Inteligencia emocional

Cultura emocional empresarial

Por Rogelio Fernández

Hoy quiero exponer un post muy preciso, pero que para mí es una de las reflexiones más importante que puedo expresar cuando hablamos de cultura organzacional e inteligencia emocional.

Muchos damos por supuesto la importancia de la IE de las personas que conforman nuestras organizaciones pero… ¿La IE de la organización es lo mismo que la suma de la inteligencia emocional de cada uno de sus miembros? Pienso que la cultura organizacional influye sobre los niveles emocionales de sus miembros y que además esa relación es recíproca, es decir, que la IE es uno de los componentes de una organización que determina a su vez la cultura organizacional.

¿Qué opináis vosotros?

3 pensamientos sobre “Cultura emocional empresarial

  1. Gotzon

    Yo lo veo como unos vasos comunicantes ¿no? ambos se necesitan para sacar lo mejor de cada uno y conseguir entre todos lo que no podrían obtener por su cuenta. Es el ABC de un equipo deportivo, por ejemplo…

    Una colección de jugadores, por muy buenos que estos sean individualmente, no es argumento suficiente para hacer un equipo deportivo.

    No hay más que ver a nuestro alrededor para darse cuenta de que un grupo de jugadores desconocidos que saben a que juegan y están motivados para ello, forman un equipo solidario mucho más fuerte que saca lo mejor de cada uno.

    Cuando la aportación de todos es de una magnitud distinta a la de cada uno de ellos por separado. Cuando funciona ese pegamento, se produce una resonancia, el grupo vibra al unísono, su fuerza se amplifica y el equipo se crece

    Y a la inversa, en una organización enferma, allí donde no hay proyecto, ni motivación y cada uno va a lo suyo, no hay armonía y la energía se echa a perder, se dispersa. En lugar de sinergias de grupo lo que hay es entropía. El grupo va a menos

  2. Angel Parra Moreno

    ¿LA IE ES LO MISMO QUE LA SUMA DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN CADA UNO DE SUS MIEMBROS?

    No.Una cosa es hablar de la cultura empresarial y otra distinta, de la IE. de cada una de las personas que trabajan en una empresa o proyecto común. La IE, de una persona es muy compleja: las personas sólo expresamos tan sólo una parte de lo que somos. Nuestras emociones y sentimientos si tienen mucho que ver con nuestra manera de comportarnos, pero éstas no se expresan en su totalidad. En el trabajo, en la empresa, no siempre expresamos lo que somos o sentimos. Por esto, nuestro nivel de implicación no es el que nos gustaría que fuera.

    En resumen, el nivel de implicación, creo que no es ni puede ser nunca el mismo. De ahí que IE de la organización no sea la suma de la suma de la inteligencia emocional de cada uno de sus miembros. Para que esto fuere así deberían de darse muchos cambios tanto en las personas como en la organización empresarial. Probablemente estemos en el camino, pero nos restan muchos pasos por dar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *