Inteligencia emocional

El otro yo

Por Rosalia Peña Sarmiento

El camino del encuentro con nosotros mismos es una oportunidad necesaria que nos podemos ofrecer. La atención consciente de nuestros pensamientos, sentimientos, de lo que hacemos, nos permite no sólo conocernos, sino también elegir entre mantener lo que hemos descubierto de nosotros mismos, aceptarlo o corregirlo.

Por otra parte, nuestra esencia y acondicionamiento sociales nos pone en perspectiva constante hacia los demás: desde pequeños nos place ser aceptados o queridos por los otros, sabernos parte de un grupo. Pero, cuanto mayor sea el conocimiento de nuestras fortalezas, áreas de mejora, o sabemos lo que buscamos, necesitamos, deseamos, cuanto más plenamente podemos compartir con los demás. Pero, ¿Cómo aprendemos los códigos emocionales que nos permitirán la comunicación interior y con los demás?

  

La familia es un referente importante. Por lo general solemos reproducir lo que nos han enseñado como correcto, como deber, sin cuestionarnos a veces si tendremos buenos resultados con la práctica en concreto. Reviste gran importancia como patrón para los niños el cultivar las emociones auténticas dentro del contexto familiar. De otro modo, si se sustituyen, enmascaran limitarán la expresión emocional. Por ejemplo, cuando en la familia por diferentes causas no se deja expresar la tristeza, no se comprende y protege debidamente, puede sustituirse por una falsa alegría ( reír estando mal) o ansiedad o falsa rabia o resentimiento si se burlan de la tristeza que siente alguien… De modo que legitimar y comprender, desde el contexto familiar, las emociones que sienten sus miembros no sólo favorece la educación emocional, sino también la convivencia y las relaciones presentes y futuras.  

 

Mi invitación, ahora es a leer este cuento de Mario Benedetti, que dio título al post, a descubrir y expresar cada día lo más auténtico de ti. Te propongo un ejercicio:

Identifica cuál (es) emoción (es) te resulta más difícil expresar. ¿ Por cuál o cuales las sustituyes? Busca posibles causas y date el permiso para aprender y reaprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *