos expuestos en el congreso que digan lo contrario. Las empresas, hoy por hoy, continuan buscando el máximo benficio sea como fuere. Si el apuntarse al carro de la inteligencia emocional puede aportarles publicidad, pues adelante, y si pueden tomar alguna medida que haga sentir a los empleados que es real, perfecto, pero sin sacrificar un ápice de beneficio. No creo que sea preciso dar nombres de empresas que se apuntan a la moda pero no predican con el ejemplo. Basta con hablar de empresas que tiene a sus empleados trabajando de más sin remunerar o que envían sus plantas a países en desarrollo sin preocuparse por personas que han dedicado mucho esfuerzo a una empresa, a un fín, finalmente truncado, aun a pesar de que esto desmotive al resto de empleados. Basta de hablar de los cientros de promesas que hacen los jefes en cualquier empresa, grande o pequeña, para superar una posible desmotivación, y una vez superada caen en saco roto. Y sin embargo, se muestran muy interesados en la inteligencia emocional, son adalides de sus bondades, acuden interesadísimos a los congresos para aprender más, toman notas y preguntan a los ponentes, anunciando así quienes son y de dónde vienen.

    La era pudiera estar dándose en un ámbito personal, pero en el empresarial, en absoluto. En empresa impera e imperará por mucho tiempo la inmoralidad, a pesar de algunas personas bien intencionadas que traten de modificar esto, y crean que se puede cambiar.

  3. Espre

    A mi entender, y no soy un erudito en la materia, esta era de la información lo que produce a nivel cultural es un sentimiento de perdida al no poder asimilar tal cúmulo de datos (¿tengo todos los datos suficiente para poder afirmar que la I.E. es realmente productiva? Por ejemplo). Se necesitara algún tiempo para poder acostumbrase a tal proceso de asimilación. Yo no veo mal, sobre todo a nivel laboral utilizar la inteligencia emocional para clarificar y encausar al personal en una dirección concreta a nivel empresarial, tanto para favorecer la mejora laboral como personal. Manteniendo valores éticos, esta claro que lo que se debería pretender es que todo el mundo salga beneficiado, tanto la empresa como el trabajador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *